Lección 2- MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

RESEÑA

En nuestro estudio de la lección de la semana pasada, celebramos la creación de Dios y reconocimos la triste realidad de que, con la entrada del pecado, su mundo perfecto se convirtió en un mundo degradado. Inmediatamente, Dios puso en marcha un plan de restauración para reflejar la manera en que “debe” ser su mundo.
Estamos viviendo en la etapa del “ahora, pero todavía no” de este plan de restauración, lo que significa que el reino de Dios totalmente restaurado no se hará realidad hasta que Jesús venga para ponerle fin al pecado. Pero podemos aceptar y vivir algunas de las bendiciones de su reino ahora.
El tema de la justicia bíblica en este trimestre refleja el plan de Dios para un mundo mejor, mientras esperamos el “todavía no”. La justicia se puede definir como la demostración de la justificación de Dios mediante el correcto proceder. De hecho, la “justificación” y la “justicia” a menudo se usan indistintamente al traducir tanto del hebreo como del griego. Juntos, “justificación” y “justicia” pueden significar “rectitud”.

Objetivos del maestro:


Para analizar en clase:

¿Qué debemos hacer para asegurarnos de tener un conocimiento confiable y preciso de las necesidades y las situaciones desesperadas que nos rodean? ¿De qué manera estar informados nos ayudará a ser más competentes y eficientes para servir a los demás?

Texto bíblico:
“No tendrás dioses ajenos delante de mí. [...] No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo” (Éxo. 20:3, 17). El primero y el último mandamiento son como hitos, que engloban los otros ocho (vers. 4-16) y establecen una base para todo el Decálogo. Por ejemplo, no tener otros dioses delante del Señor y no codiciar lo que pertenece a otra persona puede ayudar a identificar las cosas que ponemos delante de Dios. Estos dos mandamientos también indican cualquier cosa que sea egoísta y que obre en contra de guardar los otros ocho mandamientos.
Analiza ejemplos que muestren cómo los otros mandamientos se relacionan con los “hitos” del Decálogo, el primero y el décimo mandamientos. Compara el resumen de Jesús de los Diez Mandamientos, los llamados “primero” y “segundo” mandamientos (Mat. 22:37-40) con los “hitos”.
Repasa cada uno de los últimos seis mandamientos y explica de qué forma cada uno se relaciona con la justicia bíblica. Por ejemplo, ¿cómo mueren un poco por dentro las personas que sufren una injusticia cada vez que les faltamos el respeto o les negamos oportunidades que son legítimamente suyas? Analiza ejemplos de grupos de personas, quizá de tu entorno, que mueren un poco cada día porque experimentan falta de respeto o porque no tienen acceso a oportunidades. Además, ¿de qué manera podrían relacionarse los primeros cuatro mandamientos con la justicia bíblica?

Ilustraciones

Se dice que hay tres tipos de dadores: el pedernal, la esponja y el panal. Para obtener algo de un pedernal debes martillarlo. Y aún así, solo consigues esquirlas y chispazos. Para sacar el líquido de una esponja, es necesario estrujarla. Cuanta más presión apliques, más obtendrás. Sin embargo, el panal simplemente desborda con su propia dulzura.4
Los miembros de iglesia que pueden categorizarse como “dadores esponja” se sienten obligados a dar el diez por ciento de sus ingresos debido al mandato de Malaquías 3:10. Pero no “exprimen” ninguna ofrenda adicional más allá del diez por ciento estipulado. Sin embargo, el versículo 8 le advierte al pueblo de Dios de que él espera que sus diezmos y ofrendas apoyen su obra. Los “dadores panal” alegremente ofrendan más allá del diezmo requerido para socorrer a los necesitados. (Lee Deut. 26:1-12.) Como resultado, tanto el dador como el receptor son bendecidos.
Anthony Rossi era un inmigrante pobre de Sicilia que aceptó a Jesús como su Salvador personal. Una mañana, mientras estaba en la iglesia, oró: “Señor, si me das una idea para un negocio, seré fiel para devolverle a tu obra una parte de todo lo que obtenga”. Esa mañana, en su mente apareció la idea de “jugo de naranja recién exprimido”. Rossi se convirtió en un prominente hombre de negocios cristiano que fundó la Compañía Tropicana. ¡Cumplió la promesa que le hizo a Dios y le dio no solo el diez por ciento de sus ingresos, sino el cincuenta por ciento de sus ingresos a la obra de Dios durante sesenta años!5
El Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, en inglés) publicó un informe preocupante de que la deuda mundial alcanzó un récord de 247 mil millones de dólares en el primer trimestre de 2018. Esto representa un aumento de 32 mil millones respecto del primer trimestre de 2017. La cifra incluye a los hogares, los gobiernos, y las compañías financieras y no financieras.6
Algunos se enredan en una deuda tan enorme que liberarse de ella parece un objetivo imposible de lograr. Muchos países tienen leyes de quiebra diseñadas para proteger a los ciudadanos que no pueden cumplir con sus obligaciones financieras. Estas leyes permiten que las personas endeudadas tengan un nuevo comienzo. Sin embargo, generalmente hay consecuencias graves para quienes eligen la protección de la quiebra.
En Levítico 25, Dios revela una alternativa a la quiebra: el jubileo. El jubileo fue diseñado como un reinicio de la sociedad, un paquete de estímulo económico. Es un estilo de vida con un mandato para que la sociedad vele por los marginados y carenciados, mientras evita la distribución desigual de la riqueza. ¿Cómo era este botón de reinicio? Para ayudar a tu clase a tener una idea de lo que implicaba este plan, anota en una pizarra, en lo posible, elementos de jubileo como:

Para analizar en clase: ¿Cómo se comparan la deuda, la propiedad y la opresión actuales con las situaciones hipotéticas descriptas en Levítico 25? ¿De qué maneras la iglesia de Dios puede vivir los principios del jubileo hoy? Invita a los miembros de la clase a compartir situaciones en las que el Señor ha sido el Dios de los nuevos comienzos en su vida. Luego, pídeles que compartan cómo se asociaron con Dios para ayudar a darles un nuevo comienzo a otras personas.

APLICACIÓN A LA VIDA

Dios desafía a los miembros de iglesia a pensar más allá de la necesidad de justicia y reforma únicamente en términos de sus propias circunstancias. A menudo, estas situaciones pueden centrarse en cuestiones de relaciones raciales y de libertad religiosa que les afectan personalmente, como el derecho a tener los sábados libres o a ser objetores de conciencia en el ejército. Sin embargo, la justicia bíblica para todos los seres humanos debe ser una forma de vida automática que fomente dentro de nosotros una preocupación por lo que les sucede a los demás, no solo a nosotros mismos.
Busca formas de ayudar a los miembros de tu clase a aplicar los principios de esta lección a su vida. Utiliza ejemplos que estén relacionados con experien- cias personales o con los temas tratados en la lección. Al hacerlo, considera lo siguiente:


Referencias 1 The NET Bible: New English Translation (Biblical Studies Press, L.L.C., 2001), p. 141. 2 Ibíd., p. 1.643. 3 Ed Vasicek, Meet Jethro. En línea: https://www.sermoncentral.com/sermons/meet-jethroed- vasicek-sermon-on-10god-in-the-hardships-97796?ref=SermonSerps 4 Brian Kluth, Sermon Illustrations. En línea: http://www.kluth.org/church/illustrations.htm 5 En línea: http://derrickmccarson.blogspot.com/2017/03/giving-god-oranges.html (Basado en Sanna Barlow Rossi, Anthony T. Rossi: Christian & Entrepreneur [Downers Grove, Ilinois: InterVarsity, 1986], p. 158.) 6 Alexander Tanzi, Global Debt Topped $247 Trillion in the First Quarter, IIF Says. En línea: http://www.businessinsider.com/global-debt-staggering-trillions-2017-4