“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apoc. 2:7