5 de Diciembre 2019
Rahab

La influencia de una mujer

Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. 1 Timoteo 4:12.

Es mi vida! ¡Puedo hacer lo que se me antoje!

– ¡A nadie le afecta lo que yo haga, sino a mí!

Si eres madre y tus hijos ya cruzaron la adolescencia, estos reclamos te suenan conocidos. Muchas personas llegan a la adultez sin percatarse aún de la influencia que tienen sus decisiones y acciones sobre otros. Pero nadie vive para sí. Nadie queda sin ejercer influencia, consciente o inconscientemente, a su alrededor.

¿Te has fijado cómo se expande el círculo de la onda cuando tiras una piedra al lago? El círculo se expande cada vez más hasta que finalmente toca la orilla. Con cada don o talento ejercemos influencia a nuestro alrededor. La influencia es uno de los dones de mayor alcance, aunque no nos demos cuenta.

Una disposición alegre y agradecida a Dios ejerce una atmósfera vivificadora a nuestro alrededor, cuya influencia será de aliento y esperanza para muchos más. Un espíritu quejumbroso esparce sombras en derredor.

Un buen pan hecho en casa puede ser de gran influencia para que otras se interesen en alimentarse bien y aprender a hacer el pan que será salud para ellas y muchos más. La forma de vestir recatada, de hablar cortésmente y de caminar con Dios puede motivar a otras niñas, jóvenes y adultas a vestir con decoro.

¿A cuántas jovencitas habrá influenciado Rahab, tal vez inconscientemente, en su diario caminar, para iniciarse en el camino de la prostitución? ¿A cuántas dio un ejemplo equivocado? ¿A cuántas más guio por el camino recto una vez que aprendió a vivir entre el pueblo de Israel? ‘Necesitamos comprender profundamente que toda influencia es un talento precioso que ha de usarse para Dios…’ -AFC, 88.

“El Señor considera el espíritu de humildad con que se hace la obra. Quien recibe solo un talento tiene una influencia que ejercer; su obra es necesaria. Al perfeccionar su propio carácter, y al aprender en la escuela de Cristo, ejercerá una influencia que ayudará a perfeccionar el carácter de quienes tienen mayores responsabilidades, los cuales se hallaban en peligro de edificarse a sí mismos y de descuidar algunas cosas pequeñas, pero importantes, que ese hombre fiel de un solo talento consideraba con cuidado diligente” -RP, 213. -RL