MUNDO
(heb. generalmente têbêl, "el mundo habitable"; gr. generalmente aion, "edad", "tiempo", "eón", "mundo"; también kósmos, literalmente "adorno", y de allí "mundo", que denota a veces la humanidad, o el planeta o la Tierra, y a veces la suma total de todo lo que hay aquí y ahora, "el universo [ordenado]", oikoumén'', "la tierra habitada", "humanidad", "el mundo civilizado", especialmente el Imperio Romano

Hablando en general, el mundo conocido en tiempos bíblicos estaba limitado a las tierras que rodeaban el Mar Mediterráneo, el Mar Negro, el Golfo Pérsico y el Mar Rojo. En épocas anteriores del AT, a una región de un radio aproximado de 1.200 km desde Palestina, que incluía los valles del Eufrates y del Nilo, junto con Siria y Palestina. Con el transcurso de los siglos el horizonte gradualmente se extendió hasta abarcar lo que hoy se conoce como el Cercano Oriente, el norte de África y el sur de Europa, región que tiene por centro el Mar Mediterráneo (literalmente, "medio de la tierra", "interior"). En su mayor amplitud, de este a oeste, el mundo conocido del AT se extendía desde la India (Est. 1:1) en el este, hasta la tierra de Tarsis (Jon. 1:3) en el oeste; y desde Escitia al norte (Col. 3:11; cf Ez. 39:1), hasta Etiopía al sur (Est. 1:1), una distancia de unos 2.400 km de norte a sur. Por el tiempo del NT las fronteras del Imperio Romano incluían parte de las Islas Británicas y Alemania. Había un conocimiento limitado de regiones más allá de estos límites, porque había poco contacto con ellas.

Las palabras que el NT usa para "mundo" son: aion, "siglo", que lo considera desde el punto de vista del tiempo (Mt. 12:32; 13:22; 24:3; Mr. 4:19; etc.), y se traduce por "mundo" en Mt. 28:20; por otro lado, kósmos, el mundo desde el punto de vista de su ordenamiento en el espacio (Mt. 4:8; Ro. 1:8, 20; etc.). En el NT, kósmos a menudo también representa una multitud impía, extraña y hostil a Dios (1 Jn. 2:15). Oikoumén'' se refiere específicamente al "mundo habitado"; es decir, desde el punto de vista de su adecuación como hogar para la raza humana; a veces la misma raza humana (Mt. 24:14; Lc. 2:1; Hch. 11:28; etc.); y a menudo a la civilización greco-romana como diferente de las regiones de los bárbaros, más allá de sus fronteras


COSTUMBRE

Modo de actuar fundado en una tradición o adquirido por la tendencia a realizar siempre cierta acción de la misma manera tiene la costumbre de madrugar


Mateo 4

1. Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo.
2. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre.
3. Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.
4. Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.
5. Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo,
6. y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está:
A sus ángeles mandará acerca de ti,
y,
En sus manos te sostendrán,
Para que no tropieces con tu pie en piedra.
7. Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios.
8. Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos,
9. y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares.
10. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.