Lección 5 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: Gálatas 3:13. Enseña a tu clase a:

Bosquejo de la lección:

I. Saber: La redención en el Antiguo Testamento

A. ¿Cómo se ilustró la temática de la redención, a lo largo del Antiguo Testamento, con el sistema sacrificial? B. ¿Qué historias del Antiguo Testamento desarrollan la temática de un sustituto que soporta un costo trágico con el fin de salvar a otros? II. Sentir: Él cargó con nuestra maldición A. ¿Por qué Dios se tomó el trabajo de ilustrar la muerte sustitutiva de Cristo mucho antes de que Cristo viniera a esta Tierra? B. ¿Por qué es crucial que nos identifiquemos con la humillación y la vergüenza de Cristo en su arresto, acusaciones, desnudez y sensación de abandono en la crucifixión?

III. Hacer: La aceptación del precio

A. El sistema sacrificial del Antiguo Testamento era un recordatorio físico diario del precio que Cristo pagaría en nuestro favor. ¿Cómo hacemos para mantener estas imágenes frescas en nuestra mente hoy? B. ¿Qué necesitamos hacer para compartir la muerte de Cristo y, por fe, aceptar su don de vida? Resumen: Por medio del sistema sacrificial, el Antiguo Testamento ilustró el precio terrible del pecado y la ofrenda de un Sustituto perfecto que tomaría el lugar del pecador al morir.

Ciclo de aprendizaje

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Solamente la fe en Cristo es lo que nos hace hijos e hijas de Dios.

{1: ¡Motiva!}

• Solo para los maestros: En esta lección se anima a los maestros a seguir el ejemplo de Pablo en Gálatas 3 de presentar y buscar ejercicios del pensamiento que animen y ayuden a la clase a salirse del pensamiento dominante de que nuestras obras nos salvan. Se nos pide que reorientemos nuestra mente continuamente para concentrarnos en el concepto asombroso de que la gracia, mediante la fe en Cristo, nos salva. En Gálatas encontramos una paradoja interesante: Pablo, un hombre entrenado en la Ley, despliega sus habilidades de razonamiento persuasivo para analizar que la fe, no la lógica ni la razón, es lo que nos conecta con Dios. Actividad y diálogo inicial: Pide a la clase que de forma honesta evalúe hasta qué punto pueden sentirse identificados con los gálatas. Es posible que a los gálatas se los haya llamado “necios”, pero vivimos en una época de la historia que define como “verdadero” lo que se ha demostrado empíricamente por medio del razonamiento lógico, de hipótesis comprobadas y de evidencias de análisis estadístico. ¿Cómo podemos compartir la lucha de los gálatas de posicionarnos del lado de la fe, y creer en algo y en alguien a quien no podemos “comprobar” fuera de nuestra propia experiencia?

{2: ¡Explora!}

Solo para los maestros: A todos nos resulta familiar la historia de Abraham. Sin embargo, esa misma familiaridad con esta historia también crea la barrera más grande a la hora de encontrarnos con ella como si fuese la primera vez y de asombrarnos por su audacia: tanto en la imposibilidad (desde una perspectiva humana) del cumplimiento de las promesas de Dios a Abraham como en la recurrente lucha épica de fe que fue revelada a lo largo de la vida de Abraham. Esta lección es una oportunidad de redescubrir la historia de Abraham, que tiene el potencial de funcionar como un guion de cómo debemos vivir una vida de fe y confianza absoluta en Dios.

Comentario de la Biblia

El hecho de saber que somos salvos por gracia por medio de la fe en Cristo debería hacer de la historia de Abraham una piedra angular para cada uno de nosotros, una herramienta para reorientarnos a vivir una vida centrada en la fe. Según la carta de Pablo a los gálatas, la historia de Abraham provee un modelo sin límites de tiempo para la fe. Tres aspectos sobresalientes de esta historia nos ayudarán a concentrarnos en qué significa vivir una vida de fe. Profundiza en los detalles de lo que la Biblia nos cuenta acerca de (a) cómo Dios se revela a sí mismo a Abraham, (b) la naturaleza progresiva de las promesas de Dios a Abraham, y (c) el viaje de Abraham en la experiencia de vivir una vida centrada en la creencia en la promesa de Dios. Esa experiencia, si se la criticara teniendo en cuenta cualquier criterio que no sea la fe (ej.: la razón, la experiencia humana, etc.), parece totalmente ridícula. I. Las tres lecciones de fe que enseña la historia de Abraham (Repasa, con tu clase, Génesis 12:1-8; 13:14-18; 15:1-10.) La idea implícita en el uso que Pablo hace de Abraham como un ejemplo excepcional de verdadera fe es que esta es una posibilidad para todos nosotros. De hecho, no es solo una posibilidad, sino algo que Dios anhela experimentar con cada uno de nosotros. La historia de Abraham nos ayuda a aprender a participar con Dios de una experiencia personal de fe en la que Dios puede revelarse a sí mismo, sus promesas y su deseo expreso para cada uno de nosotros. Tres momentos de enseñanza: La Biblia dice que Dios le habló a Abraham (Gén. 12:1, 4; 13:14), se le apareció a Abraham (Gén. 12:7) y vino a Abraham en visión (Gén. 15:1). En estos pasajes encontramos los métodos de la revelación, la progresión ascendente de la información revelada y también la lucha de Abraham por aceptar las increíbles promesas que Dios le hizo. 1. El elemento central y crucial de lo que revela la historia de Abraham acerca de lo que implica vivir una vida de fe es que es más que solo creer en Dios; también es una relación con Dios. La fe es abrir la mente y el corazón para tener una relación personal con la Deidad; es estar abierto a la idea de que Dios nos habla a cada uno de nosotros en las formas en que estamos más capacitados para escuchar, ya sea a través de la naturaleza, de consejos, señales, sueños o cualquier forma que él elija para comunicarse con nosotros. Es un viaje y una relación que puede desafiar la lógica y las expectativas humanas, y que no puede autenticarse mediante el razonamiento científico, una base lógica, o el aprendizaje compartido de la experiencia humana. 2. Encontramos en la historia de Abraham que, con el tiempo, Dios revela información cada vez más específica acerca de su promesa. Al comienzo, Dios promete tierra y descendencia, contenido que aumenta en especificidad a medida que el tiempo avanza y que pronto tiene como resultado el conocimiento de que Abraham será padre de un hijo nacido de Sara. Podemos hacernos muchas preguntas con respecto a esta historia y eso podría guiarnos en nuestro esfuerzo por vivir una vida de fe: (1) ¿Qué demuestra la historia de Abraham acerca de la revelación continua? (2) ¿Por qué crees que las promesas de Dios se revelan por partes? 3. La promesa de Dios a Abraham de que sería padre de una gran nación que nacería de un hijo de su esposa, cuyo vientre había perdido hacía mucho su capacidad reproductiva, desafía la lógica y la razón humanas. Sin embargo, Abraham tiene la audacia de creer, al menos la mayor parte del tiempo. Vemos nuestra propia experiencia de fe a través de la vida de Abraham. A medida que pasan los años, Abraham lucha. Toma malas decisiones que no son resultado de la fe. Por ejemplo, le miente al Faraón acerca de su relación con Sara por miedo a morir, a pesar de que Dios le había prometido que viviría para ser padre de una gran nación. Además, toma el asunto bajo su control al concebir un hijo de Agar. Cuestiona las promesas de Dios cuando le parece que Dios habla más de lo que actúa. En este elemento de la historia, hay una gran esperanza para nosotros. A pesar de todos estos “fracasos”, Pablo cita a Abraham como un ejemplo de fe estelar. Podemos sacar mucho coraje de esto, al saber que somos llamados a volver siempre a la fe, aun después de haber luchado y fracasado.

Considera: El primer aspecto de la historia en que podemos concentrarnos es la dinámica entre Dios y Abraham. ¿Qué podemos aprender de Abraham acerca de la disposición a escuchar la voz de Dios? El segundo aspecto interesante es la forma progresiva en la que se revela a sí mismo y le revela sus promesas a Abraham. Podemos ver claramente que las promesas de Dios a Abraham aumentan en especificidad y contenido a medida que el tiempo pasa. ¿Qué podría mostrarnos esto acerca de lo que es vivir una vida de fe en relación con Dios? La tercera lección y elemento en esta historia es el testimonio de la vida de Abraham al vivir con las promesas de Dios. ¿Qué podemos aprender acerca de la disposición, que aparentemente fue equivalente a la lucha, para creer? Después de todo, se le dio algo en lo que, visto desde una perspectiva racional o imparcial, sería imprudente (si no imposible) creer.

{3: ¡Aplica!}

Solo para los maestros: Enfatiza la verdad simple pero profunda de que la fe es más que aceptar a Dios una sola vez. Confirmar que creemos en Dios es simplemente atravesar la puerta de entrada; el resto de la fe constituye el trabajo de toda una vida con Dios, en una relación de fe.

Preguntas para reflexionar:

1. Además de leer las Escrituras y orar, ¿qué métodos utilizas para escuchar la voz de Dios y cultivar esa práctica? ¿Cómo revela Dios su voluntad y sus promesas especiales para tu vida? ¿Cuándo fue la última vez que sentiste de forma distinta la voz de Dios en tu corazón o tu mente? ¿Qué te permitió seguir lo que habías oído? 2. En tu comunidad religiosa, ¿pasas suficiente tiempo compartiendo acerca de tu experiencia individual de fe? ¿Qué métodos se pueden usar para confirmar y animar a otros a comprometerse más directamente con Dios en una relación de fe?

Preguntas de aplicación: ¿Qué se puede hacer para crear “comunidades de fe” reales: refugios seguros para confirmar que Dios nos habla a todos de diferentes maneras? ¿Cómo podemos aseverar que, así como Dios conoce el número de cabellos de nuestra cabeza, también tiene planes para cada una de nuestras vidas, planes que está esperando revelar si estamos dispuestos a embarcarnos en una odisea de fe con él?

{4: ¡Crea!}

Solo para los maestros: La fe es un salto inicial a lo desconocido, pero nuestro Padre celestial promete recibirnos en sus santos brazos. Imagina que te sostiene en sus brazos, como un recién nacido en la fe. Ahora continúa la metáfora del crecimiento en la fe al compararlo con el crecimiento de un niño. La invitación de Dios a hacer ese primer salto viene con una promesa de que nos dará toda una vida de oportunidades para crecer en una relación especial con él.

1. Si estás sintiendo la ausencia de una práctica de fe significativa, decide pasar por lo menos una tarde durante la próxima semana haciendo algo nuevo para cultivar tu experiencia de fe. Pide a Dios que abra tu corazón a las formas en las que él ya te está hablando, y que quizás estás pasando por alto. 2. Si te sientes profundamente enriquecido en tu caminar espiritual de fe, decide avanzar e involúcrate en el servicio como mentor o apoya a otros en tu círculo de amigos, familia y comunidad de la fe. Pide inspiración a Dios y que te guíe para saber cómo tu experiencia puede servir mejor a sus propósitos para fortalecer la fe de otros.