Evangelio
(gr. euanguélion, "buenas nuevas").

Mensaje que proclama el cristianismo: salvación por medio de Jesucristo. Estas "buenas noticias" fueron reveladas en embrión desde el principio (Gn. 3:15; 12:3), pero más ampliamente lo hicieron los escritores bíblicos posteriores, especialmente Isaías, a quien a veces se lo llama el profeta evangélico (véase Is. 49; 60-62; CBA 4:25-40, 316, 317). Jesús anunció su ministerio al pueblo de su aldea de Nazaret con las palabras de Is. 61:1, 2 (Lc. 4:18, 19). El uso del término "evangelio" para referirse a cualesquiera de los 4 primeros libros del NT es extrabíblico (algunos eruditos ven una sugerencia en Mr. 1:1).

Las "buenas nuevas" se describen como "el evangelio de Cristo" (Ro. 15:19; 2 Co. 4:4; etc.), "el evangelio de Dios" (Ro. 1:1) y el "evangelio de la gracia de Dios" (Hch. 20:24). Se lo llama un "misterio"* (Ef. 6:19). La frase "el evangelio del reino" (Mt. 9:35; Mr. 1:14; etc.) se refiere primariamente al evangelio del "reino de los cielos" o del "reino de Dios" (Mt. 12:28; 13:24; Mr. 1:15; Lc. 17:20, 21). Cristo ordenó a sus seguidores predicar el evangelio "a toda criatura" (Mr. 16:15, 16; cf Mt. 28:19; Hch. 1:8). La predicación del "evangelio del reino" a todo el mundo es una de las señales de la venida de Cristo (Mt. 24:14). En visión, Juan vio a un ángel con "el evangelio eterno" para predicarlo a "toda nación, tribu, lengua y pueblo" (Ap. 14:6