Lección 14 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: Gálatas 6:14.

Enseña a tu clase a:

Bosquejo de la lección:

I. Saber: Letras grandes

II. Sentir: Desinterés por impresionar

III. Hacer: Nuestra única gloria

Resumen: Pablo finaliza su carta a los Gálatas con un fuerte llamado personal, que exhorta a rechazar cualquier alianza externa a las costumbres y a asirse únicamente a la Cruz como la razón para vivir y servir, sin importar el costo.

Ciclo de aprendizaje Concepto clave para el crecimiento espiritual: Los creyentes sinceros no se glorían en sus logros, sino solo en el sacrificio que Cristo ha hecho en favor de ellos.

{1: ¡Motiva!}

La distinción entre el cristianismo auténtico y la religión que se sirve a sí misma a veces parece minúscula. Dejando de lado las apariencias, el abismo es gigantesco. El cristianismo solo se gloría en Cristo. Una religión que se sirve a sí misma habla vivamente acerca de Cristo y de los logros de la iglesia. Las personas (y a veces los pastores también) deben ser cuidadosas acerca de cómo se jactan de sus logros espirituales, especialmente cuando puede presentarse un contraste, o por lo menos desde lo que se ve superficialmente, con los otros que no son tan “exitosos”. Solo hay una comparación que vale la pena resaltar: Cristo versus la humanidad. Aquí no hay comparación. La labor más distinguida, el discurso más elocuente, los profesionales más dotados, la administración más refinada, son como basura sin la presencia de Cristo.
Mediante un contraste implícito de su enfoque espiritual con el enfoque de engrandecimiento personal de sus oponentes, Pablo declara que su única gloria es Cristo. Al reconocer que solo Cristo le da forma a la misión y garantiza su realización exitosa, Pablo reconoce que el esfuerzo humano, separado de Cristo, no es nada. Cristo es el comienzo. Cristo es el final. Cristo es todo.

Actividad y diálogo inicial: Compra una estatuilla barata, fácilmente reconocida, en alguna tienda de segunda mano. Durante la clase, cubre la estatuilla con pintura. Dialoguen sobre si la pintura afecta la forma de la estatuilla (no cambia nada). Mientras la pintura se está secando, espolvorea brillantina sobre ella. Dialoguen sobre si la brillantina afectó la forma (nuevamente, no cambió nada). Si no cuentas con los elementos para realizar esta actividad, describe la actividad con tus propias palabras, enfatizando los siguientes puntos: la sustancia o la forma básica de la estatuilla permanece sin cambios; por lo tanto, cualquier reconocimiento a la pintura y a la brillantina debe ser secundario porque ninguna de las dos tendría forma si no fuese por la estatuilla. Los cristianos son la pintura y la brillantina, pero Cristo es la sustancia, y por eso merece toda la gloria. Pregunta a tu clase: ¿Por qué los creyentes no son nada separados de Cristo, quien le da forma y vitalidad a la misión de la iglesia?

2: ¡Explora!}

• Solo para los maestros: La comprensión que el Antiguo Testamento tiene de la gloria viene del concepto del peso. Los idiomas modernos reflejan esta interpretación. Parte de la jerga a veces se refiere a los líderes criminales como los pesados. Hay otra expresión, “Tira tu peso”, que indica influencia, importancia, una posición social elevada y autoridad generalizada. El Nuevo Testamento continúa con esta tradición y aplica el término principalmente a nuestro Padre celestial y a Jesucristo, y solo en un sentido secundario a los seres humanos (Luc. 12:27, Juan 7:18). La gloria, la autoridad y la perfección, es decir “el peso”, pertenecen a Dios. En comparación con este, los logros más nobles del hombre son inmundos.

Comentario de la Biblia

I. Gloriarse en la Cruz
(Repasa, con tu clase, Gálatas 6:14.)

Pablo se gloriaba en el sufrimiento y en la vergüenza que la Cruz representaba.
Los criminales más odiados recibían el castigo de la crucifixión. No había una muerte más ignominiosa que esta. Si Pablo hubiese sido plebeyo, paria, deficiente intelectual o despreciado religiosamente, su identificación con la crucifixión habría sido comprensible. Se nos hace fácil entender por qué los que tuvieron una infancia desprovista llegan a ser revolucionarios sociales y terroristas; pero la identificación de Pablo con la crucifixión desafía el razonamiento. Su testimonio personal era: “Yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más: circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo; en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible. Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo” (Fil. 3:4-8). Pablo era el máximo infiltrado, y poseía las credenciales religiosas, educativas y sociales más impresionantes del momento. Sin embargo, la gloria de Pablo se convirtió en nada más y nada menos que Cristo mismo. Sus escritos demuestran una notable consistencia respecto de este punto. Gálatas, escrita en el período inicial del ministerio de Pablo, proclama que Pablo se gloría solamente en la Cruz. Filipenses, escrito durante su posterior encarcelamiento, declara lo mismo. Pablo, escritor de más de una docena de epístolas del Nuevo Testamento, el más célebre misionero cristiano del siglo I, el redactor de la teología del Nuevo Testamento, contaba todos sus logros como basura, y no buscó alabarse a sí mismo, sino que todo el mérito fuera para Jesús. Considera: Cuando los cristianos comparten sus testimonios, ¿se centran más en sí mismos que en la obra de Cristo? ¿Por qué la crucifixión del yo es tan difícil? ¿Qué peligros son inherentes a la exaltación de la autoestima? ¿De dónde debería provenir el sentido de valía del cristiano?

II. Una nueva creación
(Repasa, con tu clase, Gálatas 5:2-4.)

Lamentablemente, algunas teologías cristianas equiparan la conversión con el cambio de etiqueta de un frasco en vez de equipararla con el cambio del contenido. La salvación se convierte una transacción judicial que nos da otro estatus. Sin embargo, el cristianismo bíblico declara que el contenido de la vida es el que debe pasar por una transformación. Cuando el dominio se traslada de Satanás a Cristo, se inicia un proceso que, al terminarse, habrá revolucionado la vida de la persona. Si bien es cierto que el proceso involucra la cooperación del creyente, porque la santificación nunca es impuesta sino que se acepta voluntariamente, los cristianos nunca deberían suponer que sus esfuerzos son meritorios. Las estatuas no pueden decir: “¡Mira en qué me he convertido!”
Las estatuas no se pueden crear a sí mismas, y los cristianos tampoco pueden transformarse a sí mismos. Jeremías pregunta retóricamente: “¿Mudará […] el leopardo sus manchas?” (Jer. 13:23). Obviamente, ambos Testamentos están de acuerdo en que los creyentes son transformados en nuevas criaturas mediante la gracia divina y no por voluntad propia o por cambios externos superficiales.

Considera: Como los cristianos no pueden cambiar por sí mismos, ¿en dirección a qué meta los creyentes deberían emplear sus esfuerzos religiosos y por qué? Ya que el estudio de la Biblia y la oración no son meritorios en sí mismos, ¿por qué los cristianos deben estudiar y orar?

{3: ¡Aplica!}

• Solo para los maestros: Los empleadores deportivos miden la velocidad, el atletismo y la fuerza de los deportistas. La preocupación por medirnos, probarnos y justificarnos a nosotros mismos a menudo resulta en un indecible daño psicológico. La humanidad necesita desesperadamente la aceptación incondicional que solo Cristo ofrece. Preguntas para reflexionar: 1. Dios ¿está interesado en reclutar talentos o en construir relaciones? Explica. 2. Cuando acudimos a Dios, ¿qué deberíamos llevar?

Preguntas de aplicación:
Como leímos en el comentario, las estatuas no pueden decir: “¡Mira en qué me he convertido!” y los cristianos tampoco pueden transformarse a sí mismos. ¿De qué manera la gracia de Dios despierta a los muertos espirituales y transforma un alma sin vida en una obra maestra viviente?

4: ¡Crea!}

• Solo para los maestros: Los hombres miran las apariencias. Dios considera el corazón. Al comenzar el próximo año, muchos se fijarán buenos propósito relacionados con conductas que quieren cambiar. Muchos de esos propósitos ya se han infringido. Sin embargo, necesita tener permiso para entrar en nuestro corazón. Una vez que Cristo entra en el corazón humano, los hábitos, el estilo de vida, las formas de pensar y las conductas cambian automáticamente. Las preocupaciones centradas en uno mismo son suplantadas por directrices divinas.
El decoro (una apariencia externa) puede existir sin la integridad (producto de una transformación interna) pero a Dios eso no lo impresiona.

Actividad: Canten “Jesús resucitado” (Himnario Adventista, Nº 103), o elijan un himno de la sección “Adoración y alabanza”. Invita a tu clase a dar respuestas breves de cómo las letras los llevan a alabar a Dios y no a ellos mismos.