Lección 13 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: Gálatas 6:10.

Enseña a tu clase a:

Bosquejo de la lección:

I. Saber: Hacer el bien

II. Sentir: El orgullo espiritual

III. Hacer: La Ley de Cristo

Resumen: Cuando la Ley de Cristo se cumple en nuestra vida, nos preocupamos por aquellos que han caído y que están agobiados. Reconocemos nuestras debilidades y humildemente nos sometemos a toda evidencia de verdad para no volvernos orgullosos ni ciegos espirituales.

Ciclo de aprendizaje Concepto clave para el crecimiento espiritual: Dios ha comisionado a la iglesia como su agente transformador sobre la Tierra.

{1: ¡Motiva!}

El omnipotente Salvador podría haber pasado por alto a la humanidad al intentar alcanzar al mundo perdido. ¿En qué podrían llegar a contribuir unos seres humanos pecaminosos, debilitados y vacilantes a esta noble empresa? Enviar a la hueste angelical inmaculada, movilizar a las criaturas fieles desde otras galaxias o usar controles remotos divinos: el omnipotente, omnisciente Creador del universo tenía estas y miles de opciones adicionales a su disposición.
Sin embargo, incluyó a la congregación de redimidos, la iglesia, como su agencia distribuidora.
Deberíamos ser cuidadosos al expresar esta verdad. La iglesia tiene el privilegio y la oportunidad de compartir y presentar el evangelio ante la humanidad caída.
No obstante, esta responsabilidad sagrada no es exclusiva. Los seres humanos no poseen la franquicia, y no pueden denegarles a otros el acceso a Dios. El Espíritu Santo es el principal diseminador de la gracia en la iglesia, y asume el papel de agente cooperador. En vez de negar el acceso a Dios, el trabajo de la iglesia es expandir el acceso. ¡Qué oportunidades gloriosas! La iglesia trabaja mano a mano con Dios para evangelizar y nutrir a los seres humanos caídos. Hay transformaciones y reformas milagrosas que ocurren instantáneamente dentro de esta comunidad divinamente originada y ordenada. Las vidas cambiadas, las relaciones restauradas, las conciencias libres de culpa y el apoyo espiritual son solo una parte de los beneficios que disfrutamos por medio de la asociación con la iglesia de Dios.

Actividad y diálogo inicial: Cada año nuevo trae una renovada esperanza. Las nuevas oportunidades, ligadas al alivio de los errores y las equivocaciones del año anterior, hacen que este comienzo anual sea un acontecimiento muy anticipado y celebrado. Comparte recortes de diarios, reportajes de las noticias u otra información referente a cómo el comienzo del nuevo año fue capturado por las fuentes actuales. Discutan por qué la perspectiva de algo nuevo genera un interés tan extendido y expectativas tan elevadas. Compara el papel de la iglesia al señalar el camino hacia el Señor, quien provee alivio para los errores previos y una oportunidad para comenzar de cero, ya perdonados y limpios.

{2: ¡Explora!}

Solo para los maestros: Las Escrituras proclaman libertad a los cautivos, liberación de la condenación y libertad de las tendencias dominadoras. Esta sigue siendo la obra celestial suprema. Jesús sacrificó todo en el Calvario y comisionó a sus representantes (la iglesia), energizados por su Espíritu, para iluminar el planeta con una esperanza espiritual. Esta esperanza incluye el perdón de cada transgresión, la liberación de cada tentación imaginable y una intimidad con Dios que va en aumento, y por medio de la cual nuestra vida se transforma y se renueva continuamente. Los creyentes encuentran sentido al ayudar a los creyentes más nuevos, dándoles apoyo, estimulando la confianza que madura solamente cuando los obstáculos han sido sorteados y vencidos exitosamente.

Comentario de la Biblia

I. La restauración de lo caído
(Repasa, con tu clase, Gálatas 6:1; Mateo 18:15-17.)

El objetivo constante de la iglesia es la restauración, no la condenación. Muchos entienden la terminología de la disciplina en la iglesia punitivamente.
Hay muchos miembros bienintencionados, celosos por proteger la reputación de la iglesia, que declaran que quienes yerran debe ser apartados para evitar la contaminación. Esta es una actitud muy peligrosa. Los líderes religiosos de la época de Jesús estaban ansiosos por condenar a la mujer adúltera de Juan 8; pero ¿estaban ellos mismos sin pecado? ¿No tenían necesidad de perdón? ¿No había condenación divina para su hipocresía? Quizás haya que examinar la noción de lo que significa proteger la reputación de la iglesia. Compara el trabajo de un hospital. Los hospitales existen con el propósito de curar y restaurar físicamente. ¿Acaso salen con vida todos los pacientes del hospital? Obviamente que no. El hecho de que ocasionalmente haya muertes, ¿anula la misión del hospital y su propósito? Tu comunidad ¿declararía que el hospital local debe cerrar porque perdió un paciente? Los hospitales ¿deberían limitar su servicio a aquellos con resfríos comunes y otras enfermedades fácilmente curables, para mejorar su historial y aumentar su reputación, alejando a los pacientes con trauma, a las víctimas de cáncer y otros casos difíciles? En vez de descartar los casos difíciles, los médicos los combaten agresivamente, y buscan nuevos métodos y técnicas para que haya una curación efectiva. Se estudia la enfermedad meticulosamente, se desarrollan nuevas terapias y las enfermedades que antes eran una sentencia de muerte se convierten en los descubrimientos milagrosos de la actualidad.
Quizás aquellos que trabajan con la enfermedad espiritual deberían adoptar una actitud similar. De esta forma, la disciplina sería redentora en vez de ser punitiva y la reputación de la iglesia radicaría en la forma en que los creyentes, de manera compasiva y agresiva, pelean contra la enfermedad del pecado. Los cristianos deberían batallar enérgicamente contra el pecado, no contra los pecadores. Obviamente, algunos se perderán. Pero si las iglesias comenzaran a limitar su ministerio a los buenos ciudadanos para aumentar su rango de éxito, sus acciones probarían que se han olvidado de su propósito. La disciplina, tal como la usaba Pablo, hace referencia a un entrenamiento en justicia. Es una serie de acciones o conductas que tienen como objetivo formar una relación más íntima con Dios. Lejos de ser punitiva, la disciplina de Pablo es restauradora y positiva. Como unidades de decisión del orden de las preferencias en estado de emergencia bien preparadas, las iglesias se convierten en centros de cooperación y responsabilidad para alcanzar un objetivo común: la curación de los corazones heridos por el pecado por medio del amor de Dios, dador de la vida.

Considera: ¿Qué debería caracterizar la actitud de aquellos que se encargan de trabajar visitando a las personas que se han apartado? ¿Cómo se aproximó Jesús a los caídos? ¿Cómo pueden los cristianos salvaguardarse de las tentaciones de las que quieren rescatar a los caídos? ¿Qué significa sobrellevar los unos las cargas de los otros?

II. La siega y la cosecha
(Repasa, con tu clase, Gálatas 6:6-10.)

En el contexto de sobrellevar las cargas, o responsabilidades, Pablo encomendó la tarea de apoyar a los maestros que proclamaban una sana doctrina.
Por medio del uso de un lenguaje proverbial, familiar para sus lectores, los instó a hacer buenas inversiones porque aquellos que esperaban una cosecha abundante debían plantar abundantemente. Mientras el contexto inmediato contempla el sustento material de los maestros, el texto tiene una aplicación espiritual aún más amplia. Los resultados espirituales son proporcionales a las inversiones espirituales. Aquellos que desean mayor fuerza espiritual deben estar involucrados con el ejercicio espiritual y evitar la “comida rápida” espiritual.
Poca inversión equivale a poco progreso.
Los beneficios espirituales vienen como resultado del tiempo invertido en las cosas espirituales.

Considera: Si la vida de los creyentes está dominada por los medios seculares: la televisión, la radio, Internet, y otros, ¿cómo pueden esperar un progreso espiritual significativo? ¿Qué debería dominar el tiempo de los cristianos si desean tener una comunión íntima con Dios? ¿Cómo pueden los cristianos darse a sí mismos como una inversión espiritual para los demás, especialmente con aquellos que todavía no son creyentes?

{3: ¡Aplica!}

Solo para los maestros: Quienes están preocupados por su futuro financiero entienden el valor de la planificación de inversiones y están dispuestos a gastar recursos financieros significativos con el fin de optimizar el resultado de sus inversiones. Lamentablemente, las iglesias a menudo proceden de forma temeraria en los negocios que, en importancia, superan por lejos a las finanzas.
El sacrificio de Cristo fue infinitamente más valioso que todo el valor monetario del mundo combinado; aun así, los creyentes, quizá no intencionalmente pero sí de forma desordenada, al fin y al cabo abordan la obra de invertir en la vida de los no creyentes. Teniendo en cuenta el siguiente ejercicio, busquen cultivar la intencionalidad respecto de las inversiones espirituales que alcanzan a las almas que están a la deriva espiritual en tu comunidad.

Actividad: Crea un mazo de cartas de tamaño 7,6 cm x 12,7 cm (mínimo: 10 cartas). En cada carta, anota una frase que exprese un medio por el que la iglesia puede transformar a la sociedad. Céntrense en métodos que tu iglesia ya ha empleado o en que tengan más potencial para tu comunidad. Pide a los miembros de la clase que saquen una carta del mazo de forma aleatoria. Deberían leer la carta o expresar el concepto que aparece allí en sus propias palabras. Pídeles que evalúen la efectividad del concepto en términos de la obra de la iglesia en la transformación espiritual, usando una escala numérica del 0 al 10 (10 como lo óptimo y 0 como totalmente ineficaz). Los miembros deberían justificar sus evaluaciones al compartir sus razonamientos con la clase, que a su vez debería hacer observaciones.
Reúne los puntos destacados y crea un perfil de aquellas características que mejor preparan a la iglesia para su rol en la transformación espiritual. La lista no debería estar limitada a la siguiente selección de actividades y estrategias. Usa la que creas conveniente y omite el resto.

Lista:

{4: ¡Crea!}

Solo para los maestros: Si bien las planificaciones y las reuniones son herramientas valiosas, la iglesia nunca transformó una vida durante una junta (“nunca digas nunca”, pero se entiende a qué nos referimos). El hecho de simplemente hablar acerca del poder transformador del evangelio (como lo hacemos en la discusión en la Escuela Sabática) poco ayuda a cumplir la comisión. Desafía a tu clase a salir un poco y a dirigirse a las calles, a marcar la diferencia utilizando los dones con los que Dios ha dotado a tu clase.

Actividad: Desarrolla una propuesta para cubrir alguna necesidad comunitaria durante la fase final de tu Escuela Sabática para que la clase se comprometa a llevarla a cabo. Fijen fechas, horas y límites de tiempo dentro de los cuales cumplir las diferentes fases de su proyecto