CAPÍTULO 3
Real sacerdocio
1 Pedro 2:1-10
En 1 Pedro 2: 1-10 el apóstol declara que sus lectores son «linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios» (1 Pedro 1 : 9 ) . Buena parte de este capítulo estará dedicada a descubrir por qué se sintió impulsado a usar unos términos que se aplican a la descendencia de Abraham en el Antiguo Testamento para dirigirse a los cristianos.
La declaración del versículo 9 va precedida de una descripción de los cristianos como piedras vivas que forman parte de una estructura que tiene a Jesús como Piedra angular, circunstancia que para Pedro es el resultado natural de vivir como un verdadero cristiano.

Vivir como un cristiano: 1 Pedro 2:1-3

La palabra traducida como «pues» en 1 Pedro 2: 1, así como sucede con su uso en 1 Pedro 1: 13, indica que lo que sigue es resultado de lo inmediatamente anterior. En 1 Pedro 2: 1-3 empieza a explicar en detalle qué significa ser purificado y tener un «amor fraternal no fingido» (1 Pedro 1: 22). Tales personas, insiste, se apartarán de toda malicia, astucia, hipocresía, envidia y calumnia. Además, con la misma pasión de un bebé recién nacido, ansiarán la «leche espiritual no adulterada» (1 Pedro 2: 2).
Comparando distintas versiones, veremos que los traductores tienen un conflicto a la hora de captar el significado de la palabra griega que es clave para entender el texto («leche de la palabra» en la NVI o, como ya hemos visto «leche espiritual» en la RV95). La palabra logikon está relacionada con el término griego logos, «palabra », pero su significado es ligeramente más amplio e incluye conceptos como «racional» o «espiritual» (así se traduce en Romanos 12: 1: «sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional» [RV60]»). Con el uso de esta palabra, Pedro afirma que los cristianos ansian recibir alimento espiritual. No identifica explícitamente la naturaleza de la leche espiritual sin adulterar, pero una y otra vez dirige nuestra atención a las Escrituras, en especial a sus visiones proféticas (1 Pedro 1: 10-12; 2: 2 Pedro 1: 16-20). En los siguientes versículos también dirige nuestra atención a Jesucristo, la Piedra viva (1 Pedro 2: 4-8). Por tanto, insiste en que los cristianos que desean aumentar su conocimiento de Jesús pueden hacerlo escudriñando sinceramente las Escrituras.

Jesús, la Piedra viva: 1 Pedro 2:4-8

En 1 Pedro 2: 4-8 se nos presenta una imagen que Jesús usó para referirse a sí mismo: la piedra que los constructores rechazaron y se convirtió en piedra angular (Mateo 21: 42; Marcos 12: 10, 11; Lucas 20: 17, 18; la cita es de Salmo 118: 22-24; cf. 1 Pedro 2. 6, 7).
Al acercarse a Jesús, la Piedra viva, los cristianos, como piedras vivas, son edificados como casa espiritual (1 Pedro 2: 5).1 Aquí Pedro subraya que se vale de una metáfora. Así como con las piedras literales se puede construir una casa literal con los cristianos