59. La Perfecta Obediencia Mediante Cristo

VOSOTROS veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe... Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta" "(Sant. 2: 24- 26). Es esencial tener fe en Jesús y creer que habéis sido salvados por él, pero hay peligro de tomar la posición que muchos toman al decir: "Estoy salvado". Muchos han dicho: "Ud. tiene que hacer buenas obras, y vivirá". Sin embargo, fuera de Cristo, nadie puede hacer buenas obras. Muchos dicen hoy: "Cree, solamente cree, y vivirás". La fe y las obras van juntas. El creer y el hacer se entremezclan. El Señor no requiere menos del alma, ahora, que lo que requirió de Adán en el paraíso antes de la caída: perfecta obediencia, justicia impecable. Lo que Dios requiere, bajo el pacto de la gracia, es tan amplio como lo que requirió en el paraíso: armonía con su ley, que es santa, y justa, y buena. El Evangelio no debilita las demandas de la ley. Exalta la ley y la hace honorable. En el Nuevo Testamento no se requiere menos que lo que se requería en el Antiguo Testamento. Nadie preste oídos al engaño tan agradable al corazón humano de que Dios aceptará la sinceridad, no importa cuál sea la fe, no importa cuán imperfecta sea la vida. Dios requiere de sus hijos perfecta obediencia.

Para poder hacer frente a los requerimientos de la ley, nuestra fe debe aferrarse de la justicia de Cristo, aceptándola como su justicia. Mediante la unión con Cristo, mediante la aceptación de su justicia por la fe, podemos ser hechos idóneos para realizar las obras de Dios, para ser colaboradores con Cristo. Si estáis dispuestos a ser llevados a la deriva con la corriente del mal y a no cooperar con los instrumentos celestiales para restringir la transgresión en vuestras familias y en la iglesia, a fin de que pueda enseñorearse la justicia eterna, no tenéis fe. La fe obra por el amor y purifica el alma. Mediante la fe, el Espíritu Santo obra en el corazón para producir allí la santidad. Pero esto no puede hacerse, a menos que el instrumento humano colabore con Cristo. Sólo podremos ser hechos idóneos para el cielo mediante la obra del Espíritu Santo en el corazón, pues debemos tener la justicia de Cristo como nuestro salvoconducto si hemos de tener acceso al Padre. A fin de que tengamos la justicia de Cristo, necesitamos ser transformados diariamente por la influencia del Espíritu para ser participantes de la naturaleza divina. La obra del Espíritu Santo es elevar los gustos, santificar el corazón, ennoblecer a todo el hombre.

Acuda el alma a Jesús. "He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" (Juan 1: 29). Nadie será forzado a acudir a Jesús, pero la voz de la invitación resuena suplicando anhelosa: "Mirad, y vivid". Acudiendo a Cristo, veremos que su amor es sin paralelo, que ha tomado el lugar del culpable pecador y le ha imputado su justicia inmaculada. Cuando el pecador ve a su Salvador muriendo en la cruz, en su lugar, bajo la maldición del pecado, al contemplar su amor perdonador, el amor se despierta en su corazón. El pecador ama a Cristo porque Cristo primero lo ha amado a él, y el amor es el cumplimiento de la ley. El alma arrepentida comprende que Dios "es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad". El Espíritu de Dios actúa en el alma del creyente, capacitándolo para seguir progresando en su obediencia, incrementando su fortaleza, avanzando de gracia en gracia en Jesucristo.

Dios condena justicieramente a todo el que no hace de Cristo su Salvador personal, pero perdona a cada alma que acude a él con fe, y la capacita para realizar las obras de Dios y para ser una con Cristo por la fe. Jesús dice de tales personas: "Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad [esta unidad proporciona perfección de carácter], para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado" (Juan 17: 23). El Señor ha provisto todo lo necesario para que el hombre pueda alcanzar la salvación plena y gratuita, y sea completo en él. El propósito de Dios es que sus hijos tengan los brillantes rayos del Sol de justicia, que todos tengan la luz de la verdad. Dios ha proporcionado la salvación al mundo a un costo infinito, nada menos que la dádiva de su Hijo unigénito. El apóstol pregunta: "El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?" (Rom. 8: 32). Por lo tanto, si no somos salvados, la falta no será de Dios, sino nuestra por haber dejado de cooperar con los instrumentos divinos. Nuestra voluntad no ha coincidido con la voluntad de Dios.

El Redentor del mundo revistió su divinidad con humanidad para que pudiera alcanzar a la humanidad, pues se necesitó de lo divino y de lo humano para traer la salvación al mundo, necesaria por la caída del hombre. La divinidad necesitaba de la humanidad para que la humanidad proporcionara un canal de comunicación entre Dios y el hombre. El hombre necesita un poder exterior y superior a él para que lo restaure a la semejanza de Dios. Sin embargo, el hecho de que necesite de la ayuda divina, no significa que la actividad humana no sea esencial. Se requiere fe de parte del hombre, pues la fe obra por el amor y purifica el alma. La fe se aferra del poder de Cristo. El propósito del Señor no es que se paralice el poder humano, sino que, al cooperar con Dios, el poder del hombre sea eficiente para bien. El propósito de Dios no es que sea destruida nuestra voluntad, porque precisamente mediante este atributo hemos de cumplir la obra que él quiere que realicemos en nuestro hogar y en público. El ha dado a cada hombre su obra; y cada verdadero obrero irradia luz al mundo porque está unido con Dios y con Cristo y con los ángeles celestiales en la excelsa obra de salvar a los perdidos. Mediante la asociación divina, se hace más y más capaz para realizar las obras de Dios. Manifestando en lo externo lo que la gracia divina obra en el interior, el creyente llega a ser grande espiritualmente. El que obre de acuerdo con la habilidad que le ha sido confiada, llegará a ser un sabio edificador para el Maestro, pues está en la escuela de Cristo aprendiendo a realizar las obras de Dios. No rehuirá el peso de las responsabilidades, pues comprenderá que cada uno debe exaltar la causa de Dios hasta el límite de su capacidad, y estará dispuesto a soportar la presión de la obra. Sin embargo, Jesús no permitirá que sea aplastado su siervo bien dispuesto y obediente. No es el hombre que lleva pesadas responsabilidades en la causa de Dios el que necesita vuestra compasión, pues es fiel y leal al cooperar con Dios, y mediante la unión del esfuerzo divino y humano se completa la obra. El que es objeto de compasión es aquel que rehúye las responsabilidades, que no comprende el privilegio al cual es llamado.