Lección 2 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Textos clave: 1 Pedro 1:3-9, 13-21.

Enseña a tu clase a:

Bosquejo de la lección:

I. Saber: El nuevo nacimiento a una esperanza viva.

II. Sentir: Ya no extranjeros, sino renacidos en el linaje de Dios.

III. Hacer: Vivir como miembros de la comunidad del Pacto.

Resumen: Pedro recuerda a sus lectores que eran extranjeros esparcidos por el mundo, pero que son la continuidad del pueblo de Dios del Antiguo Testamento, pues fueron redimidos de su vana manera de vivir y renacidos a una esperanza viva por la resurrección de Jesús. Por lo tanto, deben comportarse como miembros de la comunidad de fe, en vista del juicio que se ejecutará en el regreso de Cristo.

Ciclo de aprendizaje

Textos destacados: 1 Pedro 1:3-5.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Por medio de la misericordia de Dios, hemos recibido un nuevo nacimiento, que nos lleva a una esperanza viva por medio de la resurrección de Jesucristo de los muertos. Esta esperanza nos promete una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible. Dios la ha reservado en el cielo para nosotros, que hemos sido preservados por su poder por medio de la fe para una salvación que ha de ser revelada pronto, cuando regrese Cristo. Encontramos gran gozo en esta esperanza, aun cuando experimentamos diversas pruebas. El desarrollo de nuestros caracteres en estas pruebas y a través de ellas resultará en alabanza, gloria y honor a Dios cuando Cristo sea revelado.

{1: ¡Motiva!}

• Solo para los maestros: Parece evidente que Pedro escribe, en 1 Pedro 1:1, a personas que están esparcidas en las provincias de Asia Menor, ya sea como resultado de persecución o por repatriación estratégica por las autoridades romanas. Cualquiera que sea el caso, han sido despojados de sus hogares y dejados como extranjeros entre gente extraña. Personas así necesitan esperanza en una herencia que sea duradera, y Pedro ofrece esa esperanza a sus lectores. Actividad y diálogo inicial: Pide a la clase que lea el Salmo 64. Comenta el contexto en el que parece haber sido escrito este salmo de David, y cómo los lectores de Pedro pudieron haberse sentido identificados con el sentimiento de aislamiento de David, y su deseo de esperanza y salvación por parte de Dios. Anima a los miembros de la clase a recordar momentos en los que pudieron haber sentido una marginación similar por parte de sus comunidades, y un deseo de esperanza en Dios y en su salvación. ¿Qué promesas bíblicas les han dado esperanza y gozo en esos momentos?

{2: ¡Explora!}

• Solo para los maestros: La comentadora Karen H. Jobes argumenta convincentemente que un programa de colonización romana bajo el emperador Claudio proporciona una explicación plausible para la descripción de Pedro de sus destinatarios como “expatriados de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia” (1 Ped. 1:1). “El libro entero de 1 Pedro está encuadrado (1 Ped. 1:1; cf. con 1 Ped. 5:13) y saturado de términos de exilio y expatriación”.–1 Peter, Baker Exegetical Commentary on the New Testament, p. 39. Si esta teoría es correcta, los creyentes a los que Pedro escribe pudieron no haber tenido ciudadanía romana que los protegiera de lo que, muy probablemente, haya sido una marginación y un exilio coercitivos, con el interés de poblar las colonias del emperador recientemente establecidas en Asia Menor. La descripción de Pedro de que han sido “elegidos según la presciencia de Dios Padre” y su afirmación de que Dios “nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos” (1 Ped. 1:2, 3) señalan al propósito final de Dios para su situación. Han de vivir como extranjeros y peregrinos en la Tierra, pues su herencia está “reservada en los cielos para vosotros [...] la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero” (1 Ped. 1:4, 5).

Comentario de la Biblia

I. Elegidos según la presciencia de Dios (Repasa, con tu clase, 1 Ped. 1:1, 2.)

Pedro se dirige a los destinatarios de su primera epístola recordándoles que, aunque son extranjeros en las provincias donde están viviendo actualmente, Dios los ha elegido según su presciencia divina. Han sido puestos aparte por el Espíritu de Dios para un propósito especial: específicamente, para la obediencia y para ser rociados por la sangre de Jesucristo. Esto último parece ser una alusión al establecimiento del pacto mosaico en el que el pueblo juraba su obediencia al Pacto. El Pacto luego era ratificado al rociar la sangre del sacrificio sobre el pueblo (ver Éxo. 24:3-8). Pedro luego expresa a sus lectores un deseo de gracia y paz en medida plena.

Considera: ¿De qué maneras podríamos ser considerados extranjeros en este mundo? (Ver Heb. 11:9, 10, 13-16.) ¿De qué formas demostramos nuestro llamamiento y estatus en nuestro estilo de vida?

II. Renacidos para una esperanza viva (Repasa, con tu clase, 1 Ped. 1:3-9.)

Una vida nueva comienza con una nueva concepción. Esta vida proviene de la misericordia de Dios para con los pecadores no merecedores de ella. El resultado para el creyente es una esperanza viva, que deriva de la resurrección de Jesús mismo de entre los muertos. Esta esperanza se fundamenta en una herencia que está reservada en el cielo para aquellos que están protegidos por el poder de Dios por medio de la fe. Llega a su clímax en una salvación que está preparada para ser revelada en el momento del regreso de Cristo, en el día postrero. Esa esperanza produce gran gozo en el creyente, a pesar de las diversas pruebas que ponen a prueba la fe, y resultará en alabanza, gloria y honor cuando Jesucristo sea revelado. Gozo indescriptible es la experiencia de todos los que obtienen el objetivo de su fe: la salvación de sus almas.

Considera: ¿De qué manera puedo experimentar la esperanza y el gozo de uno que ha nacido de nuevo? ¿Cuáles son las evidencias de esto en mi propia vida?

III. El evangelio proclamado por los profetas (Repasa, con tu clase, 1 Ped. 1:10-12.)

Los profetas del Antiguo Testamento predijeron la gracia que vendría a los lectores de Pedro por el sufrimiento de Jesucristo y por su glorificación subsiguiente, al resucitar y ascender al cielo. Hubieran querido entender mejor estos asuntos ellos mismos, pero se les informó que, en su ministerio profético, no estaban sirviéndose a ellos mismos sino a los creyentes que vendrían después, representados por los lectores de Pedro. Por lo tanto, las buenas nuevas que proclamaron no fueron comprendidas plenamente por los profetas, y ni siquiera por los ángeles. Pero, ahora que Cristo ha venido, el evangelio de la gracia es comprendido, por los lectores de Pedro, más completamente que lo que lo fue alguna vez por los profetas, a pesar del hecho que tenían el Espíritu de Cristo en ellos (1 Ped. 1:11).

Considera: Esta proclamación de la gracia ¿de qué forma se aplica a nosotros, los lectores de Pedro hoy? ¿En qué sentido entendemos que las palabras de Pedro se aplican más a nuestras situaciones actuales que a las de sus días?

IV. El llamado a una vida santa (Repasa, con tu clase, 1 Ped. 1:13-25.)

Los lectores de Pedro han sido rescatados por la sangre preciosa de Jesús de la vana manera de vivir que heredaron de sus ancestros. En vista de eso, Pedro los llama a preparar sus mentes para la acción, siendo completamente sobrios y poniendo sus esperanzas plenamente en la gracia que recibirán cuando Cristo Jesús sea revelado (su segunda venida). Son llamados a ser santos en toda su conducta, pues Dios, quien los llamó, es santo. Deben vivir en plena conciencia del juicio venidero, con el respeto debido al Padre, quien juzga imparcialmente según la obra de cada uno (1 Ped. 1:17). Esta conciencia implica que mostrarán amor mutuo sincero, nacido de un corazón puro, porque han nacido de nuevo por medio de la Palabra de Dios, que vive y permanece para siempre. Elena de White destaca: “Dios nos ha ordenado: ‘Sed santos, porque yo soy santo’; y un apóstol inspirado declara que sin la santidad ‘nadie verá al Señor’ (1 Ped. 1:16; Heb. 12:14). La santidad consiste en concordar con Dios. Por el pecado, la imagen de Dios en el hombre ha sido estropeada y casi borrada; es obra del evangelio restaurar lo que se había perdido; y hemos de cooperar con el agente divino en esta obra” (TI 5:694).

Preguntas para dialogar:

1. A menos que tengamos algo en el futuro por lo cual vivir, ¿qué es lo que motiva nuestro curso de acción en el presente? 2. ¿Qué valor coloca Pedro en la herencia que presenta ante sus lectores? 3. ¿Qué valor coloca Pedro sobre los lectores mismos, basado en el precio pagado por su redención? ¿Qué obligación coloca este precio, a su vez, sobre los lectores de Pedro?

{3: ¡Aplica!}

• Solo para los maestros: Recuerda a la clase las experiencias de otros personajes bíblicos, tales como Abraham, José, David y Daniel, que pasaron por la experiencia de ser extranjeros en tierra extraña y que aprendieron a depender de las promesas de Dios de una herencia que estaba aún en el futuro. Pide a la clase leer juntos Hebreos 11:8 al 10, y 13 al 16, y comenten la actitud que generó fe y esperanza en los patriarcas. Compara con nuestra propia situación, tal como se menciona en Hebreos 11:39 y 40.

Preguntas para reflexionar:

1. ¿Cuál es la esencia del evangelio anunciado por los profetas del Antiguo Testamento y proclamado por el Espíritu Santo? 2. ¿Cuáles son algunas de las maneras en las que somos conscientes del precio pagado para rescatarnos de nuestra vana manera de vivir? ¿Qué diferencia produce este conocimiento en el modo en que vivimos? 3. ¿De qué formas experimentamos diariamente el gozo de nuestra salvación?

Actividad: Toma unos minutos para compartir testimonios con respecto a la esperanza que los miembros de la clase experimentan como resultado de haber hallado el gozo de la salvación en Cristo.

{4: ¡Crea!}

Solo para los maestros: A muchos les resulta difícil saber cómo testificar a otros sobre la esperanza y el gozo de la salvación. Primero, uno debe experimentar esa esperanza y ese gozo de un modo significativo. Puede ser de ayuda practicar compartir entre nosotros antes de intentar hacerlo con extraños. La clase de Escuela Sabática es una oportunidad para practicar hasta que uno se sienta cómodo de saber qué hacer y decir.

Actividad: Provee oportunidades para que los miembros de la clase obtengan experiencia en testificar de su fe al crear una situación de juego de roles en la que los miembros testifican el uno al otro como si fuera a personas de la comunidad. Comienza con los miembros más experimentados, para que sirvan de modelo de modos de testificación; luego, anima a los otros a imitar sus ejemplos hasta que ganen confianza.