CAPÍTULO 2
Dios, la salvación y sus resultados
1 Pedro 1:1 - 2 : 3
Pedro abre su primera epístola de la misma manera que la mayoría de sus contemporáneos: identificando al remitente y al destinatario.1 El remitente es «Pedro, apóstol de Jesucristo» y los destinatarios son «los expatriados de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia» (1 Pedro 1: 1).

Los «expatriados de la dispersión»

Pedro escribe a «los expatriados de la dispersión». Estas palabras nos revelan mucha información sobre las personas a las que escribe. Por ejemplo, la palabra traducida como 'dispersión' es diasporas (una forma del término diáspora). Esta palabra aparece doce veces en la Septuaginta (la versión griega del Antiguo Testamento) para describir a los judíos que estaban esparcidos entre los gentiles2 y en Juan 7: 35 se usa con ese mismo sentido. Por tanto, la manera natural de leer la palabras de Pedro es entender que los destinatarios de su epístola son judíos cristianos. Al fin y al cabo, a Pedro le había sido encomendado «el evangelio de la circuncisión [es decir, los judíos]» y a Pablo el «de la incircuncisión [los gentiles]» (Gálatas 2: 7). Tendría sentido, pues, que escribiera su carta a aquellos judíos que se habían convertido al cristianismo. Asimismo, en 1 Pedro 1: 18; 4: 3, encontramos pruebas irrefutables de que también pudo haber escrito a los gentiles por el hecho de que dichos pasajes resultan más naturales si se dirigen a ellos.

El Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia

Pedro escribe a los creyentes que se encuentran en el Ponto, en Galacia, en Capadocia, en Asia y en Bitinia. El emperador Augusto unió dos países separados, el Ponto y Bitinia, y los convirtió en una única provincia senatorial, un ordenamiento que se remonta a la época de Julio César (muerto en 44 a. C.), quien designó un solo gobernador para ambos países. La demarcación de las provincias senatoriales era más estable que las imperiales, cuyo gobernador estaba designado directamente por el emperador. Como su nombre implica, en las provincias senatoriales el gobernador estaba designado por el senado romano. La provincia de Bitinia y el Ponto se extendía por el mar Negro, en lo que hoy es la costa norte de Turquía.
Capadocia era una provincia imperial romana situada al sur de Bitinia y del Ponto. Por su parte, Galacia era una provincia imperial romana que se extendía por el oeste de Bitinia y, abrazando el sur de esta última, llegaba al sur del Ponto. Los viajes misioneros de Pablo lo levaron a Galacia (Hechos 16: 6; 18: 23) y una de sus epístolas, la última en ser incluida en el canon del Nuevo Testamento, está dirigida a los gálatas. Las provincias romanas de Bitinia, el Ponto, Capadocia y Galacia se encuentran en la región conocida, entonces como ahora, Anatolia o Asia Menor. En la actualidad Anatolia es parte sustancial de la Turquía moderna.

Cómo leer 1 y 2 Pedro

Probablemente sea mejor admitirlo sin restricciones: tanto en 1 Pedro como en 2 Pedro, las oraciones son extremadamente largas. Por ejemplo, 1 Pedro 1: 3-12 es una única y larguísima oración. Cada idioma tiene una forma distinta de expresar las ideas. Algunas lenguas, por ejemplo, requieren oraciones3 cortas para que el lector pueda seguir con facilidad las ideas. Este no es el caso del griego del siglo I d. C. De hecho, en aquella época, para que un texto se considerara de calidad tenía que estar escrito con oraciones largas. En 1 y 2 Pedro el lenguaje emplea oraciones largas, lo que lleva a considerarlo de gran calidad. Incluso en aquellas traducciones que tienden a acortar las oraciones en 1 y 2 Pedro encontramos muchas oraciones de longitud considerable. Ello no quiere decir necesariamente que sean difíciles de leer. En griego, las oraciones largas se dividen en secciones menores que expresan una idea (cláusulas) y la mayoría de ellas son cortas. ¿Qué sucede, en cambio, si esas cláusulas o ideas cortas se vinculan unas con otras para formar un pensamiento más largo? El resultado es parecido a una cascada de ideas que caen en tropel. Leer 1 y 2 Pedro es, pues, leer y entender todas y cada una de esas secciones menores de la oración y combinarlas formando unidades mayores que expresarán el pensamiento completo de una oración.

Silvano

¿Qué papel desempeñó Silvano?4 En 1 Pedro 5: 12 leemos: «Por conducto de Silvano [...] os he escrito brevemente». En el mundo actual de las computadoras y del bolígrafo y el papel es habitual escribir las propias cartas. En cambio, en el primer siglo de nuestra era, la escritura no era tan accesible y se solía contratar a un escriba, el cual era responsable de darle buen estilo al texto enviado. El propio Pablo recurrió a este proceso. Por ejemplo, sabemos que la epístola a los Romanos salió de la pluma de un escriba llamado Tercio (Romanos 16: 22) porque el tal Tercio se identifica a sí mismo e incluye sus propios saludos al final de la carta.
Es posible que Silvano contribuyera a la redacción de la epístola de Pedro y fuera el responsable de la buena calidad del texto griego.5