CAPÍTULO 12
EL MINISTERIO URBANO EN EL TIEMPO DEL FIN
SE NECESITA EQUILIBRIO

Diversas Iglesias Adventistas e instituciones han demostrado un modelo equilibrado de ministerio urbano: (1) comunidades eclesiásticas mi-sionales, (2) centros de influencia, (3) grupos pequeños, (4) ministerio de plantación de iglesias y (5) desarrollo de líderes. 1 Los siguientes son dos ejemplos...y necesitamos muchos, muchos más.

CENTRO EVANGELIZADOR JOONG-ANG DE SEÚL

El Centro Evangelizador Joong-ang de Seúl es una iglesia urbana en el dis-trito comercial de Seúl, Corea del Sur. Hace años, cuando el pastor Kim, Dae Sung era el pastor de esta congregación adventista, captó una idea en los escritos de Elena de White: la de tener un restaurante vegetariano en el ve-cindario de su iglesia. Antes de avanzar, eligió entrevistar a líderes comunita-rios en su territorio para determinar cómo se sentían ellos acerca de si esta idea atendería una necesidad real, y si así fuera, si ellos la apoyarían.
El pastor Kim, Dae Sung visitó los comercios alrededor de la iglesia y ex-plicó su idea, pidiéndoles su opinión. De estas entrevistas obtuvo promesas de apoyo y de dinero para comenzar su restaurante, porque ellos indicaron que atendería una necesidad real. El vecindario tenía muchos budistas, y necesitaban un buen restaurante vegetariano para que sus empleados tuvie-ran un lugar para almorzar. El templo budista del otro lado de la calle tam-bién quería el restaurante, y prometieron su apoyo y donaron dinero.
Los miembros del Centro Evangelizador Joong-ang de Seúl comenzó el restaurante vegetariano en el edificio de su iglesia en 2002. Realmente lo llamaron un “Club Vegetariano”. Los clientes pagaban por adelantado, como si fuera una cuota. Este “centro de influencia’’ 2 está abierto de lunes a vier-nes, y una meta permanente es la de proveer continuamente una oportuni-dad para la iglesia de conectarse con su comunidad. Doscientas personas comen cada día en el Club Vegetariano. La iglesia usa el ingreso del club para apoyar al vecindario, que hace que los clientes estén muy contentos. Además de buena comida, recursos amplios para la salud (física, mental, espiritual) tales como libros y alimentos saludables están disponibles para que los compren los clientes. Varias personas han aceptado a Jesús y se unie-ron a la iglesia, por la gracia de Dios, todo por causa de este ministerio del restaurante.
Por medio del Club Vegetariano la iglesia ha demostrado el proceso del cultivo del evangelio: preparar el terreno, plantar las semillas y cultivar lo sembrado. La parte de la cosecha está especialmente ilustrada en otro minis-terio basado en la comunidad del Centro Evangelizador Joong-ang: su minis-terio a los ancianos.
Un estudio de esta parte de la ciudad mostró que la iglesia estaba ubicada cerca de un centro distribuidor de buses y trenes. Como los ancianos tienen pase libre en el trasporte público, muchos ancianos pasan frente a la iglesia. La iglesia respondió a esta realidad y comenzó un ministerio para los ancianos.
La iglesia tiene dos cultos de adoración separados: uno para los ancianos (en la planta baja), con unos 300 asistentes, y otro para los miembros de igle-sia (arriba), con unos 300 asistentes. Un pastor asociado de la iglesia está a cargo de la congregación de los de la tercera edad.
Los sábados, el ministerio para los ancianos es así: Durante la hora de la Escuela Sabática se presenta un programa genérico, que suele ser un video educativo sobre salud. El culto de adoración es de las 10:00 a las 11:00. De las 11:00 a las 11:30 se ofrecen cuatro diferentes clases de actividades: (1) estu-dio de la Biblia, (2) hora de cantar (música evangélica), (3) clases de inglés y (4) clase de salud. Luego los ancianos gozan de un delicioso almuerzo en el restaurante vegetariano. Además, el primer sábado de cada mes hay servi-cios médicos gratuitos (entrevistas con un médico y cosas así), tratamientos orientales gratuitos, o servicios de belleza (cortes de cabello gratuitos, etc.). El tercer sábado de cada mes la iglesia provee de alguien que pone inyec-ciones gratuitamente.
Dos veces por año la iglesia realiza reuniones de cosecha para quienes ministran. Las reuniones se tienen después del almuerzo cuatro sábados se-guidos durante el tiempo de cosecha, y un bautismo el quinto sábado. Hay un promedio de 90 bautismos por año en el Centro Evangelizador Joong-ang de Seúl; aproximadamente 80 de los ellos provienen del grupo de la tercera edad. La congregación creciente para los ancianos continúa el discipulado a los ancianos que fueron bautizados, y ellos tienen una clase permanente de estudio de la Biblia para miembros nuevos.

CENTROS DE INFLUENCIA

El Centro Evangelizador Joong-ang de Seúl es un ejemplo de centro de in-fluencia. Hace más de 100 años Elena de White dijo a los líderes de la iglesia que la iglesia había descuidado las ciudades. Ella reconoció que había cier-tas clases de personas que no pueden alcanzarse con reuniones públicas. Por ello aconsejaba “la necesidad de establecer instituciones pequeñas en las ciudades, que sirvan como centros de influencia”. 3 Los centros de influencia son centros de ministerio holístico, los cuales conectan a los miembros de iglesia con sus comunidades y los hacen “colocarse donde se relacionarán directamente con aquellos que necesitan ayuda. 4 “Mediante las relaciones sociales, el cristianismo se pone en contacto con el mundo”. 5 Estos centros facilitan ese contacto vital.
Los centros de influencia tienen la característica de poseer una amplia va-riedad de actividades tales como educación del estilo de vida, salas de tra-tamientos, librerías, salas de lectura, restaurantes vegetarianos, ministerio de las publicaciones, conferencias, grupos pequeños, instrucción sobre cómo preparar alimentos saludables, y más. 6 Las actividades de cada centro varían dependiendo de una evaluación exacta de las necesidades de la comunidad local.
La Oficina de Misiones Adventistas de la Asociación General le ha dado un nombre moderno a este concepto de los centros de influencia: Centros de Vida y Esperanza. Como se nota en la historia de Seúl, los centros de influen-cia, o Centros de Vida y Esperanza, son plataformas sobre las cuales se puede seguir el método de ministerio de Cristo. Los Centros de Vida y Esperanza pueden aparecer en muchos lugares, tales como una iglesia local, un edificio alquilado o un centro comunitario. Deben ser el resultado de un trabajo en equipo entre personal adventista, departamentos, servicios e instituciones. Los Centros de Vida y Esperanza pueden ofrecer diversas contribuciones a la comunidad de tu iglesia: (1) educar/equipar/actuar como mentores, con seminarios sobre salud, familia, finanzas, pequeñas empresas, tecnología, lecciones de música, lenguas, etc.; (2) proveer actividades: buenas condi-ciones físicas, el cuidado de mascotas, controles de salud, huertas comunita-rias, atención después de clases, reuniones basadas en aficiones; (3) eventos tales como conciertos comunitarios, ferias/exposiciones de salud, prepara-ción/coordinación para desastres, ferias internacionales de comidas, etc.; (4) negocios se pueden enfocar hacia la misión en la forma de restaurantes vege-tarianos, centros de preparación física (gimnasios), comercios para comprar con economía, comercios especializados, clínicas, cuidado diurno; (5) una plataforma para diversos servicios comunitarios: banco de alimentos, distri-bución de ropa, limpieza de parques, educación/alfabetización para adultos, tutores. Algunos servicios comunitarios pueden ser generados por el centro; otros pueden ser operados por otras organizaciones, y los centros pueden contribuir o unirse a ellos.
Una cualidad clave de los Centros de Vida y Esperanza es su sustentabili-dad. Los organizadores deben hacer planes para mantener interacción continua con la comunidad con un servicio cristiano útil y extensión evangeliza-dora, en vez de caer en actividades esporádicas. 7
A menudo surgen grupos de estudio de la Biblia en los centros de influen-cia (Centros de Vida y Esperanza), porque cuando los que reciben el amor y la preocupación de otros, ayuda y sanación, a menudo desean encontrarse con el Sanador. En la ciudad de Jakarta, Indonesia, los centros de influencia -comercios de venta de productos saludables en la ciudad, y puestos en las áreas rurales- han llevado a sus clientes sanidad física, mental, social y espiri-tual. Estos centros han presentado claramente al Sanador a quienes ellos han servido.

CENTRO CHINO DE MINISTERIO –
COMERCIO DE ALIMENTOS SALUDABLES – CLUB SEHAT

Muchos budistas chinos en Indonesia se convirtieron al cristianismo en 1997 durante una crisis financiera que golpeó al sudeste de Asia. En 2003 el Centro Chino de Ministerio en Jakarta (CCM) surgió ante la necesidad de ministrar a este grupo minoritario. 8
El CCM usa la evangelización de la salud como método principal de al-canzar a su comunidad, y alcanza con eficacia a la gente de la clase media superior. El Club Sehat del CCM, una cadena de almacenes de alimentos saludables en Jakarta, es bien conocido por los habitantes de Jakarta como un lugar para comprar alimentos sanos y para aprender acerca de un estilo de vida saludable. En 2014 había cuatro almacenes del Club Sehat, y tres iglesias en Jakarta surgieron a raíz de estos comercios. También hay una igle-sia en Surabaya, Java Oriental. Al escribir esto se comenzaba otra iglesia en las afueras de Jakarta. Todas estas iglesias fueron plantadas como resultado directo de la evangelización de la salud centrado en Cristo y facilitado por el CCM. Además, grupos de estudio de la Biblia desempeñaron un papel impor-tante en la formación y el fortalecimiento de esas iglesias.
El CCM también tiene un puesto de avanzada en la región montañosa fue-ra de Jakarta. Tres veces por año el CCM dirige un campamento de salud y retiro de salud NEWSTART con los ocho remedios naturales. 9 Diversos seminarios sobre salud y clases de cocina se realizan también en este puesto. Aquí los habitantes de las ciudades reciben no sólo ayuda para su vida física, sino también para su vida espiritual.
Actualmente se está desarrollando, fuera de Jakarta, un centro de estilo de vida con internación llamado “Manantial de Agua Viva”; también servirá como un centro comunitario. Mientras viven allí, los participantes tomarán el programa NEWSTART (los ocho remedios naturales). El Manantial de Agua Viva también incluirá un centro de adiestramiento para evangelismo, un centro de medios audiovisuales y una granja orgánica.
El CCM tiene tres programas de radio que enfatizan temas de salud y espi-rituales, así como programas de salud en televisión, los cuales apuntan espe-cialmente a la ciudad. Estos medios atraen gente a los cuatro almacenes de alimentos sanos. Indonesia está recibiendo realmente un impacto con el evangelio por medio de estos centros de influencia.

CENTROS DE AVANZADA

El modelo del centro de avanzada, tal como lo ejemplifican los almacenes de alimentos saludables en la ciudad de Jakarta, y el centro de retiros en las montañas cerca de Jakarta, se presentan repetidamente en los escritos de Elena de White. Un ejemplo es el siguiente: “El Señor nos ha indicado repeti-damente que debemos trabajar en las ciudades desde puestos de avanzada ubicados fuera de ellas. En esas ciudades debemos tener casas de culto, co-mo monumentos de Dios, pero las instituciones destinadas a la publicación de la verdad, a la curación de los enfermos y a la preparación de los obreros deben establecerse fuera de las ciudades”. 10 Aquí es claro que la Sra. de White enfatizaba el modelo de puestos de avanzada para las instituciones, pero no en relación con las iglesias locales. A veces ella también favoreció que deberían establecerse escuelas en las ciudades para los niños que no podían asistir a las escuelas que están fuera de las ciudades. Típico de su enfoque equilibrado al tratar los problemas, ella escribió sobre el tema tanto en términos de lo ideal como de lo práctico. 11
Han surgido varios puestos de avanzada a lo largo de los años, como mi nisterios educativos y de salud que apoyan a la iglesia. Campeones de este estilo de ministerio, tales como John Tindall y Wilmont Frazee, han abierto el camino. Centros de Avanzada Internacional (CAI) establece una red y fo-menta ministerios que apoyan a la iglesia alrededor del mundo. Esta exten-sión evangelizadora es dirigida mayormente por laicos, y junto con algunos puestos de avanzada denominacionales complementan a la Iglesia Adventista organizada.

VIÑETAS HISTÓRICAS DE TRABAJO URBANO
EN LA IGLESIA ADVENTISTA


Misiones adventistas urbanas originales. Además de un fuerte énfasis en el modelo de puestos de avanzada, la Iglesia Adventista estableció misiones urbanas. Las misiones urbanas originales se establecieron de 1883 a 1893. Un informe a la Asociación General de las misiones urbanas en 1886 indicaba 36 misiones urbanas, en las que participaban 102 obreros denominacionales y 224 personas laicas.
Obra médico misionera urbana. Desde 1897 a 1904 hubo un énfasis sobre la obra social y de salud en las ciudades, junto con obreros bíblicos y evan-gelistas. Un famoso ejemplo de una misión urbana grande y bien establecida durante ese tiempo estuvo a cargo del Dr. John H. Kellogg en Chicago. 12
Elena de White apoyó esta misión al comienzo. Sin embargo, a medida que la Misión Urbana en Chicago progresaba, Elena de White le escribió al Dr. Kellogg aconsejándole con firmeza: la misión estaba evitando delibera-damente señalar a sus clientes a Jesús. 13 Elena de White también se refirió a la obra del Ejército de Salvación en su consejo a Kellogg. Ella dijo: “El Señor ha delineado la forma cómo hemos de trabajar. Como pueblo no debemos imitar y adaptarnos a los métodos del Ejército de Salvación. Esta no es la obra que el Señor nos ha asignado... Pero el Señor claramente ha señalado cuál debe ser la obra que los Adventistas del Séptimo Día han de hacer. De-ben llevarse a cabo reuniones campestres y en carpa. La verdad para este tiempo necesita ser proclamada. Hay que dar un testimonio firme”. 14
Algunos han usado la declaración anterior acerca de los métodos del Ejército de Salvación como una razón para no ayudar a los pobres mediante el ministerio social. ¿Cuáles eran los “métodos”? En 1894, en un artículo en Signs of the Times [Señales de los Tiempos], Elena de White explicó sus mé-todos: “Necesitamos estudiar métodos para predicar el evangelio a los po-bres, los oprimidos y los degradados de la humanidad. Pero que ninguno piense que Dios aprobará un método que requiera que un hombre actúe como un payaso, o como un hombre que ha perdido el juicio. Métodos co-mo éstos son totalmente innecesarios e inapropiados.
“Entre los obreros del Ejército de Salvación se han usado métodos como és-tos; pero es más necesario que ellos estudien y prediquen la Palabra que ac-tuar de una manera sensacional con el fin de atraer la atención de la gente”. 15
El mismo artículo enfatiza también la necesidad de que todos los cristia-nos ayuden a los pobres. Aquí vemos que no podemos meramente saltar a conclusiones por una declaración aislada, sino que debemos considerar lo que dicen la Biblia y Elena de White en otras partes acerca del mismo pro-blema. 16
La misión de los Haskell a la ciudad de Nueva York. De 1900 a 1902 Step-hen y Hetty Haskell vivieron en la ciudad de Nueva York y dirigieron allí una misión. Incluían programas médicos, así como dar énfasis al evangelismo personal y la testificación. 17 Los Haskell demostraron que hay momentos cuando es apropiado que familias trabajen desde dentro de la ciudad. 18 Elena de White asignó mucha importancia a la obra en Nueva York. Ella dijo que había de ser “un símbolo de la obra que el Señor desea que se lleve a cabo en el mundo”. 19 ¿Qué apariencia tiene el “símbolo”? Los Haskell lo demostraron, y así lo hacen todos los que siguen el método holístico del mi-nisterio de Cristo.

MANDATO Y DESAFÍO DEL MINISTERIO URBANO


En este tiempo del fin, las ciudades constituyen la mayor parte de la mi-sión no cumplida de la iglesia. La Iglesia Adventista del Séptimo Día ha sido más fuerte en las áreas rurales y las islas. 20 No obstante, en un estudio de 107 artículos de periódicos escritos por Elena de White, 24 daban instrucción sobre mudar las instituciones fuera de las ciudades o establecerlas allí. Pero el 75% restante daba instrucciones para mudarse a las ciudades para alcanzar las ciudades. 21
Para algunos, el ministerio urbano intenso podría parecer abrumador. En las ciudades encontramos que muchos de los miembros de iglesia viven en comunidades distantes de la iglesia. Las presiones para ganarse la vida financieramente hacen más difícil conseguir voluntarios que inviertan tiempo y esfuerzo más allá de participar en la adoración sabática y tal vez la reunión de oración. Una cultura individualista prevalece en los centros urbanos. Sin apretujarse, hay problemas de seguridad personal que aíslan aún más a la gente entre sí. Además, por causa de la reputación de las ciu-dades, muchas personas no quieren servir en tal ambiente. Hay preocupa-ción de que “podamos proteger a nuestros hijos y a nosotros mismos de la influencia contaminadora y desmoralizadora que tanto prevalece en esos lugares”. 22
Las ciudades contienen muchas culturas, grupos étnicos, idiomas, religio-nes y necesidades; esto hace que sea necesario usar diferentes enfoques para alcanzar las áreas urbanas con el evangelio. No debemos pensar que una ciudad es una unidad homogénea. Las ciudades, por naturaleza, están com-puestas de docenas o centenares de subcomunidades, cada una con su por-tero (dirigentes influyentes que toman sobre sí la protección de la identidad del vecindario). Si los miembros de iglesias no hacen esfuerzos para conec-tarse con estas subcomunidades, serán considerados “de afuera”. Ser consi-derado uno “de afuera” generalmente hace más difícil o imposible que la iglesia tenga un impacto transformador sobre la comunidad. Esta realidad y otras pueden producir temor en el corazón y la mente de los llamados a plan-tar ministerios en centros urbanos.
La fobia urbana no es nueva. La Biblia, un Libro urbano, 23 muestra que miles de años atrás las ciudades producían miedo y malestar en el corazón de ciertas personas que eran llamadas para interactuar con las ciudades. La historia de los espías enviados por Moisés (Números 13:17-33) y de Dios que envió a Jonás a Nínive (Jonás 1 al 4) son ejemplos de temores y desdén por las ciudades bíblicamente registrados.
Hoy no desesperemos. Servimos a un Dios con un plan, ¡y la batalla es de él! Pero la elección es nuestra: ¿Nos acercaremos a las ciudades como lo hizo Jonás, quien valoró la comodidad de su enredadera que le daba sombra más que la postergación misericordiosa de Dios por las masas arrepentidas de Nínive? ¿O reflejaremos el corazón de Dios por las ciudades, y nos pregunta-remos: ¿No debería yo estar preocupado acerca de esa gran ciudad? (ver Jonás 4:11). ¿Qué se necesitará para que quienes estamos fuera de las ciudades valoremos la gracia de Dios al enviarnos a nosotros a ellas, por sobre la co-modidad de la sombra de nuestro compañerismo?

PASO DE ACCIÓN
Aún si no vives en una ciudad, adopta una ciudad en tu región, y haz planes con tu iglesia para encontrar la manera de conectarte con los “porteros” (líderes) de una de las subcomunidades de la ciudad, de modo que puedas atender una necesidad definida allí.



1 Adaptado de Gerson Santos.
2 Para un ejemplo del consejo de Elena de White sobre los centros de influencia, ver Elena de White, Testimonios para la iglesia, tomo 7, pp. 109-114; El ministerio médico, p. 437.
3 White, Testimonios para la iglesia, tomo 7, p. 114.
4 White, Testimonios para la iglesia, tomo 8, p. 83.
5 White, El Deseado de todas las gentes, p. 127.
6 Por ejemplo, a fines del siglo XIX, Elena de White estaba entusiasmada acerca de las Iglesias Adventistas de San Francisco y Oakland porque estaban proveyendo una gran variedad de servicios a los vecindarios que rodeaban sus iglesias. Ella las llamó, a estas dos iglesias, las “dos colmenas”. Eran centros de influencia mediante muchas actividades diferentes. Ver White, The Advent Review and Sabbath Herald, 5 de julio de 1906.
7 Información provista por Gary Krause y la Oficina de Misiones Adventistas de la Asociación General.
8 Datos recuperados el 31 de enero de 2015, de http://www.outpostscenters.org/ministry/cmc-jakarta.
9 NEWSTART representa las iniciales (en inglés) de Nutrición, Ejercicio, Agua, Luz del sol, Temperancia, Aire puro, Descanso y Confianza (Esperanza) en el poder divino. Para más información acerca de los programas NEWSTART vaya al sitio http://newstart.com/.
10 White, De la ciudad al campo, p. 30 (también está en Mensajes selectos, tomo 2, p. 411).

11 George R. Knight, “Another Look at City Mission”, Adventist Review, 6 de diciembre de 2001, p. 27.
12 Monte Sahlin, Mission in Metropolis: The Adventist Movement in an Urban World (Lincoln, Neb.: Center for Creative Ministry, 2007), p. 8.
13 Para mayor información sobre este tema, ver Richard W Schwarz, John Harvey Kellogg, M.D, (Nashville, Tenn.: Southern Publishing Association, 1970), p. 170ss.
14 White, Testimonios para la iglesia, tomo 8, p. 197.
15 White, “The Missionary’s Pattern”, Signs of the Times, 19 de marzo de 1894 (la cursiva fue añadida).
16 Por ejemplo, considera los esquemas generales del ministerio de Jesús tal como los describen las Escrituras; en El Deseado de todas las gentes, p. 592, y en muchos otros escritos de Elena de White.
17 Sahlin, p. 9.
18 Ver Elena de White, Servicio cristiano, p. 225.
19 White, El evangelismo, p. 282.
20 Oficina de Misiones Adventistas.
21 Sahlin, p. 16.
22 White, De la ciudad al campo, p. 30.
23 Bruce Moyer, exprofesor de Misiones en la Universidad Andrews, señala que la Biblia es un Libro urbano, que menciona 119 ciudades y que concluye con “la Santa Ciudad” (Apocalipsis 21:2)