UN DIOS PERSONAL.-
El gran poder que obra por la naturaleza y sostiene todas las cosas, no es, como lo representan algunos hombres de ciencia, simplemente un principio que lo compenetra todo, una energía que actúa. Dios es espíritu; sin embargo, es un Ser personal, pues el hombre fue hecho a su imagen.

LA NATURALEZA NO ES DIOS.-
La obra de Dios en la naturaleza no es Dios mismo en la naturaleza. Las cosas de la naturaleza son una expresión del carácter de Dios; por ellas podemos comprender su amor, su poder, y su gloria; pero no hemos de considerar a la naturaleza como Dios. La habilidad artística de los seres humanos produce obras muy hermosas, cosas que deleitan el ojo, y estas cosas nos dan cierta idea del que las diseñó; pero la cosa hecha no es el hombre. No es la obra, sino el artífice el que debe ser tenido por digno de honra.
De igual manera, aunque la naturaleza es una expresión del pensamiento de Dios, ella no es lo que debe ser ensalzado, sino el Dios de la naturaleza.
"Les diréis así: Los dioses que no hicieron los cielos ni la tierra, desaparezcan de la tierra y de debajo de los cielos." "No es así la porción de Jacob; porque él es el Hacedor de todo, e Israel es la vara de su heredad; Jehová de los ejércitos es su nombre". "El que hizo la tierra con su poder, el que puso en orden el mundo con su saber, y extendió los cielos con su sabiduría" (Jeremías 10:11, 16, 12).
"Buscad al que hace las Pléyades y el Orión, y vuelve las (276)  tinieblas en mañana, y hace oscurecer el día como noche; el que llama a las aguas del mar, y las derrama sobre la faz de la tierra; Jehová es su nombre..." (Amós 5:8).

 

UN DIOS PERSONAL CREÓ AL HOMBRE.-
En la creación del hombre se manifestó la intervención de un Dios personal. Cuando hizo al hombre a  su imagen, el cuerpo humano era perfecto en todos sus detalles, pero sin vida. Entonces ese Dios personal, existente de por sí, sopló en ese cuerpo el aliento de vida, y el hombre llegó a ser un ser vivo e inteligente que respiraba. Todas las partes del organismo humano entraron en acción. El corazón, las arterias, las venas, la lengua, las manos, los pies, los sentidos, las percepciones de la mente, todo inició su funcionamiento y todo fue puesto bajo ley. El hombre llegó a ser un alma viviente. Por Jesucristo un Dios personal creó al hombre y lo dotó de inteligencia y poder. Nuestra sustancia no le era oculta cuando fuimos hechos en secreto. Sus ojos vieron nuestra sustancia, aunque imperfecta, y en su libro todos nuestros miembros fueron escritos, aun cuando no existía ninguno de ellos.
Dios quiso que el hombre, por sobre todos los seres de orden inferior, como obra  culminante de su creación expresara su pensamiento y revelase su gloria. Pero el hombre no ha de exaltarse como Dios.
"Cantad alegres a Dios, habitantes  de toda la tierra. Servid a Jehová con alegría; Venid ante su presencia con regocijo. Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado. Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; (277) Alabadle, bendecid su nombre"  (Salmo 100:1-4). "Exaltad a Jehová nuestro Dios, y postraos ante su santo monte,
Porque Jehová nuestro Dios es santo" (Salmo 99:9).

DIOS REVELADO EN CRISTO.-
Como ser personal, Dios se ha revelado en su Hijo. Jesús, el resplandor de la gloria del Padre, "y la imagen misma de su sustancia" (Hebreos 1:3), vino a esta tierra en forma de hombre. Como Salvador personal, vino al mundo. Como Salvador personal, ascendió al cielo. Como Salvador personal, intercede en los atrios celestiales. Ante el trono de Dios ministra en nuestro favor como "uno semejante al Hijo  del Hombre" (Apocalipsis 1:13).