Lección 11 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: Luc. 6:12, 13

"En aquellos días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios. Y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles" (

Enseña a tu clase a:

  1. Saber que la influencia de Cristo como persona estuvo directamente relacionada con cuánto sus discípulos abrazaron e interiorizaron los valores del Reino de Dios.
  2. Sentir el anhelo de ser efectivo en el cumplimiento de la misión para Cristo, desarrollando intencionalmente características cristianas en otros.
  3. Hacer: Actuar como mentor de cuatro o cinco personas que desean ser discípulos, a fin de edificar el Reino de Dios.

Bosquejo de la lección:

      1. Saber: El ministerio de Cristo en la Tierra fue hecho más efec­tivo por aquellos que él eligió como sus discípulos.
        • ¿Qué características buscó Jesús, cuando se rodeó de aquellos que lo ayudarían en su misión?
        • Aunque a veces es más fácil decir "Lo haré yo mismo", ¿por qué es importante dar a otros la oportunidad de servir como discípulos?

        Sentir: Cristo siempre estuvo buscando personas que estuvie­ran abiertas a ser sus discípulos.

        1. ¿Qué sabía Jesús sobre los discípulos, que los hacía buenos candidatos para dirigir su iglesia después de que él volviera al cielo?
        2. ¿Por qué no eligió discípulos que tuviesen educación formal y gran cul­tura?

        Hacer: Dios nos llamó a hacer discípulos, así como a ser discípulos.

        1. Siendo un mentor, ¿qué ves como el mayor impedimento para hacer discípulos?
        2. ¿Qué has aprendido de los discípulos que fueron tus mentores?

         

        Resumen: Nadie es indispensable; cuando no estemos más, alguien tomará nuestro lugar. Jesús dejó a sus discípulos. ¿A quién estamos adiestrando, con el fin de ayudar a terminar la obra?


        Ciclo de aprendizaje

        Texto destacado: Lucas 6:12, 13
        Concepto clave para el crecimiento espiritual: Así como Jesús llamó a sus primeros discípulos basado sobre factores que servirían para su Reino, todavía ordena dirigentes que edificarán su iglesia.


        { 1: ¡Motiva!}

      2. Solo para los maestros: Tú eres un ejemplo viviente de los principios que analizaremos en esta lección. En algún momento, reconociste en ti el talento para enseñar. Quizás hayas tenido este don hace años o puede haberte llegado como una sorpresa. No importa; aquí estás, preparándote para enseñar la lección de esta semana.

        Por eso, esta es tu tarea: durante esta semana, ayudar a los miembros de tu clase a comprender que ellos también tienen dones que los capacitan para actuar como directivos en algún nivel, en tu congregación.


        Actividad/diálogo inicial: Pregunta a cada miembro de la clase:

        1. Como niño, ¿qué esperabas hacer para ganarte la vida?
        2. Al crecer, fuiste a la escuela y pensaste en una carrera futura. ¿Cuáles consideraste?
        3. ¿Qué estudiaste? ¿Cómo se relaciona esto con lo que haces ahora?
        4. Ahora que ya tienes experiencia en lo que haces, ¿ves un cambio de carrera en tu futuro? Si es así, ¿hacia dónde?

        { 2: ¡Explora!}

        1. Solo para los maestros: ¿Hay diferencias entre Jesús cuando llamó a los doce discípulos y la comisión de nombramientos de tu iglesia, cuando elige personas para ocupar diferentes cargos, o no?

        Para cuando Jesús eligió a los Doce, él conocía bastante bien sus puntos fuertes y débiles, así como sus personalidades y su carácter. Si no conocemos tan bien a nuestros demás feligreses, deberíamos hacerlo; después de todo, la gente tendría que dedicarse a tareas que sean adecuadas para ella. Como dicen acerca de las carreras: " Encuentra algo que te guste hacer, y no trabajarás ni un día de tu vida".



        Comentario de la Biblia

        I. Él eligió a Doce (Repasa, con tu clase, Luc. 612-16.)

        Antes de que Jesús eligiera a los Doce que lo acompañarían la mayor parte del tiempo en su ministerio terrenal, pasó la noche en oración.
        Sabemos a quiénes eligió, pero no sabemos por qué los eligió. ¿Eran ellos los mejores candidatos disponibles? Con el beneficio de poder mirar hacia atrás, sabemos que algunos de ellos llevaron consigo, para cumplir su rol como apóstoles, rasgos de personalidad menos que positivos. ¿Y por qué no? Muy pocos de nosotros tenemos personalidades sin mancha.
        Lo que vale la pena mencionar es una definición de la palabra apóstol. Apóstol es una palabra técnica. Significa, literalmente, "Uno que es enviado". Por lo tanto, los nombrados como apóstoles tenían toda la autoridad de aquel que los envió; de aquel a quien ellos representaban. En un ambiente secular, significaba alguien que podía ir al mercado, comprar algo y firmar con el nombre de su amo o patrón. La firma del apóstol era tan buena como la de su Maestro.

        1. otra cosa: el apostolado era efectivo solo para esa generación. En otras palabras, Jesús podía hacer de Pedro un apóstol, pero Pedro no podía nombrar apóstol de Jesús a otra persona. Técnicamente, el título "apóstol de Jesucristo" no podía ser transferido, ni ir más allá de los primeros doce apóstoles (con la excepción de Matías, en Hech. 1).

        Considera: Algunos de los discípulos -Pedro, Juan, Santiago, Tomás, An­drés, Mateo- son bastante conocidos para nosotros. A otros, como Simón el Zelote, Bartolomé y Santiago hijo de Alfeo, los conocemos solo por nombre. No obstante, Jesús los llamó a unirse con él, como sus apóstoles, por algu­na razón. Esto muestra que no todos los seguidores de Cristo necesitan ser populares. Santiago y Juan fueron conocidos como "hijos del trueno" (Mar. 3:17). A Tomás se lo recuerda como el que dudaba (Juan 20:27). Si alguien fuera a describirte en una o dos palabras, ¿cuáles serían?

        II. Guiados por el Espíritu Santo (Repasa, con tu clase, Juan 16:5-15.)

        Cuando Jesús dejó a sus discípulos y retornó al cielo, les otorgó algo suma­mente valioso: el Espíritu Santo. Jesús admitió que él no tendría tiempo para decirles todas las cosas que ellos necesitarían saber, pero que "cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad" (Juan 16:13).
        Al proporcionarles el Espíritu Santo, Jesús estaba permitiendo que su obra se expandiera en forma exponencial. Sus apóstoles, guiados por el Espíritu Santo, podrían llevar su mensaje a doce veces más lugares de lo que él podía hacerlo.

        Ydesde entonces, los seguidores de Cristo han hecho mucho para el Reino de Dios, al mantenerse abiertos a la influencia del Espíritu Santo y establecer nuevas fronteras para Cristo. A lo largo de dos mil años de historia, Dios ha usado a incontables personas consagradas, con una amplia variedad de dones.

        Considera: Cristo dijo que el Espíritu Santo guiaría a sus seguidores a "toda la verdad" (vers. 13). ¿Significa eso que los discípulos todavía tenían nuevas verdades que aprender? ¿Y nosotros?


        III. Una iglesia llena de gracia (Repasa, con tu clase, Hech. 4:32, 33.)


        A veces, señalamos a los miles que fueron bautizados en Pentecostés como una prueba de que la iglesia cristiana primitiva fue bendecida con el Es­píritu Santo. Pero, eso es como ir a una reunión campestre o un congreso, ser bendecido por las mejores músicas y predicaciones, y esperar que lo mismo suceda al volver a la iglesia local.
        Sí, el Espíritu Santo descendió sobre los discípulos como un viento recio en Pentecostés; y, además, hubo señales del poder del Espíritu Santo. Sin embargo, el verdadero poder del Espíritu Santo se demuestra cuando, sema­na tras semana, mes tras mes, año tras año, los miembros de la iglesia local usan sus dones espirituales para dar "testimonio de la resurrección del Señor Jesús" (Hech. 4:33).
        El ministerio del Espíritu Santo en la iglesia local no solo ayuda a los miem­bros a identificar y comprender sus dones espirituales, sino también los man­tiene motivados y animados mientras usan estos talentos.
        Considera: Algunas personas están tan preocupadas con la "lluvia tardía" (Joel 2:23) que no reconocen el movimiento del Espíritu en miles de congrega­ciones alrededor del mundo. Cuando la iglesia se transforma en santuario para los que están golpeados por las tragedias y los problemas de la vida, es una evidencia tangible de que el Espíritu Santo está activo, porque una "abundante gracia" (Hech. 4:33) está con todos ellos.


        Preguntas para dialogar:

        1. Tú conoces a los dirigentes de tu congregación. ¿A cuáles admiras más?
        2. ¿Quién más, en tu congregación local, muestra señales de alguna clase de liderazgo espiritual? ¿Cuáles son esos indicios? ¿Qué estás haciendo con respecto a ello? ¿Qué hace tu iglesia local, para ayudar a sus miembros a iden­tificar sus dones espirituales?

        { 3: ¡Aplica!}


        • Solo para los maestros: Este no es sencillamente un ejercicio teórico. Cada año (y a veces, más a menudo), la gente en tu congregación busca personas calificadas para ocupar este cargo o aquel. ¿De qué forma esta lección ayudaría en ese proceso en el futuro?
        Aplicación a la vida: Estás comenzando una iglesia desde cero. Tienes que asegurarte de que las cosas se hagan bien.
        Primero, identifica aquello que la iglesia debería hacer (no olvides la predi­cación, la testificación, los ministerios de los niños, los pobres, los ancianos, etc.). Segundo, decide quién hará estas tareas. Tercero, describe el proceso por el cual el Espíritu Santo pone a la persona apropiada, con los dones y los talentos necesarios para su función.
        ¿Cuánto del proceso es guiado por la experiencia de los primeros cristia­nos? ¿Cuánto del proceso está coloreado por la forma en que tu congregación siempre hizo las cosas en el pasado?


        { 4: ¡Crea!}

        • Solo para los maestros: Es tiempo de ver de qué modo la visión que tiene la iglesia y sus ministerios se traduce al ambiente del siglo I.
        Actividad: Jesucristo preside la comisión de nombramientos
        Escribe en un papel grande o una pizarra esta muestra de cargos de una comisión de nombramientos típica; si no es posible hacer esto, lee la lista y luego analicen las preguntas que le siguen:

        1. Ancianos
        2. Secretario
        3. Tesorero
        4. Director de Comunicación
        5. Diáconos/diaconisas
        6. Coordinador de Actividades Sociales
        7. Líder de Educación
        8. Director de Ministerios Personales
        9. Director de Ministerios de la Familia, de salud, etc.
        10. Coordinador de Administración de Riesgos
        11. Director de Escuela Sabática
        12. Secretario de Escuela Sabática
        13. Coordinador de Escuela Sabática de Niños

        Preguntas:

        1. ¿Cuán esencial es una lista como esta para la misión de nuestra iglesia?
        2. Una nómina como esta, ¿fortalece o estorba la misión de la iglesia?
        3. ¿Qué haría Jesús con una lista como esta? ¿Qué añadiría? ¿Qué elimi­naría?