REFORMA: CONSECUENCIA DEL REAVIVAMIENTO