OBEDIENCIA: EL FRUTO DEL REAVIVAMIENTO