LA PALABRA: EL FUNDA­MENTO DEL REAVIVAMIENTO