Lección 10 Para el 8 de junio de 2013

LAS PRIMERAS COSAS PRIMERO (HAGEO)

Sábado 1 de junio

Audio Lección     - - Descargar   Comentario EGW

____________________________________________________________________________________________________________________________
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Hageo 1 ( CB ) ; Juan 2:19 ( CB ) ; Esdras 3:1-6 ( CB ) ; Mat. 1:23 ( CB ); 12:6 ( CB ); Hageo 2 ( CB ); Lucas 24:13-27 ( CB ) .

PARA MEMORIZAR:
"Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos" (Hag. 2:8).

PENSAMIENTO CLAVE: El mensaje de Hageo es sencillo: ¿Cuáles son nuestras prioridades y por qué es tan importante que sean las correctas?

EL LIBRO DE HAGEO, uno de los más breves de la Biblia, fue escrito en un mo­mento crítico en la vida de Judá. Los exiliados habían regresado de su cauti­vidad en Babilonia casi veinte años antes; no obstante, parecían haber olvi­dado la razón de su retorno. Dejaron que el Templo de Dios estuviera en ruinas mientras dedicaban sus energías a construir sus propias casas.
Por eso, el profeta exhorta a los exiliados retornados a pensar cuidadosa­mente en su situación. Su mensaje era sencillo y lógico. La gente había trabajado mucho pero había ganado poco. Esto ocurría porque habían equivocado sus prioridades. Necesitaban poner a Dios primero en todo lo que hacían. Como Jesús mismo dijo: "Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas" (Mat. 6:33).
También hoy, es muy fácil caer en la trampa de la lucha por la existencia y olvidarnos de cuál necesita ser nuestra primera prioridad que, por supuesto, es hacer siempre la voluntad de Dios.

 

 

Domingo 2 de junio
Audio Lección         Descargar Diálogo Bíblico     <img src="noflash.gif" width="17" height="17" alt="" />     Descargar Comentario EGW
____________________________________________________________________________________________________________________________ PLANTAN MUCHO, COSECHAN POCO Lee Hageo 1:1 al 11 ( CB ) . ¿Qué sucedía aquí y, más importante, por qué sucedía eso? Aún más importante, ¿cómo podría el mismo principio es­tarse aplicando hoy nosotros? ¿Cómo podríamos ser culpables de hacer lo mismo?

"Durante más de un año quedó descuidado y casi abandonado el trabajo del Templo. La gente habitaba en sus casas, y se esforzaba por alcanzar prosperidad temporal; pero su situación era deplorable. Por mucho que trabajase, no pros­peraba. Los mismos elementos de la naturaleza parecían conspirar contra ella. Debido a que había dejado el Templo asolado, el Señor mandó una sequía que marchitaba sus bienes. Dios les había concedido los frutos del campo y de la huerta, el cereal, el vino y el aceite, como pruebas de su favor; pero, en vista de que habían usado egoístamente estos dones de su bondad, les fueron quitadas las bendiciones" (PR 419, 420).
Hageo confrontó a la gente con su situación actual. La inutilidad del trabajo era una de las maldiciones que resultaron de quebrantar el pacto de Dios (Lev. 26:16, 20). Hasta que el pueblo volviera su atención a esta prioridad, no habría prosperidad para ellos.
Hageo poseía gran celo por el Templo del Señor y quería que la gente com­pletara su reconstrucción de inmediato. Su deseo iba en contra de la compla­cencia de quienes no se interesaban por el Templo tanto como se interesaban en su propia comodidad. La gran preocupación de Hageo era el Templo, la de la gente era sus propias casas.
Dios usó a Hageo para sacudir los corazones de la gente hacia las preocupa­ciones de Dios. Él no podía ser honrado mientras su casa estuviera en ruinas. El Templo en Jerusalén simbolizaba la presencia divina entre la humanidad. Era un recordativo visible a todo el mundo de que el Señor soberano es Dios del cielo y de la Tierra. ¿Cómo podía Israel testificar del verdadero Dios cuando el símbolo de ese Dios (ver Juan 2:19; Mat. 26:61) y de todo el plan de salvación estaba en ruinas? Esta actitud hacia el Templo revelaba un problema más profundo: la pérdida del sentido de su misión divina como pueblo remanente de Dios.
¿Ves alguna advertencia aquí para nosotros?

 

Lunes 3 de junio Audio Lección     - - Descargar Diálogo Bíblico         Descargar Comentario EGW
____________________________________________________________________________________________________________________________

LA MAYOR PROMESA DE DIOS

Lee Hageo 1:12 al 14 ( CB ) . Nota el sentido de unidad de propósito que se observa aquí. ¿Por qué eso era tan importante para que ellos hicieran lo que habían sido llamados a hacer?

Esta vez, los líderes y el pueblo remanente obedecieron instantáneamente el mensaje. Hicieron preparativos, reunieron materiales y reanudaron la obra en el Templo tres semanas más tarde. En otra semana más, levantaron un altar y restauraron la adoración con sacrificios (Esd. 3:1-6 ( CB ) ). En menos de cinco años, el Templo estaba completado.
Si bien el Reino de Dios no puede identificarse con un edificio material, el libro de Hageo es un recordativo de que Dios a veces usa cosas materiales, tales como edificios, para fines espirituales.
Si se considera el acatamiento del mensaje profético como una medida del éxito del profeta, entonces Hageo se destaca como uno de los profetas de mayor éxito. Su predicación movió a la gente a la acción. Antes de un mes, se reanudó el trabajo en el Templo, mientras los profetas de Dios aseguraban al pueblo que Dios los ayudaría.
Hageo 1:12 al 14 ( CB ) informa de la respuesta de los líderes y el pueblo al mensaje de Hageo. Todos obedecieron a Dios porque reconocieron que él había enviado a Hageo. "Temió el pueblo a Jehová" (vers. 12), y mostró eso al adorarlo y darle la atención debida. Así, Hageo podía ahora entregar una nueva palabra de Dios: "Yo estoy con vosotros" (vers. 13). Tan pronto como la gente decidió obedecer a Dios, los mensajes de reproche se reemplazaron con palabras de ánimo. La seguridad de la presencia de Dios les dio la promesa de todas las demás ben­diciones. La afirmación: "Yo estoy con vosotros" retrocede a las promesas del pacto que Dios hizo durante el tiempo de los patriarcas y de Moisés (Gén. 26:3 ( CB ) ; Éxo. 3:12 ( CB ) ; Núm. 14:9 ( CB )).

Por supuesto, la mayor manifestación de Dios "con nosotros" es Jesús (ver Isa. 7:14 ( CB ); Mat. 1:23 ( CB ) ; 28:20 ( CB )). Medita en la idea de Jesús, el Creador y Sustentador del universo, viviendo entre nosotros. ¿Qué nos dice eso acerca de nuestra impor­tancia en el universo, que es tan grande que fácilmente podemos considerarnos como nada, como insignificantes? Trae tus respuestas a la clase el sábado.

 

Martes 4 de junio Audio Lección     - - Descargar Diálogo Bíblico         Descargar Comentario EGW
____________________________________________________________________________________________________________________________

¡NO TEMÁIS!

Hageo 2:1 al 5 ( CB ) presenta una consecuencia interesante del gran reavivamiento que sucedió en el pueblo de Dios. Cerca de un mes después de reiniciado el trabajo, Dios envió un mensaje animador al remanente que había decidido, sin recursos apropiados, reconstruir la casa de Dios. Hageo les preguntó a los ancianos cómo se comparaba el Templo actual con el anterior al exilio. Clara­mente, el aspecto en ese momento no era comparable con la gloria anterior. La gente podría haberse desanimado ya que no podían duplicar el esplendor del Templo de Salomón.
El profeta animó a la gente a seguir trabajando, porque el Espíritu de Dios es­taba con ellos. Invitó a todo el remanente a ser fuerte y a trabajar con diligencia, porque la presencia del omnipotente Dios estaba en su medio. Las palabras de Hageo a los líderes, "¡Sed fuertes! ¡No temáis!", suenan como las palabras de Dios a Josué después de la muerte de Moisés (Jos. 1:5-9 ( CB ) ). Cuanto más pequeños eran los recursos de Israel, tanto mayor era su necesidad de tener fe en Dios. El profeta declaró que Dios haría que la gloria posterior de este templo fuera mayor que la anterior. Eso fue cierto solo porque Uno mayor que el Templo estuvo en él (ver Mat. 12:6 ( CB ) ).
La presencia del Espíritu confirmó la continuidad del Reino de Dios en Israel. El Espíritu de Dios, que había guiado a Moisés, a los ancianos y a los profetas con mensajes inspiradores, estaba en medio del remanente. La respuesta piadosa de los líderes y del pueblo testificó de la reforma espiritual que ocurrió. El Espíritu estaba presente al renovarlos y al llevarlos más cerca de Dios. La presencia del Espíritu también les garantizaba abundantes bendiciones. El profeta animó a los miembros de la comunidad a seguir las promesas divinas hasta su cumplimiento.
Hageo ministró la Palabra de Dios a la gente que conocía la dureza de la vida y el chasco por esperanzas no cumplidas. Dirigió su atención a Dios, quien es fiel y de quien dependen los ciudadanos responsables de su Reino, que perseveran en el bien hacer, y que encuentran el verdadero significado y propósito de sus vidas.

Un hombre de 35 años que había abandonado su creencia en Dios escribió una nota de suicidio de 1.900 páginas antes de matarse. En su nota, decía: "Cada palabra, cada pensamiento y cada emoción se resume en un problema central: la vida no tiene significado". ¿De qué manera no es solo nuestra creencia en Dios sino nuestra disposición a obedecerlo lo que da significado a nuestras vidas?

Miércoles 4 de junio Audio Lección     - - Descargar Diálogo Bíblico         Descargar Comentario EGW
___________________________________________________________________________________________________________________________
EL DESEADO DE TODAS LAS NACIONES
Lee Hageo 2:6 al 9 ( CB ) . ¿Qué se promete aquí y cómo hemos de entender su cumplimiento?

Por medio de Hageo, Dios anunció un gran temblor entre las naciones el día de Dios, en que el Templo se llenará con la presencia divina. El profeta llamó a sus contemporáneos a mirar más allá de las presentes adversidades y pobreza, a la gloria futura del Reino de Dios hacia el cual apuntaba el Templo.
La principal razón para el esplendor incorporado en el Templo de Jerusalén era hacerlo digno de la presencia de Dios. No obstante, de acuerdo con este texto, Dios estaba dispuesto a habitar la casa menos que gloriosa y posterior­mente darle esplendor. La gente no necesitaba preocuparse demasiado por la forma en que podría financiar la reconstrucción del Templo. Todos los tesoros le pertenecen a Dios, quien prometió morar en este Templo nuevo. Dios mismo era el proveedor del esplendor del Templo.
"Mientras el pueblo procuraba hacer su parte y obtener una renovación de la gracia de Dios en su corazón y en su vida, le fue dado un mensaje tras otro por medio de Hageo y Zacarías, para asegurarle que su fe tendría rica recompensa y que las palabras de Dios acerca de la gloria futura del Templo, cuyos muros se estaban levantando, no dejarían de cumplirse. En ese mismo edificio se vería, vencido el plazo, al Deseado de todas las gentes como Maestro y Salvador de la humanidad" (PR 423).
Dios prometió que el esplendor de ese Templo sería mayor que la gloria del Templo anterior. Sería un tipo diferente de gloria, porque este Templo sería hon­rado por la presencia de Jesús, en la carne. En realidad, la presencia de Cristo hizo que la gloria del Templo nuevo fuera mayor que la del Templo de Salomón.

Lee Hebreos 8:1 al 5 ( CB ) . Cualquiera que haya sido la gloria del Templo terrenal, nunca debemos olvidar que solo fue una sombra, un símbolo del plan de salvación. Piensa en lo que significa, ahora mismo, que Jesús esté ministrando en nuestro favor en el "tabernáculo verdadero", hecho por Dios, no por el hombre. ¿Cómo podemos aprender a apreciar mejor la importancia del mensaje del Santuario en el plan de salvación?

 

Jueves 5 de junio Audio Lección     - - Descargar Diálogo Bíblico         Descargar Comentario EGW
___________________________________________________________________________________________________________________________

EL ANILLO DE SELLAR DE DIOS

"En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, te tomaré, oh Zorobabel hijo de Salatiel, siervo mío, dice Jehová, y te pondré como anillo de sellar; porque yo te escogí, dice Jehová de los ejércitos" (Hag. 2:23 ( CB ) ).

El mensaje final de Dios a Hageo fue dado el mismo día que el anterior, para complementarlo (ver Hag. 2:22, 23 ( CB ) ). Dios advirtió de la venidera destrucción de reinos y naciones durante el día del Juicio de Dios. Pero el mismo día, dijo el profeta, el siervo del Señor realizará la obra de salvación designada por Dios. Esto puede entenderse mejor como cumpliéndose, en forma definitiva y plena, solo en la segunda venida de Cristo y durante todos los eventos que la siguen.
El líder político de la Nación está asociado aquí con el glorioso reinado del rey de Israel, David, de quien él era descendiente. Zorobabel era nieto del rey Joaquín y heredero legítimo del trono de David después del exilio babilónico. Sirvió como gobernador de Judá bajo el rey persa Darío el Grande y fue la fuerza motora detrás de la reconstrucción del Templo de Jerusalén. Josué fue el sumo sacerdote que también ayudó a reconstruir el Templo.
El profeta dijo que Zorobabel sería el anillo de sellar de Dios, un objeto que proporcionaba evidencia de autoridad real y de propiedad. Como un rey sellaba documentos legales con un anillo, Dios imprimiría su sello al mundo entero por medio de la obra de su siervo. Aunque el papel clave de Zorobabel en la reconstrucción del Templo nunca debe ser subestimado, no fue en él que se cumplieron todas las promesas que Dios le dio por medio de Hageo. Los escritores inspirados de los evangelios apuntan a la persona y al ministerio de Jesucristo, tanto hijo de David como de Zorobabel, como el cumplimiento final de todas las promesas mesiánicas que se encuentran en la Biblia.

Lee Lucas 24:13 al 17 ( CB ) , concentrándote especialmente en las palabras de Cristo a los dos hombres. ¿Qué mensaje importante les da él y de qué manera sus palabras nos muestran la importancia de comprender la profecía del Antiguo Testamento, y por qué es tan relevante para los cristianos aún hoy?

 

Viernes 6 de junio Audio Lección     - - Descargar R. Diálogo Bíblico         Descargar Diálogo Bíblico     Descargar
______________________________________________________________________________________________________________________________ PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: "Pero aun en esa hora sombría había es­peranza para los que confiaban en Dios. Los profetas Hageo y Zacarías fueron suscitados para hacer frente a la crisis. En sus testimonios conmovedores, esos mensajeros revelaron al pueblo la causa de sus dificultades. Declararon que la falta de prosperidad temporal se debía a que no se había dado el primer lugar a los intereses de Dios. Si los israelitas hubiesen honrado a Dios, si le hubiesen manifes­tado el respeto y la cortesía que le debían, haciendo de la edificación de su casa su primer trabajo, lo habrían invitado a estar presente y a bendecirlos" (PR 420).
"Al segundo Templo no le fue conferido el honor de ser cubierto con la nube de la gloria de Jehová, pero sí fue honrado con la presencia de Uno en quien habitaba corporalmente la plenitud de la Deidad, de Uno que era Dios mismo manifestado en carne. Cuando el Nazareno enseñó y realizó curaciones en los Atrios Sagrados, se cumplió la profecía gloriosa: él era el 'Deseado de todas las naciones', que entraba en su Templo. Por la presencia de Cristo, y solo por ella, la gloria del segundo Templo superó la del primero" (CS 27).


PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. En la clase, examinen las respuestas que dieron a la pregunta de la sección del lunes, sobre la presencia de Jesús en la Tierra. Piensen en las implicaciones no solo de su presencia sino también de su sacrificio propio por los pecados del mundo. Analicen lo que esto significa para nuestro valor como individuos. Piensen en cuán diferente es el concepto que esto presenta respecto del valor de la humanidad en contraste con los conceptos ateos evolucionistas tan co­munes hoy.
  2. Isaías habla acerca del orgulloso rey de Babilonia que, en el pináculo de su poder, "hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos" (Isa. 14:16, 17). ¿Cuán diferente es ese temblor de la intervención de Dios como la describe Hageo en el capítulo 2 de su libro?
  3. Los antiguos israelitas a menudo fueron desobedientes a los mensajes que proclamaron los profetas de Dios. Prepárate para compartir con los miembros de tu clase algunas maneras en que el pueblo de Dios actual está resistiendo los mensajes que Dios envía a su pueblo.
  4. La Biblia es muy clara: el antiguo Templo y su sistema de sacrificios perdió todo valor después de la muerte de Jesús. ¿Qué nos dice Hebreos 8 y 9 acerca de las cosas que Cristo hizo y hace por nosotros, que el Santuario antiguo nunca pudo hacer?