Lección 11 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO

El sábado enseñaré...

Texto clave: Génesis 2:1-3

Enseña a tu clase a:


Bosquejo de la lección:

  1. Saber: Dios y el sábado
    1. ¿Por qué Adán y Eva necesitaban el sábado en un mundo no caído?
    2. ¿En qué forma la observancia del sábado revela el propósito de Dios para nuestras vidas?
  2. Sentir: El don del sábado
    1. El cuarto mandamiento identifica una lista de criaturas a quienes tene­mos el poder de privar del descanso del sábado. ¿Por qué es importan­te sentir la necesidad de proteger también el reposo sabático de ellos?
    2. Fuimos hechos para un compañerismo íntimo con Dios. ¿De qué ma­nera la observancia del sábado fortalece tu deseo de profundizar tu comunión con tu Creador?
  3. Hacer: Guardar santo el séptimo día
    1. ¿De qué modo el sábado es una evaluación de nuestra relación con Dios?
    2. ¿Cómo podemos usar nuestra influencia para proteger el acceso de otros al reposo del sábado?

Resumen: El sábado fue dado antes de la caída como una herramienta para ayudar a la humanidad a recordar quiénes eran: criaturas finitas bajo la sobera­nía de un Dios infinito. El sábado fue dado como una herramienta para medir de nuevo nuestra relación con Dios. Como tal, el sábado muestra que Dios no nos hizo para ser meros generadores de productos y servicios. Fuimos hechos para tener un compañerismo íntimo con Dios. Además, en un mundo pecaminoso, tenemos el poder de privar a otros de esa experiencia de evalua­ción: podemos hacerlo exigiéndoles que, en sábado, sigan la producción y los servicios para nosotros. El cuarto mandamiento nos llama a limitarnos y a usar nuestro poder para proteger el acceso de otros al descanso sabático.


Ciclo de aprendizaje

Concepto clave para el crecimiento espiritual: La creación y el sábado están estrechamente conectados. La negación de la creación tiende a llevarnos a la negación de otras verdades bíblicas, tales como el sábado, el diluvio, la segunda venida de Cristo, los cielos nuevos y la Tierra Nueva.


{ 1: ¡Motiva! }

• Solo para los maestros: Ayuda a tu clase a darse cuenta de que la enseñanza de la creación está íntimamente ligada al resto de la teología bíblica. Cambia tu concepto de la creación y estarás forzado a cambiar otras cosas para mantener una consistencia lógica.

Nuestra lección menciona el hecho de que Pedro conecta una negación de la creación con una negación del diluvio y otras enseñanzas bíblicas. Pedro puede haber sido un testigo temprano de estos fenómenos, pero el mismo esquema está activo hoy. Teólogos de procesos, teólogos evolucionistas, y otros, niegan la creación en seis días del Génesis como historia real. Una cantidad de estos teólogos también niegan la segunda venida, los cielos nuevos y la Tierra Nuevo, y más. Para ellos, la ciencia moderna ha relegado las Escrituras a meras fábulas. Una vez que se debilita la fe en la autoridad de la Escritura, la religión llega a ser una colección de ideas humanamente construidas, y nada más.
La creación, entonces, actúa como un elemento de prueba del concepto que uno tiene de la Escritura y su autoridad. Si uno decide que la Biblia está equivocada en cuanto a los orígenes, es muy probable que también cuestione otras historias milagrosas, como el diluvio, la resurrección de Jesús, o conceptos tales como el sábado. El problema central no es la creación en sí, sino el impacto que la negación de Génesis 1 tiene sobre la autoridad de la Biblia.

Actividad inicial para dialogar: ¿Qué diferencias hay entre una per­sona que se acerca a la Escritura con una fe construida humanamente y otra que sostiene que la Biblia es la Palabra de Dios con autoridad? ¿Cómo puedes discernir si tu fe es construida humanamente o está basada en la Escritura?

 

{ 2: ¡Explora! }

• Solo para los maestros: El sábado es más que meramente un día de reposo. Dios nos hizo para ser más que meros productores de bienes y servicios para él. El sábado es un día para renovar nuestra relación con Dios.

Comentario de la Biblia

I. Las dimensiones más profundas de la observancia del sábado
(Repasa, con tu clase, Gén. 2:1-3.)

Cerca del campus de algunas universidades adventistas no es inusual en­contrar automóviles que en sus parachoques tienen una leyenda que dice: "El séptimo día es el sábado, y Dios nunca lo cambió".
Esta declaración plantea una pregunta: "¿Es posible que los adventistas estén tan concentrados en cuál es el sábado que dejan de ver las dimensiones más profundas de lo que significa la observancia del sábado? Además, con frecuencia se oye explicar el sábado como un fortalecedor de la productividad humana. Al descansar un día, podemos producir más durante los siguientes seis. Pero ¿es el sábado meramente un día de descanso, y eso nos permite destruirnos con un exceso de trabajo durante los seis días? Si este fuera el caso, ¿por qué se era necesario el sábado en el Edén anterior a la caída, cuando la fatiga, presumiblemente, no era un factor importante? ¿Por qué la humanidad antes del pecado necesitaba el sábado? Se pueden dar varias razones:
Primera, Adán y Eva tenían tareas que hacer en el jardín; no obstante, Dios les ordenó no hacer esos trabajos en sábado. Esta prohibición sugiere que Dios hizo a la humanidad para algo más que la producción de bienes y servicios. El compañerismo íntimo con Dios era una prioridad más elevada que una pro­ducción puramente eficiente. El amor de Dios por nosotros no está basado en lo que producimos para él. En cambio, su amor nos extiende una invitación a una amistad personal y especial con él. Además, parece que aún Adán y Eva podrían haber quedado tan absortos en sus tareas relacionadas con servir y proteger el jardín que existía la posibilidad de que perdieran de vista quiénes eran a la luz de Dios.
Así, aun antes de la caída, el sábado les proporcionaba un tiempo para evaluar de nuevo la orientación de su relación con Dios, y recordarles que eran criaturas finitas bajo la soberanía de un Dios lleno de gracia. Sea antes de la caída, o después de ella, esta nueva evaluación es una función vital del sábado.
Segunda, Adán y Eva tuvieron que aceptar el sábado en los términos y el tiempo de Dios, reconociendo así su derecho en esta área. Para Adán y Eva, el sábado fue su primer día de vida. No tenían idea de cuánto tiempo había pa­sado antes de que llegaran a tener consciencia. El sentido común podría haber sugerido que el ecosistema maduro que veían no parecía haber aparecido solo unos días antes. La única manera de saber lo que realmente sucedió era que Dios les revelara cómo fueron los anteriores días de la creación. Por fe, tuvieron que aceptar que el sábado realmente era el séptimo día de la historia de la tierra, y someterse al ciclo semanal ordenado por Dios. De este modo, el guardar el sábado es un acto de fe, entregándose al horario de Dios y reconociendo su derecho a estructurar nuestro tiempo y nuestra adoración. De este modo, el sábado nos ayuda a reforzar y revertir el problema de Eva de olvidarse quién era y tratar de llegar a ser cocreadora. Nos muestra que Dios nos hizo para algo más que solo obtener beneficios utilitarios para sí. El sábado fue creado para fomentar un compañerismo íntimo entre Dios y la humanidad.

Considera: Más allá de la diferencia de día, ¿de qué modo nuestra observan­cia del sábado difiere de la forma en que otros observan el domingo? ¿Cómo benefician esas diferencias la vida espiritual?


{ 3:¡Aplica! }

  1. Solo para los maestros: Los que empleamos y contratamos tienen derecho al descanso sabático y su observancia por parte de ellos también es un derecho de Dios. Nosotros tenemos el poder de privar a las personas de su derecho al reposo sabático y también de privar a Dios de sus derechos.

Preguntas para dialogar:

  1. ¿Consideras a la gente como herramientas utilitarias para producir bienes y servicios para ti mismo, o los ves como creados para algo más? ¿De qué modo afecta esta perspectiva la forma en que tratas a los demás?
  2. ¿Sobre quiénes tienes el poder de explotar y mandar? ¿Cómo te ayudarán los principios de la creación y del sábado a ejercer tu poder?
  3. ¿De qué manera Isaías 58:1 al 12 se relaciona con los versículos 13 y 14 del mismo capítulo?

{ 4: ¡Crea! }

  1. Solo para los maestros: Las dos versiones del cuarto manda­miento muestran que el sábado celebra tanto el poder creador como el poder redentor de Dios.

Lección 11 // Material auxiliar para el maestro Preguntas:

  1. ¿Cómo se relacionan el poder creador y el poder redentor?
  2. Si Dios hubiese creado por medio de procesos evolucionistas, ¿de qué forma afectaría eso nuestra comprensión de la conexión entre el poder creador y el redentor? ¿Cómo podría cambiar nuestra comprensión del nuevo nacimiento y de la renovación espiritual?
  3. ¿De qué manera los principios del crecimiento cristiano y del desarrollo del carácter difieren de los procesos evolutivos? ¿Por qué el crecimiento cristiano no es meramente una forma de evolución?