30 de diciembre
Su amor es como el oro
Basado en Apocalipsis 3:14 al 18
"Mía es la plata y mío es el oro', dice Jehová de los ejércitos" (Hageo 2:8).

HACE ALGUNOS AÑOS, mi esposa y yo visitamos Sudáfrica, el mayor productor mundial de oro. Uno de nuestros amigos nos preguntó si nos gustaría visitar una mina de oro abierta recientemente. Nos encantó la ¡dea.
Entramos en un ascensor y bajamos al fondo de la mina. La mina ya tenía 1.600 m de profundidad y se esperaba profundizar otros 1.600 m más. La roca aurífera es arrancada y transportada a ¡a superficie donde se reduce a polvo. Uno de ios métodos empleados para obtener el oro es calentando ese polvo en un homo que está a una temperatura muy elevada.
Un viejo refrán dice: ""No es oro todo lo que reluce". Por ejemplo, el mineral pirita tiene un brillo parecido al de¡ oro y un color amarillo metálico. A menudo se confunde con el oro y, por lo tanto, se la ¡lama el "'oro de ¡os ionios".
A algunos cristianos se los podría liamar "cristianos tontos". Son tontos, no porque engañen a nadie, sino porque se engañan a sí mismos. Definitivamente, no engañan a Jesús, porque él afirma: "Tú dices: "Yo soy rico, me he enriquecido y de nada tengo necesidad'. Pero no sabes que eres desventurado, miserable, pobre, ciego y estás desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que compres de mí oro refinado en el fuego para que seas rico" (Apoc. 3:17, 18). El oro representa el amor, el fundamento del gobierno de Dios.
Jesús se refería específicamente a los laodicenses. La palabra "laodicenses" significa "personas que deciden por sí mismas". Pueden ser lo que ¡es apetezca en el momento que crean oportuno sin necesitar la ayuda de Dios ni de nadie. A ellos Jesús les dice: "Piensan que son oro y no son más que pirita, el oro de ios tontos. Les ruego que vengan a mí y compren oro auténtico, probado en fuego y puro a! 100%. No de! de Sudáfrica, sino del mío".
El consejo de Jesús no es para una iglesia, es para nosotros, usted y yo.