Evangelio Según SAN MARCOS

CAPITULO 5

1 Cristo sana a un hombre poseído por una legión de demonios, 13 que entran en una manada de puercos y éstos se ahogan en el mar. 25 Cristo cura a una mujer con flujo de sangre 35 y resucita a la hija de Jairo.


1 VINIERON al otro lado del mar, a la región de los gadarenos.
2 Y cuando salió él de la barca, en seguida vino a su encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu inmundo,
3 que tenía su morada en los sepulcros, y nadie podía atarle, ni aun con cadenas.
4 Porque muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, mas las cadenas habían sido hechas pedazos por él, y desmenuzados los grillos; y nadie le podía dominar.
5 Y siempre, de día y de noche, andaba dando voces en los montes y en los sepulcros, e hiriéndose con piedras.
6 Cuando vio, pues, a Jesús de lejos, corrió, y se arrodilló ante él.
7 Y clamando a gran voz, dijo: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes.
8 Porque le decía: Sal de este hombre, espíritu inmundo.
9 Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y respondió diciendo: Legión me llamo; porque somos muchos.
10 Y le rogaba mucho que no los enviase fuera de aquella región.
11 Estaba allí cerca del monte un gran hato de cerdos paciendo.
12 Y le rogaron todos los demonios, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos.
13 Y luego Jesús les dio permiso. Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los cuales eran como dos mil; y el hato se precipitó en el mar por un despeñadero, y en el mar se ahogaron.
14 Y los que apacentaban los cerdos huyeron, y dieron aviso en la ciudad y en los campos. Y salieron a ver qué era aquello que había sucedido.
15 Vienen a Jesús, y ven al que había sido atormentado del demonio, y que había tenido la legión, sentado, vestido y en su juicio cabal; y tuvieron miedo.
16 Y les contaron los que lo habían visto, cómo le había acontecido al que había tenido el demonio, y lo de los cerdos.
17 Y comenzaron a rogarle que se fuera de sus contornos.
18 Al entrar él en la barca, el que había estado endemoniado le rogaba que le dejase estar con él.
19 Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti.
20 Y se fue, y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con él; y todos se maravillaban.
21 Pasando otra vez Jesús en una barca a la otra orilla, se reunió alrededor de él una gran multitud; y él estaba junto al mar.
22 Y vino uno de los principales de la sinagoga, llamado Jairo; y luego que le vio, se postró a sus pies,
23 y le rogaba mucho, diciendo: Mi hija está agonizando; ven y pon las manos sobre ella para que sea salva, y vivirá.
24 Fue, pues, con él; y le seguía una gran multitud, y le apretaban.
25 Pero una mujer que desde hacía doce años padecía de flujo de sangre,
26 y había sufrido mucho de muchos médicos, y gastado todo lo que tenía, y nada había aprovechado, antes le iba peor,
27 cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud, y tocó su manto.
28 Porque decía: Si tocare tan solamente su manto, seré salva.
29 Y en seguida la fuente de su sangre se secó; y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote.
30 Luego Jesús, conociendo en sí mismo el poder que había salido de él, volviéndose a la multitud, dijo: ¿Quién ha tocado mis vestidos?
31 Sus discípulos le dijeron: Ves que la multitud te aprieta, y dices: ¿Quién me ha tocado?
32 Pero él miraba alrededor para ver quién había hecho esto.
33 Entonces la mujer, temiendo y temblando, sabiendo lo que en ella había sido
590 hecho, vino y se postró delante de él, y le dijo toda la verdad.
34 Y él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva; ve en paz, y queda sana de tu azote.
35 Mientras él aún hablaba, vinieron de casa del principal de la sinagoga, diciendo: Tu hija ha muerto; ¿para qué molestas más al Maestro?
36 Pero Jesús, luego que oyó lo que se decía, dijo al principal de la sinagoga: No temas, cree solamente.
37 Y no permitió que le siguiese nadie sino Pedro, Jacobo, y Juan hermano de Jacobo.
38 Y vino a casa del principal de la sinagoga, y vio el alboroto y a los que lloraban y lamentaban mucho.
39 Y entrando, les dijo: ¿Por qué alborotáis y lloráis? La niña no está muerta, sino duerme.
40 Y se burlaban de él. Mas él, echando fuera a todos, tomó al padre y a la madre de la niña, y a los que estaban con él, y entró donde estaba la niña.
41 Y tomando la mano de la niña, le dijo: Talita cumi; que traducido es: Niña, a ti te digo, levántate.
42 Y luego la niña se levantó y andaba, pues tenía doce años. Y se espantaron grandemente.
43 Pero él les mandó mucho que nadie lo supiese, y dijo que se le diese de comer.

COMENTARIO BÍBLICO ADVENTISTA
1.
Al otro lado.
[Los endemoniados de Gadara, Mar. 5: 1-20 = Mat. 8: 28 a 9: 1 = Luc. 8: 26-39. Comentario principal: Marcos. Ver mapa p. 209; diagrama p. 221; acerca de los milagros, pp. 198-203] De los tres relatos de este milagro, el de Marcos es el más gráfico y el de Mateo el más breve. El "otro lado" del mar de Galilea se refiere a la orilla oriental, en la región de Decápolis (ver p. 48; com. Mat. 4: 25). El día anterior había presentado un sermón que principalmente consistió en parábolas (Mat. 13), en algún lugar a la orilla del mar de Galilea, junto a la planicie de Genesaret (ver com. Mat. 13: 1). El ancho del lago en este punto era de unos 11 km. Fue durante la travesía cuando Jesús calmó la tormenta (ver com. Mat. 8: 18). Esta vez su propósito al cruzar a la orilla oriental, que era menos densamente poblada, era disfrutar de una breve tregua de las multitudes que lo asediaban, hasta el punto de que con frecuencia no tenía tiempo para comer o dormir (Mar. 3: 20).
Gadarenos.
La evidencia textual se inclina por (cf. p. 147) la variante "gerasenos" (BJ), aunque en algunos MSS se lee "gergesenos" y "gadarenos". En Mat. 8: 28, la evidencia textual se inclina por "gadarenos", pero hay MSS que dicen "gergesenos" y "gerasenos". En Luc. 8: 26, la evidencia textual sugiere "gerasenos" (BJ), pero hay MSS que dicen "gergesenos" y "gadarenos". Son evidentes los esfuerzos de los copistas y de los recopiladores para armonizar los nombres de los tres relatos.
Aunque en el presente no disponemos de pruebas concluyentes, por lo general se piensa que el encuentro de Cristo con los endemoniados gadarenos (o gerasenos o gergesenos) ocurrió a poca distancia de lo que es ahora la aldea de Kursí, que se identifica con la antigua Gergesa. Gadara era una ciudad a unos 20 km al sur de este lugar, aproximadamente a 10 km del extremo sur del mar de Galilea. En un tiempo fue la capital de Decápolis (ver com. Mat. 4: 25; Mar. 5: 20). En este tiempo quizá era la ciudad principal del distrito, y tal vez daba su nombre al mismo. La ciudad de Gerasa, a unos 56 km al sureste del mar de Galilea, difícilmente podría ser el lugar al que se hace referencia en el relato de este milagro. No es imposible que hubiera una aldea del mismo nombre cerca de Gergesa, o que tanto Gerasa como Gergesa se refieran a la misma aldea, que ahora se llama Kursi.
2.
Salió él de la barca.
A corta distancia al sur de la aldea de Kursi (ver com. vers. l) hay un empinado risco que desciende abruptamente a una angosta playa (ver com. vers. 13). Jesús y los discípulos bien pueden haber desembarcado al sur de ese risco, donde la playa se ensancha y las colinas no llegan hasta el lago.
Sepulcros.
Las colinas de piedra caliza en torno de Kursí tienen abundantes cavernas y cámaras cavadas en la roca relativamente blanda. Cámaras como éstas se usaban comúnmente como sepulcros en la antigua Palestina.
Un hombre.
Mateo menciona a dos hombres (cap. 8: 28). Sin embargo, indudablemente uno se destacaba por su ferocidad. Mateo también habla de dos ciegos en Jericó (cap. 20: 30), donde Marcos (cap. 10:46) y Lucas (cap. 18: 35) se refieren sólo a uno, quizá por una razón similar. Es digno de notarse 591que Mateo, indudablemente testigo presencial en ambos sucesos, mencione dos hombres en cada caso. Acerca de las diferencias que hay en la narración de un mismo caso en varios Evangelios, ver la segunda Nota Adicional de Mateo 3. Cf. com. Mar. 10: 46; Luc. 5: 2; 7: 3; la Nota Adicional de Luc. 7.
Un espíritu inmundo
Acerca de la naturaleza de la posesión demoníaca, ver la Nota Adicional del cap. 1.
3.
Sepulcros
Ver com. vers. 2. De acuerdo con la ley levítica, un cadáver era inmundo (ver com. Lev. 21: 2), y de esa impureza participaba el lugar de la sepultura. Es obvio que estas consideraciones no eran tenidas en cuenta por los endemoniados.
Nadie podía atarle
La afirmación de Mateo de que "nadie podía pasar por aquel camino" (cap. 8: 28) implica que la guarida de estos hombres endemoniados no estaba lejos de un camino, quizá el que pasaba por la orilla oriental del lago (cf. DTG 304).
Cadenas
Gr. hálusis, "cadena" o "atadura", con frecuencia se usa específicamente para indicar esposas o grillos.
4.
Grillos
Gr. péde, "grillos para los pies", proviene de una palabra que significa "pie" o "empeine". Se trataba de anillos de hierro que se les ponía en las piernas a los presos.
5.
Hiriéndose
En su furia, con frecuencia se lesionaba el cuerpo, que quizá estaba cubierto de cicatrices y llagas.
6.
Cuando vio... a Jesús
El y su compañero pueden haber estado en las estribaciones más bajas de la montaña que descendía abruptamente al mar, y así pueden haber observado las barcas que se aproximaban.
Corrió
Quizá con la intención de atacar a Jesús y a los que lo acompañaban, sin duda dando salvajes alaridos mientras descendía a la playa.
Se arrodilló ante él
Cuando los endemoniados llegaron donde estaba Jesús, los discípulos habían huido aterrorizados, y el Salvador estaba solo con los dos posesos del demonio (DTG 304). De alguna manera parecían percibir borrosamente que se trataba de un Amigo y no de un enemigo (DTG 304-305), y se postraron ante los pies de Jesús. La misma presencia de Cristo, con frecuencia, parecía impresionar profundamente aun a sus peores enemigos (ver Mat. 21: 12-13; Juan 2: 15).
7.
¿Qué tienes conmigo?
El desafío a la autoridad de Jesús (cf. cap. 1: 27; com. cap. 2: 10) significaba en realidad: ¿Qué derecho tienes a entremeterte conmigo?" (ver com. Juan 2: 4).
Hijo
Ver com. Luc. 1: 35; Juan 1: 1-3.
Dios Altísimo
Ver Hech. 16: 17; com. Gén. 14: 18, 22. Parecería que los malos espíritus estaban hablando directamente a Cristo mediante uno de los endemoniados de Gadara, pues Jesús se dirigió al "espíritu inmundo" y no al hombre mismo (Mar. 5: 8). Por ende, el reconocimiento de Jesús como el "Hijo del Dios Altísimo" muestra el conocimiento que tenían los espíritus, y no los endemoniados.
Te conjuro
Gr. horkízo, "conjurar". Las palabras del relato de Lucas son menos gráficas: "Te ruego" (Luc. 8: 28).
Atormentes
Gr. basanízo, que originalmente significaba "probar [metales] con la piedra de toque". En el NT se usa basanízo en el sentido de infligir dolor o tortura.
8.
Le decía
Mientras Jesús estaba en el mismo proceso de ordenar al espíritu que saliera del hombre, osadamente el espíritu interrumpió y lo desafió.
9.
¿Cómo te llamas?
No es clara la razón por la cual Cristo preguntó el nombre del espíritu que poseía al hombre, o más bien del portavoz de la legión de espíritus. Se ha sugerido que era para beneficio de los discípulos, a fin de que pudieran apreciar más plenamente la magnitud del milagro, y comprendieran mejor la naturaleza y el poder de las fuerzas contra las cuales tenían que luchar.
Legión
Una división del ejército romano que, cuando estaba completa, contaba aproximadamente con 6.000 infantes y 700 jinetes, o un total de unos 6.700 hombres. Sin embargo, por lo general - como sucede con los ejércitos modernos- la legión no se mantenía con todos sus efectivos. Aunque el uso que hizo el demonio del nombre "legión" puede ser tomado literalmente, no hay forma de determinar el número preciso. Se entiende mejor la palabra en el sentido general de que había muchos demonios (Luc. 8: 30).
10.
Le rogaba mucho
El desafiante demonio ahora se comportó como un suplicante que pedía misericordia a Jesús. Quizá temía por su vida (ver com. cap. 1: 24).
Fuera de aquella región. En cambio, Lucas dice: "ir al abismo" (cap. 8: 31). La palabra griega traducida "abismo" es ábussos, "abismo", "profundidad", "lugar inaccesible", "lugar de los muertos" (ver com. Apoc. 20: 1). En Gén. 1: 2 y 7: 11 (LXX), ábussos corresponde
592 al Heb. tehom, traducida en la RVR como "abismo". En Job 28: 14 (LXX) corresponde a "mar", y también se ha traducido como "abismo" en la RVR. En Rom. 10: 7, "abismo" ábussos se usa para describir el lugar de "los muertos", o sea la tumba. En Apoc. 9: 2, 11; 11: 7; 17: 8; 20: 1, 3, ábussos se ha traducido en la RVR como "abismo" (En todos estos pasajes, se lee "Abismo" en la BJ. El uso de la mayúscula aparentemente le da la categoría de un nombre propio.) Usado como adjetivo en el griego clásico, este vocablo significa "insondable", "ilimitado", "sin fondo".
11.
Cerca del monte
Es decir, en la ladera, a alguna distancia de donde estaban en la playa Cristo y los endemoniados (Mat. 8: 30). Por toda esa región, sin duda, los porqueros siempre estaban alerta debido a los posesos del demonio, y por eso los vieron cuando corrían hacia Cristo, oyeron sus sobrenaturales alaridos y fueron testigos de la gloriosa transformación que se produjo en el aspecto de ellos.
Cerdos
Aunque algunos judíos criaban cerdos para comerciar con ellos, no se puede comprobar que los dueños de este hato eran judíos. Sin embargo, seguramente estaban absortos en su ocupación y en su negocio, indiferentes a las cosas espirituales.
12.
Le rogaron todos los demonios
Ver com. vers. 10.
Envíanos
El propósito de Satanás era hacer que la gente de esta región se volviera contra el Salvador pensando que él era responsable por la destrucción de su propiedad. El resultado inmediato parecía justificar los malos propósitos del diablo. Pero el ministerio de los hombres transformados, que antes habían sido conocidos por todo el distrito como endemoniados, junto con la noticia del hato de cerdos que pereció en el mar, que confirmaba el relato acerca de los endemoniados, sirvieron como quizá ninguna otra cosa podría haberlo hecho para que la gente de esa región se inclinara en favor de Jesús (ver com. vers. 19-20).
13.
Les dio permiso
Comparar con el caso de Job (Job 1: 12; 2: 6). El diablo instigó todo el daño que sufrió Job, y Dios sencillamente lo consintió, y, sin embargo, encauzó todo para el beneficio y el estímulo de los creyentes a través de los siglos.
Por un despeñadero
A corta distancia al sur de la actual aldea de Kurs§, que se piensa que es la antigua Gergesa (ver com. vers. 1), hay un empinado farallón, donde las montañas descienden casi hasta el borde del agua, el único lugar en toda la costa donde esto es así. El declive es tan empinado que podría ser llamado un acantilado, aunque no es del tipo que sobresale. Al pie de este precipicio la playa es tan angosta, que no era posible que los cerdos hubieran podido detenerse en su carrera hacia abajo.
14.
En los campos
Al dirigirse a la aldea de Gergesa, quizá a corta distancia al norte del precipicio (ver com. vers. 13), podía esperarse que los porqueros contaran lo que había sucedido a todos los que encontraran.
15.
Sentado
Evidentemente sosegado, tranquilo y descansando; un manifiesto contraste con la excitación que lo dominaba cuando llegó hasta Jesús poco antes.
Vestido
En armonía con lo que puede observarse, a saber, que por lo general Dios no realiza milagros cuando el resultado puede lograrse por medios más naturales, y que generalmente no hace lo que puede ser logrado por el esfuerzo humano, no es probable que la ropa con que ahora se cubrían esos hombres les hubiera sido dada milagrosamente. Es más probable que los discípulos voluntariamente compartieron su ropa con esos hombres o fueron invitados a hacerlo por Jesús.
En su juicio cabal
En los casos de posesión demoníaca registrados en el NT, quedaba trastornada la mente de las personas afectadas (ver la Nota Adicional de Mar. 1).
Tuvieron miedo
Por un tiempo, el recuerdo de la pérdida de los cerdos dominó el pensamiento de la mayoría de las personas de esa región. Sin duda, se preguntaban cuál sería el resultado de la próxima demostración de poder sobrenatural, y, evidentemente, temían sufrir pérdidas materiales mayores.
16.
Los que lo habían visto
Quizá tanto los porqueros, que ya habían narrado su versión del hecho (vers. 14), como los discípulos. Estos últimos también contaban el caso del apaciguamiento de la tormenta del lago la noche anterior, pero sus palabras caían en oídos sordos (DTG 305).
17.
Que se fuera
Esta elección dependió de consideraciones materiales. Preferían renunciar a cualquier bendición posible, tal como la curación de los endemoniados, para no sufrir más pérdida de propiedades. De acuerdo con el consejo que él mismo había dado a los doce cuando los envió a predicar y a sanar (Mat. 10: 14, 23), Jesús no protestó sino que se marchó. Muchos hoy día siguen593 el patético ejemplo de la gente de Gadara, temerosos de que la presencia del Salvador haga cambiar sus planes.
Contornos
Gr. hórion, "territorio", "región", "vecindad".
18.
Al entrar
Al entrar Jesús en la barca, el hombre sanado le estaba suplicando que le permitiese ir con él.
El que había estado endemoniado
El breve lapso que pasaron los dos hombres con Jesús debe haber sido para ellos la mayor emoción de su vida. Cuando vieron que estaba entrando en la barca, listo para partir, comprendieron que iban a quedar separados de Aquel que les había restaurado la salud mental y la paz del alma. Quizá, por el momento, temieron que su ausencia pudiera significar el retorno del demonio, lo que sin duda temían más que la muerte misma. De todos modos, querían permanecer con Jesús.
19.
No se lo permitió. Jesús hizo lo que era mejor para todos. Los endemoniados sanados necesitaban proclamar lo que Jesús había hecho por ellos, y los habitantes de Decápolis necesitaban el ministerio de esos hombres. Además, existía la probabilidad de que ellos, siendo gentiles (ver com. Mat. 4: 25; cf. DTG 306), pudieran convertirse en un estorbo para la obra de Jesús en Galilea.
A los tuyos
Es decir, a los parientes de él.
Cuéntales
La razón que con tanta frecuencia indujo a Jesús a amonestar a los que habían sido objeto de sus milagros de que no difundieran el informe de lo que había sido hecho en beneficio de ellos (ver com. cap. 1: 44-45), no se aplicaba a la situación en Decápolis. Quizá había menos escribas y fariseos en Decápolis que pudieran propagar un informe falso de las actividades de Jesús. Además, Jesús no tenía el plan de permanecer en la región, y no habría un levantamiento popular en su favor que pudiera tender a estorbar su obra. También un milagro semejante a éste probablemente no crearía en ese lugar falsas esperanzas acerca del Mesías (ver com. Mat. 3: 2; 4: 17; 5: 2).
20.
Publicar
Gr. k'rússÇ, "anunciar", "proclamar", "pregonar". Grandes cosas habían sucedido en la breve hora en que Jesús permaneció con estos dos hombres. Tenían un relato inspirador que referir, y en el intervalo, antes de que la gente saliera de la ciudad, sin duda Jesús los instruyó en las verdades fundamentales del relato evangélico. Mientras proclamaban su mensaje por toda la región de Decápolis, lo que decían era confirmado por el informe de los porqueros que debe haber sido divulgado con la velocidad del relámpago por todas las proximidades de Gergesa (ver com. vers. 1). Por doquiera la gente debe haber escuchado con ávido interés, cuando ellos, para cuyo beneficio se había hecho el milagro, se presentaban con el relato evangélico. Su reputación anterior de locos también debe haber sido ampliamente conocida (Mat. 8: 28).
Decápolis
Ver p. 48. Las diversas ciudades de Decápolis habían sido helenizadas desde el tiempo de Alejandro Magno, pero fueron subyugadas por los judíos en los días de los Macabeos. Luego fueron liberadas del dominio judío por el general romano Pompeyo, quien distribuyó la tierra entre los veteranos de su ejército.
Todos se maravillaban
A medida que los dos hombres, que ya estaban bajo el dominio del Espíritu de Dios, contaban su experiencia, por doquiera la gente los escuchaba con sorpresa y asombro. Los resultados de su ministerio debieran animar en gran manera a los que quizá crean que su capacidad y preparación no son suficientes para dar un testimonio eficaz por Cristo. Los que sinceramente aman a Cristo, y cuyas vidas han sido transformadas por el poder del Señor, sencillamente necesitan narrar a otros "cuán grandes cosas el Señor ha hecho con" ellos (vers. 19), y los hombres serán ganados para Cristo.
Esto probablemente aconteció a fines del otoño (octubre-noviembre) del año 29 d. C. (ver com. Luc. 8: 1). Cuando Jesús volvió a Decápolis unos nueve o diez meses más tarde (ver com. Mat. 15: 32), miles acudieron para verlo y oírlo (cf. DTG 307-308). Los que salieron para escuchar a Jesús en esta última ocasión eran casi todos gentiles.
2 1.
Pasando otra vez
[La mujer inválida; la hija de Jairo, Mar. 5: 21-43 = Mat. 9: 18-26 = Luc. 8: 40-56. Comentario principal: Marcos. Ver mapa p. 209; diagrama p. 221; acerca de los milagros, pp. 198-203.1 La curación de la mujer inválida y la resurrección de la hija de Jairo ocurrieron poco después de la curación de los dos endemoniados (ver com. Mat. 8: 18; 12: 22; 13: 1). El cruce del lago al que aquí se hace referencia fue desde las proximidades de Gergesa, en la orilla oriental (ver com. Mar. 5: 1), hasta Capernaúm, aproximadamente una distancia de 9 ó 10 km en dirección noroeste.594
Se reunió... una gran multitud
Así como sucedía doquiera Jesús iba durante este período de su ministerio (cap. 3: 7, 20, 32; 4:1).
Junto al mar.
Parece que una multitud comenzó a reunirse en la orilla cuando se dio cuenta de que Jesús se aproximaba en una de las barcas. Por un tiempo permaneció cerca de donde había desembarcado, enseñando y sanando como era su costumbre cuando la gente se reunía en torno de él. Después, junto con algunos de sus discípulos, Jesús fue al hogar de Leví Mateo para asistir a la fiesta que allí se daba en su honor (ver com. cap. 2: 15-17). Allí fue donde Jairo encontró a Jesús (ver Mat. 9: 10, 14, 18; DTG 310).
22.
Uno de los principales
El principal de una sinagoga era el que estaba a cargo del culto público (ver p. 58). No se sabe con certeza si Marcos quiere decir que Jairo era uno de los varios principales de esta sinagoga en particular, o uno de una clase conocida por ese nombre: uno para cada sinagoga.
Jairo
Probablemente se deriva del Heb. Ya'ir, el jair del AT (Núm. 32: 41).
Se postró a sus pies
Como si hubiera estado ante un príncipe o alguien de gran autoridad (ver com. Est. 3: 2; cf. com. Mat. 2: 11; 8: 2). Si de esa manera podía salvar a su única hija, este orgulloso rabino estaba dispuesto a humillarse aun ante, Jesús, despreciado y odiado por la mayoría de los de la clase de Jairo.
23.
Mi hija
De los tres Evangelios que registran este caso, sólo Marcos da la edad exacta de la niña (vers. 42), y por eso se usa aquí (vers. 23) en el texto griego la forma del diminutivo, thugátrion, "hijita" (VM) para referirse a la muchacha.
Está agonizando
La enfermedad, que no es identificada por ninguno de los escritores de los Evangelios, estaba en su etapa fanal. A menos que Jesús interviniera, la muerte sería inevitable.
Pon las manos
El toque personal de Jesús parece haber sido una señal de su interés personal en cada doliente (ver com. cap. 1: 31).
Vivirá
El padre no dudaba de que Jesús tenía poder para devolverle la salud a su hijita. No cabe duda de que había veintenas, o aun centenares de personas en Capernaúm y los alrededores, cuyas vidas daban testimonio del poder de Jesús. Entre ellos estaba el hijo del noble (Juan 4: 46-54) y el siervo del centurión (Luc. 7: 1-10).
24.
Le apretaban
Gr. sunthlíbÇ, "apretujar", "oprimir". En su relato paralelo, Lucas usa una forma verbal más gráfica: el verbo sumpnígÇ, "ahogar" o "sofocar". En camino a la casa de Jairo, Jesús estaba rodeado por una multitud tan densa que su marcha era literalmente "sofocada". Apenas podía moverse.
25.
Una mujer
En cuanto al escenario de este milagro, ver com. vers. 21. Este es uno de los comparativamente pocos milagros registrados por los tres escritores de los Evangelios sinópticos. El relato de Marcos es más vívido que el de Mateo o el de Lucas, y tiene una cantidad de detalles gráficos que omiten los otros evangelistas.
26.
Le iba peor
Con el transcurso del tiempo resultaba más evidente para la mujer el carácter crónico de su enfermedad, y además sus recursos se habían terminado en un inútil intento de curarse. Sin duda, todo esto hacía que ella se desanimase más y más.
27.
De Jesús
La evidencia textual (cf. p. 147) se inclina por el texto de la RVR; sin embargo, hay MSS que dicen "habiendo oído lo que se decía de Jesús" (BJ). Como podría esperarse, las noticias se habían difundido rápidamente (ver com. Mar. 1: 28; Luc. 7: 17-18; 4: 14).
Entre la multitud
Quizá la mujer, desde hacía un tiempo, había hecho planes para llegar hasta Jesús, pero esto le resultó imposible en ese entonces debido a que el Maestro se ausentó de Capernaúm durante el segundo viaje por Galilea. Cuando supo que Jesús había vuelto a Capernaúm, se apresuró a ir a la orilla del lago, donde él estaba enseñando y sanando (ver com. vers. 21). Pero lo buscó en vano. Finalmente, sabiendo que él estaba en el hogar de Mateo (ver com. vers. 21), fue hasta allí con la esperanza de encontrarlo, pero otra vez llegó demasiado tarde (DTG 311). En esta oportunidad, debido a que Jesús avanzaba muy lentamente en dirección de la casa de Jairo, finalmente lo alcanzó.
Por la pérdida de sangre a causa de su enfermedad, debe haber estado físicamente muy débil, además de estar desanimada por los muchos vanos intentos de que los médicos la curaran. También resultaba embarazoso la naturaleza de la enfermedad misma, junto con la impureza ritual que implicaba. Podría ser que hubiera vacilado en presentar verbalmente su pedido a Jesús, especialmente en la presencia de tantos extraños, para que él no le preguntara en cuanto a la naturaleza de su mal, lo que parece que Jesús había hecho en algunos casos (cf. cap. 10: 51). 595
Tocó su manto
Según Lucas, tocó "el borde" del manto de Jesús (cap. 8: 44). Muchos que tan sólo tocaron "el borde" del manto de Jesús "quedaron sanos" (Mat. 14: 36; cf. Hech. 5: 15; 19: 12).
28.
Si tocare
El toque que proporcionó curación a la mujer habría sido considerado por los rabinos como una causa de impureza ritual para Cristo.
Salva
Es decir, "curada" (BJ, 1966) de su enfermedad.
29.
Sintió
Literalmente, "supo". Advirtió la corriente de poder (ver com. vers. 30) que fluyó de Cristo y entró en ella cuando tocó su vestido. Sabía que ese poder había entrado en su débil cuerpo y la había curado.
Azote
Gr. mástix, "látigo", "azote" o "plaga". Las enfermedades incurables eran comúnmente consideradas como castigos divinos por los pecados de la vida (ver com. Mar. 1: 40; Juan 9: 2).
30.
Conociendo
Gr. epiginÇskÇ, "saber plenamente", por lo tanto, "reconocer", o "percibir". (La traducción de la BJ es, "dándose cuenta".) Jesús estaba consciente de lo que había sucedido en el momento en que la mujer tocó su vestido. El relato no afirma si Jesús sabía de antemano que esa mujer lo tocaría. La voluntad del Padre respondió a la muda plegaria de la mujer mediante Cristo. Debiera recordarse que todos los milagros del Maestro "fueron realizados por el poder de Dios mediante el ministerio de los ángeles" (DTG 117).
Poder
Gr. dúnamis, "poder", "fuerza" (BJ). Ver com. Mar. 2:10; Luc. l: 35. Con frecuencia dúnamis se traduce como "milagro", como en Mar. 6: 2, 5; 9: 39. En cuanto a los diferentes términos usados en el NT para referirse a milagros, ver p. 198.
¿Quién ha tocado mis vestidos?
Posteriormente, quizá como resultado de este caso, muchos tocaron "el borde de su manto; y todos los que le tocaban quedaban sanos" (cap. 6: 56).
31.
Aprieta
Gr. sunthlíbÇ (ver com. vers. 24).
32.
Miraba
Jesús parece no haber identificado inmediatamente a la mujer, quizá para darle la oportunidad de hablar primero. Podrían darse varias razones para que Jesús no permitiera que la mujer se fuese quedamente, sin ser advertida: (1) Como en el caso de la fe del centurión (ver com. Luc. 7: 9), Jesús quería que la fe de la mujer fuera un ejemplo que otros pudieran seguir. (2) Deseaba que ella se fuera llevándose el gozo perdurable de saber que había sido advertida personalmente por Jesús y reconocida por él. (3) Deseaba eliminar de la mente de ella cualquier pensamiento supersticioso de que la curación se había efectuado como resultado de un mero toque (ver com. Mar. 5: 34). (4) Para beneficio de ella deseaba que reconociera la bendición que había recibido. Ser sanada de su dolencia pero sin ser "salva" de la enfermedad del pecado sería tan sólo un beneficio transitorio.
33.
Temiendo
Quizá pensaba que sus temores anteriores habían sido bien fundados.
34.
Tu fe
Jesús quería que la mujer entendiera que era la fe la que había curado su atormentado cuerpo y no el toque subrepticio. Que la gente lo considerara con respeto supersticioso desvirtuaría la verdadera causa por la cual Jesús realizaba sus milagros (ver com. cap. 1: 38). Una afirmación pública de Cristo de que era la fe la que sanaba sería eficaz para impedir el rumor de que la curación se había efectuado mediante alguna magia. No importa cuán imperfecta pudiera haber sido la fe de la mujer, con todo, era genuina: una fe que estaba en proporción con su limitado conocimiento y su limitada comprensión de la voluntad de Dios y de sus caminos.
Ve en paz
Ver com. Jer. 6: 14. La mujer debía irse en "paz" física y con "paz" en su alma (ver com. Mar. 2: 5, 10), con el gozo de ser aceptada por Dios, como lo testificaba el hecho de que hubiera recobrado la salud.
Queda sana
Es decir, "continúa en buena salud". No debe suponerse que la curación ocurrió en este momento como han supuesto algunos y no previamente, pues la mujer ya sabía que estaba sanada (vers. 29) y Jesús ya había sentido el poder que salió de él (vers. 30).
35.
Mientras él aún hablaba
Aquí retoma Marcos la narración de la resurrección de la hija de Jairo, interrumpida por el relato de la mujer enferma (vers. 25-34). En cuanto al marco del relato, ver com. vers. 21.
Tu hija ha muerto
Si la hija de Jairo ya hubiese estado muerta, como podría inferirse por Mat. 9: 18, no hubiera sido necesario que unos mensajeros se lo comunicaran (ver com. Mat. 9: 18). Es indudable que Marcos quiere decir que la triste noticia fue comunicada a Jairo en presencia de la multitud (ver com. Mar. 5: 24).
36.
Oyó
La evidencia textual (cf. p. 147) favorece el texto "alcanzó a oír". Las palabras dichas a Jairo en voz baja, llegaron hasta "el oído de Jesús" (DTG 310). 596
No temas
Donde hay temor, hay poca fe. La fe expulsa al temor. La fe de Jairo había sido suficientemente fuerte como para que no le fuera difícil creer que Jesús podía sanar a su hija (ver com. vers. 23). Ahora se vio instado a poner en acción una fe todavía mayor: fe en que aun podría ser vencido el poder de la muerte. Cuando el temor sea una obsesión en nuestra alma y se mofe de nuestra débil fe, hagamos como Jesús le ordenó a Jairo: creamos "solamente", pues "al que cree todo le es posible" (cap. 9: 23).
37.
No permitió que le siguiese nadie
Ver com. Mat. 19: 14. Además de los tres discípulos aquí mencionados, los padres de la niña acompañaron a Jesús a la habitación donde ella yacía (Mar. 5: 40). El bullicio de los que lloraban (ver com. vers. 38-39) y la burda incredulidad de la turba descreída que se había reunido en la casa (vers. 40) hacían que fuese completamente inapropiado la presencia de los que lloraban y de los incrédulos para la solemne majestad del poder divino que estaba por manifestarse mediante Aquel que tenía "vida en sí mismo" (Juan 5: 26; cf. cap. 1: 4).
Pedro, Jacobo, y Juan
Literalmente, "el Pedro y Jacobo y Juan". El uso del artículo definido en griego muestra que los tres discípulos son tratados aquí como una unidad. Este es el primer caso en el cual estos tres fueron elegidos de entre los doce para compartir con Jesús algunas de las experiencias más íntimas de su vida en la tierra (ver com. Mat. 17: 1). Tal vez en este caso la habitación era demasiado pequeña para que pudieran estar allí los doce.
38.
Alboroto
Mat. 9: 23 menciona específicamente "a los que tocaban flautas" (Gr. aul't's, "flautista"). Aún hoy día, en el Medio Oriente, están presentes en los funerales, donde dejan oír sus lúgubres notas. Entonces, tanto como hoy, eran consideradas esenciales sus quejumbrosas melodías. El famoso rabí Judá destacaba el deber de un israelita con estas palabras: "Aun el más pobre en Israel [para el funeral de su esposa] debe contar con dos flautas [flautistas] y una plañidera" (Mishnah Kethuboth 4. 4).
Lamentaban
Esto se refiere al monótono lamento de las plañideras contratadas, que eran numerosas si la familia era rica, como debe haber sido en este caso.
39.
Alborotáis
Gr. thorubéÇ, "hacer ruido", "alborotar", "provocar confusión", o "llorar ruidosamente". En Hech. 17: 5 thorubéo se ha traducido "alborotaron".
Duerme
No se podría encontrar una comparación más apropiada para la muerte que la del sueño, que con tanta frecuencia significa liberación del cansancio, el esfuerzo, los desengaños y el dolor. Así como los ojos de un niño cansado se cierran por el sueño nocturno, así también los ojos de aquellos que aman a Dios y que avizoran con confianza el día cuando la voz del Señor los despertará a la vida inmortal, están cerrados en el sueño pacífico e imperturbable de la muerte (ver 1 Cor. 15: 51-55; 1 Tes. 4: 16-17). La consoladora expresión por la cual el "sueño" equivale a la "muerte" parece haber sido la forma favorita de Cristo para referirse a ese estado (ver com. Juan 11: 11-15). La muerte es un sueño, pero es un sueño profundo del cual sólo el gran Dador de la vida puede despertarnos, porque sólo él tiene las llaves del sepulcro (Apoc. 1: 18; cf. Juan 3: 16; Rom. 6: 23).
40.
Se burlaban
Gr. katageláÇ, "mofarse". Era mucho más que simplemente reírse. No es de admirarse que Jesús los hiciera salir de la habitación antes de despertar a la niña del sueño de la muerte.
Los que estaban con él
Es decir, Pedro, Jacobo y Juan (ver com. vers. 37).
41.
Talita cumi
Estas palabras son arameas, y quizá sean exactamente las mismas que pronunció Jesús en esta ocasión. Su uso aquí testifica que Jesús hablaba en arameo. Comparar con otras expresiones arameas que empleó él, tales como: "Efata" (cap. 7: 34) y "Eloi, ¿lama sabactani?" (cap. 15: 34).
42.
Luego
"Al instante" (BJ). Ver com. cap. 1: 10.
La niña se levantó
Este es el único caso de una resurrección registrada en los tres Evangelios sinópticos. La resurrección del joven de la ciudad de Naín sólo es registrada por Lucas (cap. 7: 11-15), y la de Lázaro sólo está en el Evangelio según Juan (cap. 11: 1-45). En estos tres casos la restauración fue inmediata y completa.
Doce años
Detalle que sólo consigna Marcos.
Se espantaron grandemente
Literalmente, "se asombraron inmediatamente con gran asombro". Esta forma de expresarse refleja un modismo hebreo (y arameo) usado para intensificar el impacto de una forma verbal. Aquí significa sencillamente: "Se asombraron 597(o maravillaron) grandemente". La BJ traduce: "Quedaron fuera de sí, llenos de estupor".
43.
Les mandó mucho
Es decir, les dio órdenes estrictas (cf. cap. 1: 43). No es del todo claro por qué Jesús ordenó a los padres que se callaran. Sin embargo, la orden estaba en armonía con los repetidos esfuerzos de Cristo, en esta etapa de su ministerio, por evitar la publicidad indebida (ver com. Mar. 1: 43-44; cf. Mat. 8: 4; 9: 30).
Se le diese de comer
Una compasiva muestra del atento cuidado manifestado por Jesús. Esta orden también implica que la niña había estado sufriendo de una enfermedad que agotó su vigor físico. Tal vez no había podido comer durante varios días.


COMENTARIOS DE ELENA G. DE WHITE
120 CS 568-569; DTG 304-309, 371
4 DTG 304
9 CS 568; DTG 304
15 DTG 305
18-20 DTG 306
19 DTG 309; MC 65
21-24 DTG 310
21-43 DTG 310-314
23 MC 38
26 DTG 311
29 MC 39
30-34 MeM 13; 5T 228
35 DTG 310
39 DTG 310, 492
41 DTG 311