Segunda Epístola del Apóstol San Pablo a TIMOTEO

CAPÍTULO 3
1 Pablo advierte a Timoteo en cuanto a los tiempos que vendrán; 6 describe a los enemigos de la verdad; 10 le muestra su ejemplo personal, 16 y le recomienda las Sagradas Escrituras.
1 TAMBIEN debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.
2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos,
3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno,
4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios,
5 que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.
6 Porque de éstos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias.
7 Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad.
8 Y de la manera que Janes y Jambres resistieron 351 a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe.
9 Mas no irán más adelante; porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquéllos.
10 Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia,
11 persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra; persecuciones que he sufrido, y de todas me ha librado el Señor.
12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;
13 mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados.
14 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido;
15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.
16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,
17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.
COMENTARIO BIBLICO ADVENTISTA
1.
Saber.
O "comprender". Pablo ya había predicho que algunos se apartarían de la "fe" (1 Tim. 4: 1-3), y ahora insta a Timoteo a que esté bien alerta en cuanto a los peligros insidiosos que amenazaban a la iglesia en sus días, peligros que afectarían su pureza y reputación hasta que Cristo volviera.
Postreros días.
Cf. 1 Tim. 4: l; ver Nota Adicional de Rom. 13; com. Heb. 1: 2; Sant. 5: 3; 2 Ped. 3: 3; 1 Juan 2: 18. Desde que entró el pecado han prevalecido en el mundo los males enumerados en 2 Tim. 3:1-5. Así sucedió en los días de Noé (Gén. 6: 5, 11) y en los tiempos del NT (cf. DTG 27- 28), y así continuará hasta el fin. Pablo habla en otro lugar de este "presente siglo malo" (Gál. 1: 4), y Juan declara que "el mundo entero está bajo el maligno" (1 Juan 5: 19). De modo que la presencia del mal no es una característica exclusiva de los "postreros días"; sin embargo, la depravación moral progresiva de la raza humana denuncia la completa incapacidad del hombre para salvarse a sí mismo. Pero con la actividad creciente del príncipe del mal (cf. Apoc. 7: 1; 12: 12), debe esperarse que el desarrollo milenario del mal llegue a su intensidad máxima en los "postreros días". Las Sagradas Escrituras declaran que los malos hombres "irán de mal en peor" (2 Tim. 3: 13). Esto contradice las suaves afirmaciones de miles de engañados maestros religiosos, que enseñan que el hombre está mejorando poco a poco y que finalmente todo el mundo se convertirá. Las palabras del apóstol acerca de los "postreros días" adquieren un significado pleno y completo dentro de estos conceptos.
Tiempos.
Gr. kairós, "ocasión", "tiempo señalado" (ver com. Hech. 1: 7). Desde los días de Pablo la iglesia ha pasado por períodos de grave peligro ocasionados por la mundanalidad, la persecución, el error o la apostasía; pero la Inspiración declara aquí que en "los postreros días" el pueblo de Dios debe esperar tentaciones y peligros especiales.
Peligrosos.
Gr. jalepós, "duro", "difícil", "penoso". Las clases de peligros a que se hace referencia se enumeran en los vers. 1-5.
2.
Hombres.
Gr. ánthrpos, "hombre", que en plural abarca a hombres y mujeres.
Amadoradores de sí mismos.
La antítesis del genuino espíritu cristiano de abnegación (ver com. 1 Cor. 13: 5) y mansedumbre (ver com. Mat. 5: 5).
Avaros.
Gr. filárguros, "amador de dinero" (ver com. Luc. 16: 14; cf. com. 1 Tim. 6: 10).
Vanagloriosos.
O "arrogantes". Ver Rom. 1: 30. Son hombres que confían en sus propias capacidades, pero menosprecian los recursos de Dios y los derechos de sus prójimos.
Soberbios.
O "altivos" (ver Rom. 1: 30). Consideran a otros con desprecio o falta de respeto.
Blasfemos.
O "calumniadores", "ultrajadores"; "difamadores" (BJ, BC); es decir, que con sus palabras maliciosas tratan de dañar la reputación y la honra ajena, ya sea de Dios o del hombre.
Desobedientes.
Ver com. Rom. 1: 30.
Ingratos.
O "desagradecidos" a pesar de los beneficios que han recibido de Dios y de 352 sus padres. Los "amadores de sí mismos" rara vez son agradecidos con otros. Los inventos modernos han contribuido a una autosuficiencia humana que con frecuencia hace que el hombre no reconozca su necesidad continua de las bendiciones de Dios.
Impíos.
"Irreligiosos" (BJ, BC). Una referencia directa a una actitud mental que elimina a Dios del pensamiento y la acción (ver Isa. 57: 20-21; Rom. 3:17-18).
3.
Sín afecto natural.
Ver com. Rom. l: 3l.
Implacables.
O "irreconciliables".
Calumniadores.
Gr. diábolos, "difamador" (ver com. Mat. 4: 1; Efe. 4: 27), de donde deriva la palabra "diablo".
Intemperantes.
O "desenfrenados". Viven sólo para agradarse a sí mismos; son gobernados por impulsos personales y no por principios. Los egoístas desean que sus impulsos sean satisfechos cuándo y cómo les plazca.
Crueles.
Literalmente "no domados".
Aborrecedores de lo bueno.
Gr. afilágathos, "que no ama el bien".
4.
Traidores.
O "seductores".
Impetuosos.
Gr. propets, "arrebatado", "precipitado", vocablo traducido como "precipitadamente" en Hech. 19: 36.
Infatuados.
O "cegados por el orgullo" (ver com. 1 Tim. 6: 4).
Amadores de los deleites.
Los que son "amadores de sí mismos" (vers. 2), naturalmente irán en pos de los placeres antes que sujetarse a las santas demandas de la conducta que Dios requiere.
Más que.
En forma más precisa "antes que"; es decir, son personas dominadas por el amor a los placeres antes que por el amor a Dios. Esta Descripción podría aplicarse a miembros de la iglesia y a los que no lo son.
5.
Apariencia de piedad.
O sea las características externas de la religión: asistencia a la iglesia, ofrendas para la iglesia y hasta servicio personal para la iglesia. Esta característica se aplica específicamente a los que se identifican superficialmente con el cristianismo.
La eficacia de ella.
Es decir, el poder de Dios que fortalece la voluntad del hombre para erradicar todas las tendencias pecaminosas (ver com. Rom. l: 16; 2 Cor. 13: 4; Efe. 3: 20).
Evita.
Un consejo a Timoteo y a todos los dirigentes futuros para que estén alerta ante los peligros que enfrenta la iglesia. Además de precaverse personalmente para no sucumbir ante las malas prácticas aquí descritas (vers. 2-5), Timoteo debía señalar públicamente esas tendencias y prácticas insidiosas que estaban cercenando la influencia del cristianismo. El comportamiento de los miembros nominales de la iglesia, de aquellos que aparentan lealtad a los caminos de Dios y sin embargo no manifiestan una evidencia tangible de haber progresado en su semejanza a Cristo, ha sido a través de los siglos un gran obstáculo para el progreso del Evangelio, obstáculo más grande que cualquier otro factor. Cf. 2 Cor. 2: 14-16; 1 Tim. 4:16; 2 Ped. 3: 12.
6.
De éstos.
Los charlatanes sobre religión o los que disputan "sobre palabras" (ver com. 1 Tim. 6: 3-5; 2 Tim. 2: 14), con frecuencia manifiestan las características enumeradas (cap. 3: 2-5).
Se meten.
Gr. endún, "entrar en", "introducirse", "insinuarse".
Mujercillas.
Gr. gunaikárion, "mujercita" en sentido despectivo. Pablo describe a esas mujeres crédulas que, debido a una disciplina religiosa insuficiente, son víctimas fáciles de los que comercian con interpretaciones fantásticas de las Escrituras. A estas mujeres les sobra tiempo para satisfacer sus caprichos y curiosidad, quizá debido a su holgazanería. Se sienten complacidas por la atención especial que les manifiestan esos falsos maestros religiosos, y por eso responden con una servil obediencia. Eso no sucederá entre los miembros de iglesia si cada cristiano se propone conocer personalmente las verdades del cristianismo. La tendencia a estar siempre buscando algo nuevo y sensacional no es una característica del cristiano maduro (ver com. Efe. 4: 14).
Cargadas.
O "abrumadas" con sus hábitos personales de pecados. Su preocupación por tener que responder personalmente ante Dios hace que tranquilicen su conciencia indagando con frecuencia en las novedades religiosas. Rechazan los exigentes principios de una vida convertida y se dedican a una vida aparentemente religiosa. Esto es estar "siempre . . . aprendiendo, y nunca" poder "llegar al conocimiento de la verdad" (vers. 7).
Diversas.
"Varias". "Toda clase de" (BJ); "toda suerte de" (BC).
Concupiscencias.
Gr. epithumía, "deseo", "anhelo" (ver com. Mar. 4: 19; Sant. l: 14).
7.
Siempre están aprendiendo.
Es decir, las "mujercillas" (vers. 6) y todos los otros
LAS CATACUMBAS DE SAN SEBASTIAN, EN ROMA
LA MAZMORRA MAMERTINA
MONEDAS ROMANAS EN LOS TIEMPOS DEL NT
MONEDAS ROMANAS EN LOS TIEMPOS DEL NT
353 que tienen sólo una apariencia de religión, aún viven en el pecado.
Conocimiento.
Gr. epígnsis, "conocimiento exacto y correcto". "Pleno conocimiento" (BJ, BA, BC). Los charlatanes de la religión (vers. 6) sólo conocen fragmentos de verdad mezclados con diversos errores; no ven la verdad como un conjunto. Los cautiva todo nuevo capricho o sensacionalismo religioso.
8.
Janes y Jambres.
Estos nombres no se encuentran en el AT, pero se han conservado en un tárgum judío (ver t. V, p. 97) que comenta Exo. 7: 11. Se da a entender que estos hombres eran dos de los magos que imitaron los milagros de Moisés cuando se presentó ante Faraón.
Resistieron.
Literalmente "se opusieron" (BC, BA, NC).
Así también éstos.
Así como Janes y Jambres fueron un obstáculo para la comunicación de la verdad, así también lo son los falsos maestros religiosos.
Corruptos de entendimiento.
La mente determina la forma como se encauza la voluntad. No puede haber una conducta correcta a menos que haya un pensar correcto. Una doctrina correcta precede a un modo correcto de vivir.
Réprobos.
Gr. adókimos, "no aprobado", no genuino". El mensaje o "fe" de estos maestros religiosos no se ajusta a la verdad. Cf. 2 Tim. 2: 15.
9.
No irán más adelante.
"No irán más adelante" que las "mujercillas" y otros semejantes a ellas que, por un tiempo, seguirían a esos mercachifles de fantasías y diversiones religiosas.
Insensatez.
Gr. ánoia, "falta de entendimiento". La historia confirma la predicción de Pablo: que las insensateces de los hombres tarde o temprano quedarán al descubierto y serán rechazadas aun por los más engañados.
Támbién lo fue la de aquéllos.
Así como el engaño de Janes y Jambres (vers. 8) fue evidente para los egipcios y los israelitas.
10.
Pero tú.
Se destaca así la gran diferencia entre Timoteo, quien conocía íntimamente a Pablo, y los falsos maestros descritos en los vers. 2-9. Si hubiese habido una sola inconsecuencia en la vida de Pablo, cualquier hecho oculto contrario a su sinceridad e integridad, Timoteo sin duda lo hubiera conocido. La vida de Pablo siempre sería un estímulo y una guía para que Timoteo la imitara
en los días difíciles que vendrían cuando terminara el liderazgo de Pablo. Cf. 1 Tes. 2: 1-12.
Doctrina.
Gr. didaskalía, "enseñanza" (BJ, BA). Ver 1 Tim. 6: 1, 3; 2 Tim. 3: 16; 4: 3. La enseñanza de Pablo era genuina, como lo podían testificar sus frutos por toda el Asia Menor, en donde se veía el contraste con la "fe" de los "réprobos" (cap. 3: 8) maestros de doctrinas pervertidas.
Conducta.
Es decir, "forma de vida"; "modo de vivir" (BC).
Propósito.
La meta de Pablo después de su conversión fue siempre la glorificación de Cristo, para que todos los hombres pudieran ser llevados al Maestro. Este propósito dominaba su enseñanza y su conducta.
Fe.
La confianza personal en el amor de Dios y su conducción diaria, proporcionaban a Pablo una perspectiva celestial en medio de los abrumadores problemas que lo rodeaban (ver com. 1 Tim. l: 14).
Longanimidad.
Cf. cap. 2: 24.
Amor.
Ver com. 1 Cor. 13: l.
Paciencia.
ver com. Sant. 1: 3; Apoc. 14: 12.
11.
Persecuciones.
Cf. Hech. 13: 50; 2 Cor. 11: 23-27; 12: 10.
Padecimientos.
Cf. 2 Cor. 1: 5, 7; Col. 1: 24.
Antioquía.
Ver Hech. 13: 14-50.
Iconio.
Ver Hech. 13: 51 a 14: 6.
Listra.
Ver Hech. 14: 6-20. El apóstol pudo haber mencionado estas tres ciudades porque Timoteo conocía bien el distrito en donde estaban situadas (Hech. 16: 1-2).
He sufrido.
El "propósito" de Pablo (vers. 10) lo ayudaba a sufrir humillaciones y dolores. Tenía el propósito de que avanzara la causa de Cristo, y no su propio prestigio o seguridad.
De todas.
Este testimonio del cuidado personal de Dios sería un gran motivo de ánimo para Timoteo cuando tuviera que soportar los mismos sufrimientos y persecuciones.
Librado.
Compárese con la súplica enseñada por Cristo en su oración modelo (Mat. 6: 13). Dios no libró a Pablo de las pruebas de la vida, ni tampoco a Jesús; pero Dios nos ayuda a soportarlas. Las piedras u obstáculos de la vida se convierten en peldaños para seguir subiendo. Cuando los santos son probados pueden ver, como Cristo, "el gozo" que les es propuesto (cf. Heb. 12: 2); lo que testifica acerca del poder sustentador de la gracia 354 de Dios en medio de circunstancias adversas.
12.
Todos.
No sólo los ministros de la iglesia sino todos los que se consagran a vivir como Cristo ordena, deben esperar ser mal interpretados, calumniados y sometidos a sufrimientos de toda clase (ver com. Juan 15: 18-20; 1 Ped. 4: 12-19).
Quieren.
Gr. thél, "resolver", "querer", "determinar".
Piadosamente.
En contraste con una vida cristiana fingida (vers. 5).
En Cristo Jesús.
No se puede vivir "piadosamente" sin una relación vital con nuestro Señor. Él es el modelo y el sustentador de la vida cristiana.
Padecerán persecución.
Ver com. Fil. 1: 29.
13.
Malos hombres.
Los descritos en los vers. 2-5.
Engañadores.
O "impostores", descritos en los vers. 5-9.
Irán de mal en peor.
Una referencia al carácter de los malos hombres y a la malignidad de sus pensamientos. En el vers. 9 se refiere al resultado final de sus sutilezas. Los hábitos morales, como todos los otros, son difíciles de romper. El hábito hace más fácil la repetición de un acto bueno o malo. Sólo la gracia de Dios puede romper las cadenas del hábito y reencauzar el curso de la vida. Aunque Pablo habla del empeoramiento de una vida mala, también es cierto que los "tiempos peligrosos" que acompañarían a la iglesia hasta el fin del mundo, serían el resultado de "los malos hombres y los engañadores". Los malos hombres aprenden de sus predecesores con cada generación que pasa, lo que acentúa el mal y lo difunde. Así se confirma la profecía de Cristo de que "la maldad" se multiplicaría (Mat. 24: 12).
Engañando.
Gr. planáo, "desviar", "apartar del buen camino".
Siendo engañados.
Los que se rinden ante el error y lo enseñan a otros, quedan expuestos a un engaño posterior.
14.
Persiste.
O "permanece" (BC, NC).
Aprendido.
La única defensa de Timoteo contra las enseñanzas engañosas consistiría en depender firmemente de las instrucciones de Pablo y de los otros apóstoles (ver com. cap. 1: 13; 2: 2). Estas enseñanzas del Evangelio no sólo convencen de culpa a la mente sino que reconfortan el corazón. Las experiencias personales apoyan la validez de los principios evangélicos y aumentan la confianza para enfrentar el futuro.
En lo que has aprendido.
El griego usa el plural, "las cosas que has aprendido", indicando que Timoteo había recibido muchas instrucciones.
De quién.
En el griego el pronombre es plural, según lo establece la evidencia textual (cf. p. 10); "de quiénes" (BJ, BA, BC, NC). Timoteo tuvo la suerte de haber sido enseñado por su piadosa abuela Loida, y su madre Eunice (cap. 1: 5), y además por Pablo y los otros apóstoles. Algunos creen que "de quién" se refiere a las Sagradas Escrituras (cap. 3: 15) porque cualquier autoridad que poseyeran Pablo o la madre y la abuela de Timoteo, dependía finalmente de las Escrituras, no de ellos. Sólo las Escrituras proporcionan la vida y el fundamento inmutable para la convicción y la seguridad.
15.
Desde la niñez.
Los padres judíos fieles comenzaban a enseñar a sus hijos las verdades del AT a la edad de cinco años.
Sagradas Escrituras.
Literalmente "sagradas letras", o sea el AT. "Letras sagradas" (NC); "sagradas letras" (BC). En los días de Pablo no existía la colección de los escritos sagrados del NT, aunque circulaban ciertas porciones sobre la vida y las palabras de Cristo y una cantidad de las cartas de Pablo para las iglesias. En cuanto a la evolución del canon del AT, ver t. V. pp. 124-133.
Sabio para la salvación.
El propósito esencial de la Biblia no es únicamente registrar historia, ni siquiera describir la naturaleza de Dios. La Biblia fue escrita para mostrar a los hombres cómo pueden ser salvados de sus pecados. En el mundo hay muchos "escritos" que pretenden ser sagrados, pero la Biblia es el único libro que indica con seguridad el camino de la redención del hombre. Las grandes religiones del mundo, como el islamismo, el budismo y el hinduismo, tienen "sagradas escrituras", pero no pueden hacer a nadie "sabio para la salvación". Sólo la Biblia revela cómo los hombres pueden romper las ataduras de los hábitos pecaminosos y encontrar el perdón de Dios. Por eso el primer deber del hombre debe ser entender la Biblia por sí mismo.
Por la fe.
Aunque un hombre pudiera aprender de memoria las Escrituras y dominara todas sus doctrinas, esto no le aseguraría la salvación. "También los demonios creen" (Sant. 2: 19), pero el conocimiento que tienen de la verdad no los hace santos ni les garantiza 355 la redención futura.
16.
Toda la Escritura.
Aunque Pablo aquí se refiere específicamente al AT, su declaración también es verdadera respecto al NT. Dios no autoriza a los hombres a distinguir entre lo que ellos suponen que es divinamente inspirado y lo que piensan que es sólo un producto del ingenio humano.
Inspirada por Dios.
Gr. theópneustos, "exhalado o soplado por Dios". Pablo presenta aquí por qué la Biblia hace al hombre "sabio para la salvación" (vers. 15): porque ella es el pensamiento de Dios comunicado a los hombres (ver com. 2 Ped. 1: 21). La vitalidad de las Escrituras se debe a la vida que Dios ha alentado en ellas. La persistencia de su encanto y su idoneidad para satisfacer cada necesidad humana testifican de su autoridad divina.
En cuanto a la naturaleza de la inspiración, ver CS 7-15 y el Material Suplementario de EGW en el comentario de 2 Ped. l: 2l.
En el griego esta oración no tiene la cópula verbal: "es". Por lo tanto, algunos comentadores traducen: "Toda Escritura inspirada por Dios es útil. . ." Sugieren así que si bien los pasajes inspirados tienen su función, se entiende que la Biblia incluye pasajes no inspirados. El texto griego permite colocar el verbo "es" en una u otra parte. Sin embargo, la traducción de la RVA está más de acuerdo con lo que de sí misma enseña la Biblia: que toda la Escritura es inspirada. Un eminente erudito moderno, C. F. D. Moule, argumenta diciendo que este pasaje "muy difícilmente podría significar 'toda escritura inspirada', y es mucho más probable que signifique 'el conjunto de la Escritura [es] inspirado' " (An Idiom Book of New Testament Greek, p. 95).
Otros comentadores abogan por el significado verbal activo de theópneustos, y traducen: "Toda escritura exhala a Dios". Sin embargo, la sintaxis y el testimonio de las Escrituras apoyan la interpretación en voz pasiva. Cf. 2 Ped. 1: 21. La voz activa anula el indudable aserto de que toda la Escritura es inspirada por Dios. Si así fuera el texto sólo diría que la Biblia, como los otros escritos religiosos, gira en torno de Dios y contiene los mejores pensamientos humanos en cuanto a Dios.
Útil.
Pablo aquí se extiende presentando cuatro funciones que corresponden a las Sagradas Escrituras. Revela con detalles precisos cómo la Biblia hace que el hombre sea
(vers. 15).
Enseñar.
O "adoctrinar" (ver com. vers. 10). La Biblia es el único libro de texto para la salvación de la humanidad. Sólo Dios puede ofrecer salvación al hombre; sólo Dios puede revelar la naturaleza y los alcances de esa salvación. En las Escrituras se dice todo lo que es necesario que sea dicho acerca de la responsabilidad del ser humano delante de Dios.
Redargüir.
Gr. elegmós, "reprensión". En cuanto a una flexión verbal relacionada, elégj, ver com. Juan 8: 46; 1 Tim. 5: 20. La Biblia no sólo censura al pecador; también sirve para refutar las enseñanzas pervertidas como aquéllas que Timoteo tenía que enfrentar (ver com. 2 Tim. 2: 14, 16- 18, 23; 3: 7-9, 13).
Corregir.
O "rectificación", "revisión", "mejora". Desde que se escribió la primera página de la Biblia, ésta ha demostrado su poder para crear de nuevo y transformar las vidas de los hombres.
Instruir.
"Disciplina", "instrucción". La misma palabra griega se ha traducido como "disciplina" en Efe. 6: 4. Así como a un niño se le enseñan las responsabilidades básicas del ser humano, así también el cristiano encuentra en las Escrituras aquellos principios que le ayudarán a crecer hasta convertirse en "un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo" (Efe. 4: 13). Este proceso de crecimiento para llegar a ser como Cristo, es conocido como santificación; es una preparación que continúa toda la vida.
Justicia.
Gr. dikaiosún, esa calidad o condición que Dios puede aprobar. Sólo la Biblia presenta una conducta para la vida que Dios puede aprobar.
17.
El hombre de Dios.
Ver com. 1 Tim. 6: 11. Los que sinceramente deciden ser conocidos como hijos de Dios son los únicos que realmente permiten que las Escrituras desarrollen en ellos su cuádruple función, como se presenta en 2 Tim. 3: 16. Al seguir fielmente las instrucciones de la Biblia serán conocidos por todos como hijos de Dios.
Perfecto.
Gr. ártios, "adecuado", "completo", "preparado", para todo lo que se requiere de un cristiano o hijo de Dios.
Enteramente preparado.
Gr. exartíz, "equipar", "completar", "preparar".
Toda buena obra.
El mejor servicio que puede prestar un "hombre de Dios" es comunicar a otros las bendiciones de Dios que le han proporcionado un poder y una esperanza incomparables en su propia vida. 356
COMENTARIOS DE ELENA G. DE WHITE
1 CS 367; Ev 454; PP 93
1-2 CN 213; HAp 400
1-4 4T 206
1-5 CS 497; PVGM 338
2 FE 101; 3T 199
2-3 1JT 77
2-5 MJ 345
4 CM 268; FE 192, 220; HAd 453; 2JT 120; MeM 331; MJ 82; 2T 145, 285, 289, 293; 3T 41, 60; 5T 106; 8T 55 4-5 FE 460; MJ 139; 3T 29; TM 474
5 FE 134; HAp 400; 1JT 55, 158, 536; 3JT 91, 253, 272; PP 327; SC 58; 2T 395; 4T 377; 5T 87, 258; 8T 86
6 5T 139-140
7 1JT 167; 3T 53; TM 401
9 CS 318
12 CS 52, 561, 666; HAp 460; HR 324; MeM 71; PP 659
13 CS 367; Ev 263-264; 2T 390
13-17 HAp 400
14 CW 118
14-15 MeM 34
14-17 COES 26; FE 394
15 EC 402; FE 170, 240; HAp 165; 1JT 340, 530; 2JT 130; 3JT 236; MJ 258; PP 643
15-17 CM 131; CN 485; FE 391
16 CM 445; CS 7, 370; Ed 185; Ev 102; 2JT 345; 5T 434
16-17 CS 9; COES 18; Ed 167; FE 123, 169, 187, 408, 444; 3JT 276; OE 171, 263, 324; PE 136; TM 329-330
17 CM 432; COES 20; 1JT 357, 571; MJ 272; lT 135, 648; 2T 500, 710; 3T 228, 235, 556