La epístola del Apostol San Pablo a los

CORINTIOS

CAPÍTULO 7


2 Pablo habla del matrimonio, 4 porque es una protección contra la fornicación, 10 y que los casados no deben separarse en forma liviana 18, 20 Cada uno debe estar contento con su vocación. 25 Porque debe preferirse la virginidad, 35 y razones por las cuales puede uno casarse o quedarse soltero.

1 EN CUANTO a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer;
2 pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido.
3 El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido.
4 La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer.
5 No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia.
6 Mas esto digo por vía de concesión, no por mandamiento.
7 Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo; pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo, y otro de otro.
8 Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo;
9 pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando.
10 Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido;
11 y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer.
12 Y a los demás yo digo, no el Señor: Si algún hermano tiene mujer que no sea creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone.
13 Y si una mujer tiene marido que no sea creyente, y él consiente en vivir con ella, no lo abandone.
14 Porque el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos.
15 Pero si el incrédulo se separa, sepárese; pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso, sino que a paz nos llamó Dios.
16 Porque ¿qué sabes tú, oh mujer, si quizá harás salvo a tu marido? ¿O qué sabes tú, oh marido, si quizá harás salva a tu mujer?
17 Pero cada uno como el Señor le repartió, y como Dios llamó a cada uno, así haga; esto ordeno en todas las iglesias.
18 ¿Fue llamado alguno siendo circunciso? Quédese circunciso. ¿Fue llamado alguno siendo incircunciso? No se circuncide.
19 La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada es, sino el guardar los mandamientos de Dios.
20 Cada uno en el estado en que fue llamado, en él se quede.
21 ¿Fuiste llamado siendo esclavo? No te dé cuidado; pero también, si puedes hacerte libre, procúralo más.
22 Porque el que en el Señor fue llamado siendo esclavo, liberto es del Señor; asimismo el que fue llamado siendo libre, esclavo es de Cristo. 701
23 Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres.
24 Cada uno, hermanos, en el estado en que fue llamado, así permanezca para con Dios.
25 En cuanto a las vírgenes no tengo mandamiento del Señor; mas doy mi parecer, como quien ha alcanzado misericordia del Señor para ser fiel.
26 Tengo, pues, esto por bueno a causa de la necesidad que apremia; que hará bien el hombre en quedarse como está.
27 ¿Estás ligado a mujer? No procures soltarte. ¿Estás libre de mujer? No procures casarte.
28 Mas también si te casas, no pecas; y si la doncella se casa, no peca; pero los tales tendrán aflicción de la carne, y yo os la quisiera evitar.
29 Pero esto digo, hermanos: que el tiempo es corto; resta, pues, que los que tienen esposa sean como si no la tuviesen;
30 y los que lloran, como si no llorasen; y los que se alegran, como si no se alegrasen; y los que compran, como si no poseyesen;
31 y los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen; porque la apariencia de este mundo se pasa.
32 Quisiera, pues, que estuvieseis sin congoja. El soltero tiene cuidado de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor;
33 pero el casado tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer.
34 Hay asimismo diferencia entre la casada y la doncella. La doncella tiene cuidado de las cosas del Señor, para ser santa así en cuerpo como en espíritu; pero la casada tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su marido.
35 Esto lo digo para vuestro provecho; no para tenderos lazo, sino para lo honesto y decente, y para que sin impedimento os acerquéis al Señor.
36 Pero si alguno piensa que es impropio para su hija virgen que pase ya de edad, y es necesario que así sea, haga lo que quiera, no peca; que se case.
37 Pero el que está firme en su corazón, sin tener necesidad, sino que es dueño de su propia voluntad, y ha resuelto en su corazón guardar a su hija virgen, bien hace.
38 De manera que el que la da en casamiento hace bien, y el que no la da en casamiento hace mejor.
39 La mujer casada está ligada por la ley mientras su marido vive; pero si su marido muriere, libre es para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor.
40 Pero a mi juicio, más dichosa será si se quedare así; y pienso que también yo tengo el Espíritu de Dios.

 

COMENTARIO BÍBLICO ADVENTISTA

1.
Las cosas de que me escribisteis.
Con este versículo comienza una nueva sección de la epístola, en la cual se tratan ciertas preguntas que la iglesia de Corinto había hecho a Pablo. La carta que las contenía se perdió, de modo que sólo es posible hacer conjeturas en cuanto a su alcance. Sería sumamente útil, por ejemplo, saber con exactitud cuáles eran las preguntas en cuanto al matrimonio. La interpretación del capítulo depende en parte de la naturaleza del problema presentado en la carta dirigida al apóstol. En vista de la ferviente advertencia de Pablo contra la fornicación (cap. 5-6), parece apropiado que en su respuesta tratara en primer lugar el tema del matrimonio. En Corinto quizá también había quienes se preguntaban si las rígidas reglas judaicas que hacían obligatorio el matrimonio, al menos para los hombres, eran también aplicables a los cristianos (ver Mishnah Yebamoth 6: 6). En la iglesia tal vez había algunos que no sentían el deseo de casarse, y pudieron haber preguntado a Pablo si les era lícito permanecer solteros. Si esta pregunta fue la razón de esta afirmación de Pablo (cap. 7: 1), entonces el apóstol no estaba dando un consejo en términos generales acerca de la moral del matrimonio, sino que sencillamente estaba informando a ese grupo particular que era perfectamente correcto permanecer solteros. Algunos cristianos creían sin duda que el matrimonio era una condición pecaminosa que debía ser evitada y disuelta, de ser posible. Esta sería una reacción comprensible contra el libertinaje que era tan común en Corinto en esos días. Su celo por evitar cualquier cosa que se relacionara con la fornicación, puede haberlos inducido a ir al otro extremo de abstenerse completamente del matrimonio.
Bueno.
Gr. kalós, "propio", "apropiado". La palabra no denota bondad en sentido moral (cf. vers. 28, 36); por lo tanto, esta declaración no se puede usar para justificar el celibato 702 como una práctica moralmente superior (ver Mat. 19: 4-6; Rom. 7: 2-4; Efe. 5: 22-32; 1 Tim. 4: 1-3; Heb. 13: 4). Sería extraño que Pablo enseñara que de ninguna manera un hombre debía casarse, y que después, en una epístola dirigida a otra iglesia, usara el matrimonio como una ilustración de la íntima unión que existe entre Cristo y su iglesia (Efe. 5: 22-27). Ver sobre esto el comentario de "las cosas de que me escribisteis".
No tocar mujer.
Una forma delicada para referirse a la relación sexual (ver Gén. 20: 4, 6; 26: 11; Prov. 6: 29). La expresión aquí quizá sea sinónimo de matrimonio. La instrucción debe ser interpretada a la luz de su contexto y no como una prohibición del matrimonio.
2.
Pero.
Aunque el matrimonio no es obligatorio, es perfectamente correcto.
A causa.
Debido a que en Corinto abundaba la inmoralidad, era aconsejable que se casaran todos los cristianos. En los países en donde el matrimonio ha sido considerado con liviandad, ha abundado la inmoralidad, y siempre será así. La pureza y la virtud están estrechamente relacionadas con la preservación del voto matrimonial. La recomendación que hace Pablo del matrimonio como una protección contra la fornicación ha sido considerada por algunos como un concepto que rebaja el matrimonio; pero tales personas no se dan cuenta que Pablo, debido a la situación particular de Corinto, trató sólo el aspecto negativo del asunto. Él no dice aquí que expone la única razón para casarse. No niega el elemento positivo ni las bendiciones que proporciona el matrimonio (ver com. Mat. 19: 12). Neander escribió en cuanto a este pasaje: "No debemos ignorar el hecho de que Pablo no está tratando aquí del matrimonio en general, sino sólo de su relación con el estado de cosas en Corinto, donde temía el efecto de los prejuicios morales concernientes al celibato" (Lange´s Commentary, 1 Cor. 7: 2).
Fornicaciones.
El plural sin duda se refiere a las muchas formas de vicios sexuales que se practicaban abiertamente en la ciudad de Corinto.
Propia mujer,. . . propio marido.
Esta orden destaca la práctica cristiana de la monogamia.
3.
El deber.
Este versículo presenta el deber mutuo del esposo y la esposa en los asuntos conyugales, específicamente en cuanto a la relación matrimonial. Ambos están unidos entre sí por toda la vida, y en toda forma posible cada uno debe mostrar bondad y consideración por el otro. Este consejo era necesario debido a que algunos cristianos evidentemente creían que había una virtud especial en que el esposo y la esposa vivieran separados, lo que les negaba los legítimos privilegios del matrimonio y los exponía a ser tentados por la inmoralidad.
4.
No tiene potestad.
Aquí se presentan en forma clara los derechos iguales de ambos cónyuges. Ninguno de los dos tiene derecho de negar al otro la relación íntima matrimonial pero esto no sanciona ninguna forma de abuso o exceso, al contrario, los cristianos deben reconocer la necesidad de la temperancia en todas las cosas (ver cap. 9: 25; 3JT 107; MJ 459-560; 1JT 266). Las personas casadas deben considerarse como ligadas por una unión sumamente íntima y con los vínculos más tiernos. Por lo tanto, cuando se presente la tentación a la infidelidad, cada, uno debiera pensar espontáneamente en el lazo místico y sagrado que lo une con su cónyuge, y decididamente debiera negarse a quebrantar esa unión. Crisóstomo lo expresa: de esta manera: "Por lo tanto, cuando ves que una ramera te tienta, di: "Mi cuerpo no es mío sino de mi esposa". Lo mismo también diga la mujer a los que quisieran manchar su castidad: "Mi cuerpo no es mío, sino de mi esposo" (Homilías xix. 2, 1 Cor. 7: 3).
No debe olvidarse que esta presentación del deber y los privilegios de los casados en las relaciones íntimas del matrimonio, se originó en las preguntas hechas por la iglesia de Corinto (vers. 1). Como ya se dijo, quizá había creyentes que mantenían puntos de vista ascéticos que los inducían a pensar que aunque estuvieran casados estaban obligados a abstenerse de las relaciones sexuales. Este versículo muestra que la misma naturaleza del matrimonio implica que la complacencia o la negación de la unión íntima no debe someterse al antojo de una de las partes, pues cada una tiene derecho a la unión conyugal. Sin embargo, siempre debe tenerse en cuenta el requisito divino de que Dios debe ser honrado en todas las cosas (cap. 10: 31). El creyente, que sabe que su cuerpo es templo del Espíritu Santo (cap. 6: 19-20) , no permitirá que los privilegios matrimoniales se conviertan en una causa de violación de la orden de presentar su cuerpo sin defecto ante el Señor 703 (ver Rom. 12: 1; cf. MJ 459). El cuerpo siempre debe mantenerse bajo la sujeción de la razón santificada.
5.
No os neguéis.
Gr. apostaré "robar", "privar de". Este verbo aparece en Exo. 21: 10 (LXX), donde se aconseja a un hombre que no disminuya el alimento, la ropa y el deber conyugal que corresponden a su primera esposa. Se les dice a los cristianos que no deben privarse mutuamente de la unión íntima matrimonial, a no ser por un tiempo limitado, en circunstancias especiales y por mutuo consentimiento. La siguiente declaración presenta la razón para que por acuerdo mutuo haya una abstención transitoria de las relaciones íntimas: la participación sin trabas en prácticas religiosas especiales, aunque esto no pretende de ningún modo fomentar el ascetismo en la vida marital. No se puede deducir de este consejo que dicha abstención de las relaciones conyugales sea necesaria para poder entregarse a momentos diarios y regulares de oración, sino que es un plan admisible sólo cuando uno siente la necesidad de un período de devoción especialmente intensa como el que se sugiere aquí con las palabras: "para ocuparos sosegadamente en la oración" (cf. Exo. 19: 14-15).
Volved a juntaros.
Después de terminar el motivo del período de abstinencia planificado mutuamente, el esposo y la esposa deben volver a la conducta normal de la vida marital. Se da claramente la razón para esta admonición de volver a las relaciones normales: evitar el mal comportamiento sexual. Cualquier intento de introducir largos períodos de abstención en las relaciones sexuales entre esposo y esposa, tendería a eliminar la salvaguardia establecida por el matrimonio contra la fornicación (ver PP 27). Además, corresponde señalar que la satisfacción y el placer derivados por ambos cónyuges del acto matrimonial forman parte de la razón por la cual Dios instituyó el matrimonio. Ver Prov. 5: 18-19; Ecl. 9: 9.
6.
Esto.
No se puede determinar cuánto se abarca con este pronombre: si sólo la sugerencia del vers. 5, o toda la instrucción de los Vers. 1-5.
Por vía de concesión.
Gr. suggnóm', "convenio", "opinión mutua", "juicio mutuo", "concesión". El apóstol no tiene el propósito de dar la impresión de que las personas casadas están obligadas a practicar períodos variables de abstinencia, aunque sea por mutuo acuerdo. Sólo explica que si así lo desean, están perfectamente libres de llegar a esos acuerdos; pero no se les ordena que lo hagan. Algunos han entendido que el contenido de este versículo sugiere que el consejo del vers. 5 no era inspirado por el Espíritu Santo. Esta interpretación refleja una comprensión equivocada de la forma como actúa la inspiración. Ver Material Suplementario de EGW sobre 2 Tim. 1: 21 y 1MS 24. Por otra parte si se considera detenidamente los vers. 1-5, entonces también se verá que Pablo no está dando una orden en cuanto al asunto de casarse o no. Cada uno debe decidir qué desea hacer.
7.
Como yo.
Es decir, que poseyeran el don que hace que el matrimonio no sea necesario (ver Mat. 19: 10- 12). No se puede demostrar en forma concluyente que Pablo estuviera casado previamente. Pablo dio su voto contra los santos (Hech. 26: 10), lo que se ha interpretado como que era miembro del sanedrín (cf. HAp 92), cuyos componentes tenían que ser casados (ver Talmud Sanhedrin 36b); y lo más natural es suponer que Pablo, un estricto fariseo, no habría pasado o por alto lo que los judíos consideraban como una obligación sagrada: a saber, casarse (ver Mishnah Yebamoth 6. 6). Su detallado consejo en este capítulo sugiere un conocimiento íntimo de problemas, que sólo se puede tener estando casado. Por lo tanto, son pocas las dudas que hay de que Pablo estuvo casado por algún tiempo antes de que escribiera la Primera Epístola a los Corintios.
Su propio don.
Aquí se reconoce el hecho de que todos los hombres no son iguales en este asunto de casarse o no casarse. Algunos prefieren permanecer solteros, y pueden vivir satisfactoriamente; pero otros deciden seguir el plan normal de la vida en esta tierra, y se casan. Ambos procederes son aprobados por el Señor cuando se llevan a cabo en armonía con el consejo divino.
8.
Solteros.
Como este vocablo griego está en masculino, podría indicar que Pablo se refiere únicamente a solteros y viudos. Las jóvenes se mencionan en el vers. 25.
Bueno.
Gr. kalós. (ver com. vers. 1).
Como yo.
Ver com. vers. 7.
9.
Don de continencia.
Pablo destaca la importancia de ser continente, pero también reconoce que todos los hombres no son como él (ver com. vers. 7). Además, los que han estado acostumbrados al matrimonio pueden 704 encontrar que les es más difícil mantener una completa continencia (ver 1 Tim. 5: 11, 14).
Estarse quemando.
Pablo aconseja a los que tienen excesiva dificultad en ejercer dominio sobre sus deseos sexuales, que se casen antes que estar sometidos a la excitación de un deseo insatisfecho. La enseñanza es clara y está en armonía con el tenor general de los versículos precedentes, a saber: la preservación de la pureza y la mejor actitud hacia el matrimonio (cf. vers. 2-3, 5). Aunque se tengan en cuenta los problemas relacionados con la vida matrimonial durante un período de persecución y angustia (vers. 26), es mejor casarse que consumirse interiormente sufriendo una perturbación mental, emocional y física por un deseo insatisfecho.
10.
El Señor.
Pablo refuerza su orden inspirada refiriéndose a la clara enseñanza dada por Cristo. Puesto que Jesús había hablado específicamente de este tema, el apóstol podía hacer una referencia tal. Cuando no había una instrucción específica procedente de Jesús, el apóstol podía añadir su propio consejo (ver com. vers. 12). El Salvador declaró que el vínculo matrimonial era sagrado e inmutable (Mat. 5: 31-32; Mar 10: 2-12; Luc. 16: 18). La orden de Jesús no deja lugar para las muchas razones que se presentan para una separación legal, y que son aceptadas hoy día por los tribunales civiles, como incompatibilidad de caracteres, crueldad mental y otras de una naturaleza más trivial. Las leyes griegas y romanas permitían la separación del esposo y la esposa por razones baladíes, y lo mismo sucedía entre los judíos (ver com. Mat. 5: 32). Esta condición de la sociedad influía sin duda para que los cristianos levantaran la cuestión de la legitimidad de la separación entre los creyentes. La respuesta se da con claridad: el divorcio no está dentro del perfecto plan de Dios para la humanidad, y el adulterio es la única razón por la cual se permite el divorcio (ver com. Mat. 19: 9).
La mujer no se separe.
O "no sea separada" (voz pasiva), es decir, "no se deje separar". En el Imperio Romano, tanto el hombre como la mujer podían iniciar el divorcio. Aquí se insta a la mujer, no sólo a no iniciar la separación, sino a no dejar que las circunstancias la separen de su marido. Se ha pensado que posiblemente la pregunta a la cual responde Pablo (ver com. vers. 1) tuviera que ver con una hermana que estaba pensando separarse de su marido, quizá un no cristiano.
11.
Si se separa.
O "en el caso de separarse" (BJ); "y caso que llegare a separarse" (BC). Esta declaración es virtualmente una admisión de que la orden dada en el versículo anterior no sería obedecida plenamente debido a la imperfecta condición de la iglesia. Había casos de diferencias matrimoniales que no podrían ser superadas mediante el afecto y la tolerancia cristiana y se produciría la separación; y en estos casos la esposa rechazada o separada no debía casarse con otro, sino buscar la reconciliación con su esposo.
No abandone.
Gr. afi'mi que mejor se traduciría "no despida a su mujer" (BJ), o "no repudie a su mujer" (NC). Este verbo es diferente del que se traduce "no se separe" en el vers. 10. Además, está en la voz activa y no en la pasiva como el primer caso. Aquí el marido inicia la separación, despidiendo a la esposa.
12.
A los demás.
Los deberes de las personas célibes en la iglesia, han sido tratados especialmente en lo que se refiere a si es correcto y aconsejable que se casen (vers. 1-9). También ha sido claramente presentada la orden del Señor acerca de los creyentes casados y cómo debieran proceder frente a las cuestiones de separación y divorcio (vers. 10-11). Pablo da instrucciones ahora en cuanto a la situación de un cónyuge cristiano y otro que no lo es. Surge la pregunta: En circunstancias tales, ¿sería aconsejable y correcta una separación voluntaria? El esposo creyente o la esposa creyente podrían desear no permanecer en estrecho contacto con su cónyuge pagano. Y para estos casos también se da consejo.
No el Señor.
Cristo dio instrucciones en cuanto a la naturaleza sagrada e indestructible del vínculo matrimonial (Mat. 19: 4-6, 9). Pablo trata ahora casos acerca de los cuales Jesús no dio una enseñanza explícita; por eso usa la expresión "Yo digo, no el Señor". Algunos han pensado que éste no es un consejo inspirado, pero no debe entenderse que el Espíritu Santo no había inspirado esta amonestación. Sencillamente Pablo no basaba sus palabras en ninguna declaración previamente registrada que hubiera hecho Jesús (cf. com. 1 Cor. 7: 10).
No la abandone.
Podría haber casos en los 705 cuales una esposa no cristiana fuera tan opuesta al Evangelio y tan violenta en su actitud, que no quisiera vivir con su esposo cristiano. En tales casos éste no podría evitar la separación. Pero si la esposa incrédula deseaba vivir con su esposo creyente, él no estaba en libertad de buscar la separación. El voto matrimonial es sagrado, y no puede ser desechado por un cambio en las creencias religiosas de cualquiera de los cónyuges. El único efecto de la conversión de ellos debiera ser el de hacerlo más tierno, bondadoso, amante y leal que antes. El cónyuge creyente debe considerar en vigencia el casamiento con un incrédulo siempre y cuando éste no se separe voluntariamente de su cónyuge creyente y establezca otros vínculos matrimoniales.
13.
No lo abandone.
Gr. afi'mi. El consejo de este versículo es similar al de los vers. 11 y 12, pero se aplica a la esposa. La ley judía reconocía en ciertas circunstancias el derecho de la esposa de divorciarse de su esposo. Así como el esposo cristiano no está en libertad de divorciarse de su esposa incrédula debido únicamente a diferencias religiosas, tampoco la esposa cristiana debe por esa razón divorciarse de su esposo incrédulo.
14.
Santificado.
Gr. hagiázÇ, "santificar" (ver com. Juan 17: 11, 17). La causa de esta declaración es sin duda el temor en el corazón de algunos creyentes -cuyos cónyuges no eran cristianos- de que se produjera una contaminación o corrupción si permanecían en íntima relación conyugal con un incrédulo. Pablo no quiere decir que un cónyuge incrédulo se volvería santo o se convertiría al cristianismo sólo porque seguía viviendo en matrimonio con un cristiano, o que el incrédulo gradualmente se inclinaría hacia el cristianismo al advertir el efecto del cristianismo sobre su cónyuge. Ese punto se tratará después (ver com. vers. 16). El apóstol se refiere a la situación que se producía tan pronto como uno de los esposos se hacía cristiano, y no de algo que ocurriría en el futuro. "Santificado" sencillamente describe lo contrario de "contaminación". El cónyuge incrédulo era santificado en lo que se refiere a la legitimidad de que los paganos y los cristianos vivieran juntos en matrimonio. Si el matrimonio era legal y así lo reconocía la iglesia, los dos estaban unidos por el vínculo matrimonial en una sola carne y quedaban indisolublemente ligados (ver Gén. 2: 24; Mat. 19: 56; Efe. 5: 31). En estas condiciones era correcto que ambos vivieran juntos. No tenían por qué divorciarse.
Hijos. . . inmundos.
Es decir, engendrados de un matrimonio no santificado, y por lo tanto, en cierto sentido, ilegítimos. Si se recomendaba el divorcio por el motivo de que uno de los esposos era pagano, esto implicaría que un matrimonio tal era indebido. Los corintios mismos no creían que los hijos de los matrimonios mixtos fueran ilegítimos. Por lo tanto, aun de acuerdo con sus propias ideas, el matrimonio debía ser correcto.
Ahora son santos.
Es decir, en la misma forma en que el esposo incrédulo es santificado por la esposa creyente. Son santos en el sentido de que han nacido de una unión santificada.
15.
El incrédulo.
Se usa el adjetivo masculino porque se refiere a ambos esposos, como se verá posteriormente en el versículo.
No está. . . sujeto a servidumbre.
Si el consorte que no es cristiano no desea permanecer con el que lo es, y voluntariamente abandona a su cónyuge, el cristiano no debe sentirse obligado a mantener unido el matrimonio a cualquier precio. El consorte incrédulo que desea dejar a su cónyuge, no debe ser impedido de hacerlo. El cristiano no está obligado a vivir con un cónyuge incrédulo contra la voluntad de éste.
A paz.
Literalmente "en paz" (BC, BJ). Procure el cristiano vivir fervientemente en armonía con el cónyuge incrédulo, sin claudicar en los principios (ver Rom. 12: 18; Heb. 12: 14). El cristianismo es una religión de paz, que procura prevenir o evitar la contienda y la discordia (ver Juan 14: 27; Rom. 14: 19; 2 Cor. 13: 11; Fil. 4: 7). Si no se puede mantener la paz mientras el cristiano y el que no lo es están viviendo juntos en legítimo matrimonio, y el incrédulo insiste en marcharse, deben llegar a un acuerdo para una separación pacífica.
16.
Harás salvo.
La razón por la cual el consorte creyente no debe dejar al otro ni desear separarse del incrédulo, es que se perdería la oportunidad de que el que no es cristiano pudiera ser inducido a aceptar a Cristo como su Salvador mediante el ejemplo y la influencia del que es creyente. La conversión del incrédulo traería gran felicidad y bendiciones al conjunto de la familia, y en particular al incrédulo. Este propósito es tan importante, que el cristiano debe estar dispuesto a ser paciente y tolerante para lograrlo. Nunca 706 debe dejar de vivir ni por un momento una verdadera vida cristiana, no importa qué provocación pudiera surgir para inducirlo a proceder de otra manera. Debe haber una continua comunión con Dios en oración para que el consorte no cristiano pueda ser sacado de la incredulidad a una vida de pacífica, armoniosa y feliz preparación para el hogar celestial.
17.
Como el Señor le repartió.
Ver com. vers. 7.
Así haga.
La aceptación del cristianismo no significa necesariamente que debe haber un cambio en la condición económica, social o profesional del creyente. Las gozosas nuevas proclamadas por los mensajeros del Evangelio en algunos casos producían gran entusiasmo entre los que las creían, tanto judíos como gentiles. La vislumbre presentada de una vida más elevada, más feliz y más santa daba como resultado que algunos se volvieran indiferentes a este mundo y sus asuntos; procuraban vivir únicamente para las cosas espirituales, y trataban de renunciar a sus ocupaciones regulares (ver 2 Tes. 3: 6-12). El Evangelio no tiene el propósito de aniquilar súbitamente el orden de cosas existente, sino de penetrar lentamente en todos los asuntos de la vida de cada uno y producir un cambio mediante un proceso lento y ordenado. Neander presenta adecuadamente la enseñanza de este versículo: "Aquí aprendemos el hecho general de que el cristianismo no altera las relaciones existentes, siempre que no sean pecaminosas; sólo procura infundirles un nuevo espíritu" (Lange´s Commentary, 1 Cor. 7:17).
18.
Quédese circunciso.
Los judíos circuncidados que se convertían al cristianismo no debían tratar de ocultar el hecho de que lo eran, como hacían algunos que abandonaban el judaísmo y se hacían paganos (ver Josefo, Antigüedades xii. 5. 1; 1 Mac. 1: 15).
No se circuncide.
El rito de la circuncisión, practicado por los judíos de acuerdo al mandato de Dios dado a Abrahán, no debía exigirse a los gentiles que aceptaban el cristianismo (Hech. 15: 24-29).
19.
La circuncisión nada es.
Ni el cumplimiento del rito judío de la circuncisión, ni el dejar de hacerlo, podían afectar la relación individual con Dios por medio de la fe en Jesús. Aquí se pone énfasis en la verdad de que las ceremonias externas y los ritos no tienen valor sin la fe en Cristo (ver Gén. 5: 6; 6: 15). El hijo de Dios que ha nacido de nuevo es aceptado por el Señor, no en razón de la obra u obras que pudiera haber cumplido, sino debido a su fe en la gran obra efectuada a favor de él por Cristo en la cruz (ver Juan 3: 16; Rom. 4: 5; Efe. 2: 8-9). Abrahán, cuya fe se presenta como un ejemplo para todos los que creen en Cristo, es llamado el padre de todos los que tienen una fe similar en Jesús, hayan sido circuncidados o no (ver Rom. 4-9, 11-12).
Sino el guardar.
Cf. Gál. 5: 6; 6: 15. La idea es: lo que importa es la observancia de los mandamientos de Dios. Él no estima la religión de un hombre por el cumplimiento de ceremonias rituales, sino por su relación con los principios de la ley divina (ver Ecl. 12: 13; Juan 14: 15, 21, 23; 15: 10; 1 Juan 2: 4-6). Un hombre puede guardar los mandamientos, esté circuncidado o no.
20.
En él se quede.
Ver com. vers. 24. Se aconseja a los hombres a que permanezcan en la condición o las circunstancias de la vida en que se encuentran cuando responden a la invitación de Jesús para servirle. La aceptación de Cristo y la forma de vida que él dispone no da a nadie autoridad para rebelarse contra el orden de cosas existente ni para procurar escapar de su ambiente o de su tarea, a menos que haya un conflicto entre ese ambiente y esa tarea y los principios de la verdad. Pablo explica su posición en el vers. 21.
21.
Esclavo.
Gr. dóulos, "esclavo" (ver com. Rom. 1: 1). Los esclavos que aceptaban al Salvador no por eso quedaban liberados de su condición de esclavitud ante sus amos terrenales.
No te dé cuidado.
No permitas que eso sea causa de preocupación y aflicción; no lo consideres como una desgracia. No permitas que la libertad espiritual en Jesús, que acabas de descubrir, te haga despreciar tu esclavitud material, sino aprende a estar contento en la condición en que te hallabas cuando te encontró el Salvador (ver Fil. 4: 11; 1 Tim. 6: 6, 8; Heb. 13: 5). Se instruye al esclavo indicándole que cumpla con su deber para con su amo terrenal. Así testifica del poder transformador del Evangelio (ver Efe. 6: 5-8; Col. 3: 22-24; 1 Tim. 6: 1; Tito 2: 9-10; 1 Ped. 2: 18-19). Dios cuida de todos sus hijos cualquiera que sea su condición en la vida, y da gracia y fuerza a cada uno de acuerdo con sus necesidades y circunstancias (ver Fil. 4: 19). 707
Procúralo más.
Los comentadores dan dos interpretaciones a la segunda parte de este versículo, dependiendo de cuál sea el antecedente de "lo": la esclavitud o la libertad. Esta diferencia se ve en las siguientes traducciones: "Aprovecha más bien tu condición de esclavo" (BJ). "Usa con preferencia la libertad" (VM). De acuerdo con la primera interpretación, se aconsejaba a los esclavos convertidos que no se preocuparan por su condición social; que aun cuando pudieran legítimamente obtener su libertad no deberían estar muy ansiosos de hacerlo, sino permanecer en la esclavitud sabiendo que libres y esclavos son uno en Cristo (ver 1 Cor. 12: 13; Gál. 3: 27-28; Col. 3: 11). Además su condición de servidumbre pronto debería terminar con la segunda venida de Jesús (ver 1 Cor. 7: 26, 29), y entonces todos los creyentes que eran esclavos serían libres tanto física como espiritualmente. La otra interpretación presenta el pasaje como una exhortación a los esclavos creyentes para que aprovechen el ofrecimiento de libertad, si tienen oportunidad de hacerlo. Esta última interpretación está en armonía con el consejo de Pablo acerca de los matrimonios mixtos (vers. 15). No es posible determinar en forma concluyente qué quiso decir Pablo.
22.
Liberto.
El esclavo convertido quedaba libre debido a su conversión; es decir, se le concedía libertad de la esclavitud del pecado mediante el Señor Jesucristo. Parece que se presenta este argumento con el fin de consolar al esclavo, a quien se ha exhortado a que esté contento con su suerte y no trate de huir de ella. La esclavitud del pecado, que antes mantenía al esclavo entre sus horribles garras, era mucho peor que la esclavitud corporal a un amo terrenal. Pero el esclavo ahora queda libre de la esclavitud del pecado y de este modo su condición, aunque continúa siendo la de un esclavo, es mucho mejor de lo que era antes. Ahora es realmente un liberto, un hombre hecho libre por el Señor. Otros, que no han experimentado la conversión, quizá el mismo amo del esclavo, están en una condición de servidumbre mucho peor que la del esclavo. Por lo tanto, éste debe regocijarse por su liberación del mal mayor. La bendición máxima que un hombre puede recibir es liberarse del pecado; si la disfruta no debe estar indebidamente preocupado en cuanto a las circunstancias externas de esta vida (ver Mat. 6: 25-31, 33-34; Juan 8: 32, 34, 36; Rom. 7: 14-20, 23-24; 8: 2; Gál. 5: 1).
Esclavo.
Gr. dóulos, como en el vers. 21 y en la primera parte de este versículo. El ciudadano libre que acepta la invitación de Cristo para seguirlo y que entrega su corazón al Señor sin reservas, se convierte en "esclavo" de Jesús. La independencia absoluta no existe. El hombre es el desdichado esclavo del pecado, o el feliz y voluntario siervo de su Creador y Salvador. Toda sociedad civilizada está gobernada por leyes, y nadie se degrada por obedecer las leyes aceptadas por la sociedad en la cual vive, con tal de que esas leyes estén en armonía con la Palabra de Dios. Los tres compañeros de Daniel obedecieron la orden del rey caldeo de que fueran a la llanura de Dura donde se había erigido la gran imagen de oro, pero se negaron a inclinarse delante de ella porque contradecía una clara orden de Dios (Dan. 3: 14; 16-18; cf. Exo. 20: 4-5). La obediencia a la ley de Dios, ya sea como esclavo o como liberto, es la forma suprema de reverencia y la prueba de discipulado, tanto como el dictado máximo de la razón y de la conciencia (ver 1 Cor. 7: 19; CM 86; CC 60; DMJ 119-120; HAp 403). El apóstol muestra que tanto el esclavo cristiano como el liberto cristiano están en un mismo nivel, pues a ambos se les pide que obedezcan la ley de Dios.
23.
Comprados.
El precio de la compra es la infinitamente preciosa sangre de Jesús (Juan 3: 16; Rom. 5: 8, 18-19; 1 Ped. 1: 18-19; 3: 18). Los esclavos que aceptan el Evangelio, aunque estén sometidos a sus amos humanos y privados de la libertad civil, son de valor incalculable ante los ojos de Dios. Son los siervos de Jesucristo, y pueden servirle continuando sometidos a sus amos terrenales, porque Cristo considera como hecho para él ese servicio, si lo cumplen fielmente (Efe. 6: 5-8; Col. 3: 22-24).
Esclavos de los hombres.
El significado de la orden "no os hagáis esclavos de los hombres" no es del todo claro en este contexto. Algunos lo entienden como un consejo para los libres o libertos, que no se dejaron esclavizar. Otros consideran que se trataba de un consejo para todos los cristianos -siervos o libres -, para que se guiaran por los principios de la verdad mientras cumplían con sus deberes según su condición civil en la vida. No debían transgredir la ley de Dios bajo ninguna circunstancia, para satisfacer los requerimientos de los hombres (ver Hech. 708 5: 29). Debían reconocer que Dios, que ha pagado el precio de su salvación, exige completa consagración y lealtad indivisa (ver Luc. 10: 27). No debían permitir que nadie interfiriera en sus derechos y deberes de adorar a Dios según los dictados de su propia conciencia. El Espíritu Santo es guía y maestro del cristiano (Juan 16: 13; Rom. 8: 14). La conciencia es del Señor; debe ser guiada por él y no ser puesta bajo el dominio de un hombre o un grupo de hombres. La vida pertenece a Dios, y él debe regirla y usarla de acuerdo con su voluntad. El cristiano es propiedad de Dios en todo sentido (cf. PVGM 253). Esta transacción es una compra de parte de Dios, y de parte del creyente es una voluntaria y feliz consagración. El hecho de que Dios sea dueño de los creyentes mediante Cristo es la garantía de que quedan liberados de la servidumbre a los hombres en todo lo que se relaciona con la voluntad y la conciencia, y es la prueba de que el servicio de Cristo es perfecta libertad (ver Juan 8: 32, 36; Rom. 6: 14, 18, 22).
24.
Así permanezca.
Este versículo repite la exhortación del vers. 20. ¿Por qué? Sin duda para destacar el hecho de que el cristiano no procura derribar ni abolir ningún orden social establecido, La iglesia del Dios viviente no ha sido colocada en el mundo para desorganizar la sociedad, sino, por el contrario, para afirmarla. Los cristianos pueden y deben correctamente considerar que la esclavitud es una práctica inhumana y que no debe existir en los pueblos civilizados; sin embargo, fue permitida por Dios en sus leyes para el antiguo Israel (Lev. 25: 44-46; ver com. Deut. 14: 26). Que Dios permita algo no quiere decir que lo aprueba. Es típico su consentimiento del divorcio: "Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres" (Mat. 19: 8). El misionero cristiano en países paganos no trata de derribar violentamente costumbres y prácticas establecidas aun cuando sean contrarias a las enseñanzas de Jesús, pues sabe que semejante proceder no ayudaría a la causa de la verdad, sino que cerraría el camino para una mayor obra misionera. La fiel proclamación del Evangelio, acompañada por el poder del Espíritu Santo, efectuará una reforma en las vidas de todos los que la aceptan, y entonces se verá un cambio en el sistema social que lo pondrá en armonía con la verdad.
La enseñanza de este versículo no debe ser considerada como una prohibición de que el cristiano procurara ser liberado de la esclavitud, si podía hacerlo legalmente. Lo que sugiere es que se conformara a esperar que el Señor lo dirigiera en su problema. Si el Señor no veía oportuno abrir el camino para la libertad, entonces el esclavo creyente debía contentarse con servir al Señor donde estaba, y recordar que podía servir a Dios eficazmente mientras servía a su amo terrenal (ver 1 Cor. 7: 22). No debía causar escándalo en la iglesia dando la impresión entre los incrédulos de que el espíritu del cristianismo es de insubordinación. Todos pueden vivir plenamente la fe de Jesús en todo momento, testificando para él delante de aquellos con quienes se relacionan, difundiendo así el conocimiento de la verdad (ver CC 81-82).
Para con Dios.
Lo hermoso de la religión de Jesucristo es que el creyente no es abandonado para que vaya solo por el camino de la vida, sino que es aceptado en la familia de Dios mientras está en la tierra, y disfruta de la compañía de los ángeles celestiales y del Señor mismo (ver Mat. 28: 20; Juan 14: 16-18, 21; 15: 7). No importa por cuáles experiencias haya de pasar, tiene el consuelo de saber que no está solo, que está con él Uno que conoce y comprende todos sus problemas y sus angustias. A todos los que aman a Dios y confían en él, se les da la seguridad de que aun en las situaciones de máxima perplejidad no serán dejados sin ayuda (ver Isa. 43: 2; Heb. 13: 5). Cuando el creyente comprende esto, está contento con permanecer en el lugar asignado para él en la vida, cualquiera que sea ese lugar. El creyente, como resultado de su comunión con Jesús, aprende a considerar que su obra consiste principalmente en hacer la voluntad del Señor y que todas sus posesiones son medios para servir más efectivamente a Dios; entonces disfruta de una paz mental y de una satisfacción que no conocen los que no creen (ver Isa. 26: 3; Juan 14: 27).
25.
En cuanto a las vírgenes.
Ahora Pablo trata otro tema acerca del cual los corintios evidentemente le habían pedido consejo (ver com. vers. 1).
No tengo mandamiento.
El apóstol no disponía de una declaración previa de las Escrituras ni de las enseñanzas de Jesús, como fundamento de su autoridad en cuanto a lo que estaba por decir sobre el tema del celibato. En su consejo dirigido a "los que están 709 unidos en matrimonio" (ver com. vers. 10) citó la orden dada por Cristo. El que Jesús no hubiera dado ningún mandato acerca de las vírgenes, no disminuye en nada la fuerza del consejo inspirado que Pablo da sobre el tema.
Fiel.
Así expresa Pablo su autoridad para la opinión que está por dar. Su conversión y consagración habían sido aceptadas, y el Señor lo había honrado con instrucciones especiales. El propósito único de su vida era honrar a Dios y cumplir la voluntad divina. Constantemente procuraba alcanzar la perfección en Cristo (ver Fil. 3: 13-14); y debido a esto es seguro que no daría consejos movido por ninguna consideración egoísta o terrenal. Lo que escribía había de ser aceptado como la voluntad de Dios acerca del tema que estaba tratando.
26.
Tengo, pues.
O "pienso", "Entiendo que" (BJ). "Creo, pues" (NC).
Necesidad.
Gr. anágk', que significa "necesidad" (como se ha traducido en el cap. 7: 37; 1 Tes. 3: 7; etc.), o "calamidad", como en Luc. 21: 23, donde anágk' se usa para describir la angustia que vendría sobre el país en relación con la destrucción de Jerusalén. Pablo se estaba refiriendo sin duda a la inminencia de un tiempo de gran angustia y perplejidad para la comunidad cristiana.
Que apremia.
"Presente" o "pronto a venir". "Inminente" (BJ); "urgente" (BC).
Bien.
Gr. kalós (ver com. vers. 1). Cuando el creyente estudia el consejo acerca del matrimonio debe recordar que al organizar su conducta es necesario prestar atención no sólo a lo que es correcto sino también a lo que es conveniente (cap. 6: 12; 10: 23).
Hombre.
Gr. ánthrÇpos, ser humano, ya sea varón o mujer.
Quedarse como está.
Estas palabras pueden entenderse de dos maneras: (1) como un consejo de permanecer como estaban; compárese con el consejo dado en cuanto al cambio de actividades al aceptar a Cristo (vers. 17-18, 20, 24); (2) como una referencia a lo que viene después; es decir, que los creyentes deben ser guiados en los asuntos relativos a los célibes por la enseñanza dada en los vers. 27-38. En vista de las calamidades inminentes, se aconseja a los creyentes que eviten entrar en alguna situación que haya de aumentar su perplejidad y angustia.
27.
Ligado.
Gr. déÇ, "atar", "ligar". Hoy se habla con frecuencia del matrimonio como un vínculo, para destacar la naturaleza permanente de la unión en la cual participan dos personas que se casan.
Soltarte.
Es decir, por medio de la separación o del divorcio. El apóstol enseña que aun en tiempos de crisis o de emergencia no se debe descuidar la responsabilidad que recae sobre las personas casadas. Se requiere de ellas que continúen en la relación matrimonial y que cumplan con su deber como personas casadas. Aunque puedan encontrar dificultades crecientes en tiempos de persecución y prueba, no deben pensar en romper el vínculo del deber con el objeto de evitar inconvenientes y sufrimientos, sino en cumplir con su deber y confiar en que Dios las cuidará.
¿Estás libre?
Es decir, ¿estás liberado del vínculo matrimonial? Estas palabras se aplican a los solteros y los viudos.
No procures casarte.
Se aconseja a los viudos y solteros que no estén afanosos por casarse (cf. com. vers. 1). Este versículo no enseña que Pablo desaprobaba el matrimonio o que lo declaraba ilegítimo (como quizá pensaban algunos de los creyentes corintios, ver com. vers. 28), sino que procuraba salvar a los cristianos de complicaciones innecesarias en tiempos de emergencia (ver com. vers. 26). No hay duda de que un soltero tiene menos problemas al hacer frente solo a situaciones difíciles.
28.
No peca.
Cada individuo debe decidir por sí mismo el asunto del matrimonio, de acuerdo con su propia inclinación y necesidad. El consejo que da Pablo en este capítulo tiene el propósito de ser una salvaguardia para todos los que se enfrentan a la cuestión del matrimonio, especialmente en circunstancias adversas. Pero la decisión final, después de todo, está en las manos de cada persona. Cada uno puede elegir el proceder que mejor convenga con su situación particular, pues sabe que ambos estados -el matrimonio y el celibato- son aceptables delante de Dios. Hay momentos cuando parece imprudente casarse, pero a nadie se le impone el celibato; es un asunto que depende enteramente de la decisión individual.
Aflicción de la carne.
Las preocupaciones del esposo, la esposa, los hijos y otros deberes de la vida matrimonial, producen una perplejidad especial en tiempos de persecución y apremio (ver Mat. 24: 19; cf. Luc. 23: 28-30). Las palabras "aflicción de la carne" 710 ("tribulación en la carne", BJ) se refieren a la vida terrenal con todos sus intereses, e indican aquí, en forma particular, la vida doméstica con sus muchos cuidados en cuanto al alimento, el vestido y la protección de la familia y de sus posesiones. En los días de persecución que sobrevendrían a la iglesia, algunos creyentes serían encarcelados, torturados y muertos. Las familias serían divididas y sus miembros enviados al exilio por causa de su fe. En esas circunstancias, dice Pablo, sería mejor permanecer soltero.
Os la quisiera evitar.
En cuanto al significado de esta frase hay diferencia de opiniones entre los comentadores: (1) "No me extenderé acerca de estos males para ahorraros el dolor de oír en cuanto a ellos". (2) "Os estoy dando esta instrucción para salvaros de estas dificultades". La segunda es la más probable.
29.
Tiempo.
Gn kairós, un momento o período determinado, "tiempo oportuno" (ver com. Rom. 13: 11). El Señor mismo instaba a los creyentes a que vivieran a la expectativa de su segunda venida y del fin del mundo (Mat. 24: 42, 44; 25: 13; Mar. 13: 32-37). Las enseñanzas de Jesús y sus apóstoles demuestran que la principal tarea de la vida es prepararse para un hogar en el reino de Dios de gloria eterna (ver Mat. 6: 19-21, 33; 10: 38-39; Mar. 10: 21). El tiempo en el cual puede hacerse esta preparación siempre ha sido presentado como corto (ver com. Rom. 13: 11). Para nosotros, el juicio investigador se está acercando rápidamente a su terminación, y cuando concluya será demasiado tarde para alcanzar la idoneidad para el cielo. Por lo tanto, todos deben asegurar su aceptación como candidatos para el reino de gloria (ver Isa. 55: 6-7; Dan. 8: 14; 9: 24-27; Rom. 9: 28; 2 Cor. 6: 2; Heb. 3: 13; 2 Ped. 1: 10; Apoc. 22: 10-12). Todos tienen que vivir en tan íntima comunión con el cielo, que cuando llegue el momento de dejar las fatigas de esta vida, nada pueda sorprenderlos desprevenidos (ver Mar. 13: 35-37; Luc. 18: 1; 21: 34-36; 1 Tes. 5: 1-6, 17, 22-23). El cristiano que está atento a este importantísimo hecho -que siempre debe estar listo para encontrarse con Dios-, no pone sus afectos en las cosas terrenales, sino que siempre tiene en cuenta la incertidumbre de la vida y la naturaleza fugaz y transitoria de este mundo, y vive en un estado de continua preparación para la venida del Señor (ver Col. 3: 1-2).
Resta, pues.
En vista de la brevedad del tiempo disponible para que los hombres se preparen para la eternidad en el mejor de los casos este período no es mayor que el corto lapso de la vida-, los cristianos no se atarán indebidamente a los vínculos y posesiones terrenales. No permitirán que nada, ni aun las relaciones familiares, interfieran con su determinación de estar listos para el cielo.
No la tuviesen.
El argumento previo lleva a la conclusión de que no queda otra opción para los que tienen esposa, excepto no permitir que el estado matrimonial los induzca a olvidar su obligación de estar siempre en armonía con el cielo. En otras palabras, que las responsabilidades, las satisfacciones y los cuidados matrimoniales deben ser puestos en segundo lugar ante el gran propósito de la vida, que es una constante comunión con el Señor y una ferviente preparación para su venida, Este versículo destaca la verdad de que en todas las circunstancias y en todo tiempo el amor a Dios y la obediencia a sus mandatos deben ocupar el primer lugar en la vida del creyente (ver Deut. 6: 5; 10: 12; Ecl. 12: 13; Mat. 22: 37-38). No debe entenderse que este versículo enseña que debe haber falta de afecto o de bondad en la relación matrimonial, o que contradice la enseñanza específica de Pablo en los primeros versículos de este capítulo.
30.
Como si no llorasen.
Aquel cuya mente está llena del Espíritu Santo no será indebidamente afectado por las vicisitudes de esta vida terrenal. Los que están afligidos mitigarán su dolor ante la segura esperanza de la vida futura en gloria. La fe en Dios y en sus promesas calma el corazón turbado (ver Isa. 26: 3).
Como si no se alegrasen.
Los que están felices con sus posesiones y sus bendiciones terrenales, son amonestados a que no busquen en ellas su verdadera felicidad. El éxito y la fama del mundo que los hombres logran, no deben ser considerados como motivos de excesivo gozo. Debe tenerse en cuenta la fragilidad de todas las cosas terrenales, comprendiendo que la felicidad permanente nunca se puede encontrar en la dedicación a alguna forma de conquista terrenal (ver Sant. 4: 14; 1 Ped. 4: 2-4; 1 Juan 2: 15-17). Pero es perfectamente correcto que sintamos agradecimiento por las buenas cosas de la vida y seamos felices por todo lo que nuestro amante Padre nos ha proporcionado. 711
Como si no poseyesen.
Es correcto adquirir propiedades y negociar; pero debe reconocerse que toda la riqueza material es de duración incierta y que pronto tendrá que ser dejada. Todo lo que el hombre tiene deberá dejarlo a otros cuando sea llamado por la muerte (ver Luc. 12: 20-21). Además, el Señor vendrá para sacar a los suyos de esta tierra. Por lo tanto, ¿por qué tienen que concentrar su afecto en las posesiones materiales? (Ver Luc. 12: 15; Col. 3: 2; 1 Tes. 4: 16-17; 1 Juan 2: 15, 17.) Un día, muy pronto, todas las cosas terrenales pasarán; y por eso los creyentes deben concentrar su atención en acumular tesoros en el cielo (ver Mat. 6: 19-21).
31.
Disfrutan.
Gr. jráomai, "usar", "aprovechar", "disponer de". Mientras estemos en este mundo caído, será necesario que usemos de las cosas que están en el mundo para satisfacer las necesidades de la vida, como alimento, vestido y vivienda. Es, pues, perfectamente adecuado que con esas cosas disfrutemos "de este mundo", pues fue creado con ese propósito (ver Gén. 1: 26-31; Isa. 45: 18).
Como si no lo disfrutasen.
La flexión verbal griega que se traduce "disfrutasen" deriva del verbo katajráomaí, "aprovecharse", "consumir", pero este último es un sentido secundario. Básicamente, en este caso jráomai y katajráomai son sinónimos, tal como lo indica la traducción de la RVR (así también las de la BJ y NC). Se exhorta a los cristianos a que usen sabiamente de las cosas de este mundo, no empleando su libertad en el uso de los bienes de su Señor con el propósito de complacer deseos egoístas o para glorificar a los hombres. Deben estar en guardia para que su interés en las cosas de este mundo no supere a su interés en las cosas del reino de Dios. Deben permitir que presida la razón santificada, subordinando los deseos egoístas del corazón natural a las demandas más elevadas de su bienestar espiritual (ver Mat. 6: 31-34; 13: 22; Luc. 21: 34).
Apariencia.
Gr. sj'ma, "apariencia", "forma", "figura". Se refiere al mundo en su condición actual.
Se pasa.
El mundo que hoy conocemos llegará a su fin (2 Ped. 3: 10 ; 1 Juan 2: 17; Apoc. 21: 1), por lo tanto es insensatez apegarse a las cosas transitorias de la vida. Los padres necesitan estar especialmente alerta para evitar ser entrampados por Satanás, dedicando su tiempo y energías a la tarea de adquirir riquezas mientras descuidan el desarrollo mental y la formación moral de sus hijos.
32.
Sin congoja.
Del Gr. amérimnos, "sin preocupación" (cf. com. Mat. 6: 25). "Libres de preocupaciones" (BJ); "sin preocupaciones" (BC), "libres de cuidados" (NC). El contexto de este pasaje demuestra que este consejo se aplica específicamente a tiempos de crisis o emergencia, como la persecución que se desató en el Imperio Romano en el siglo I contra los que creían en Cristo. En tiempos semejantes no conviene que los cristianos hagan algo que aumente la dificultad y preocupación que inevitablemente deben enfrentar. Por esta razón podría ser mejor que se abstuvieran de casarse. El casado está expuesto a tener más responsabilidades materiales que el soltero; pero esto no significa necesariamente que no pueda entregarse plenamente al Señor como puede hacerlo el que está soltero. Cuando ambos cónyuges están plenamente consagrados a Dios, el resultado será una mayor dedicación al Señor.
Las cosas del Señor.
Es decir, las cosas que son propias de la religión, los asuntos espirituales, en contraste con lo que incumbe a esta vida terrenal. El "soltero" no sobrelleva el peso de las responsabilidades familiares. Su tiempo y energía no se emplean en hacer frente a las necesidades materiales de una familia, especialmente en días de pruebas y persecuciones. Está en libertad de prestar su total atención a las cosas que se refieren al progreso del reino de Dios. Pablo prefería personalmente ese estado civil. De modo que el hombre tiene el derecho, si así lo desea, de permanecer soltero y entregarse totalmente a la obra del Señor. Pero él ya ha explicado (vers. 2-9) que el matrimonio es mejor para la gran mayoría (ver com. Mat. 19: 10-12). El celibato no es en sí mismo un estado de mayor pureza u honor que el matrimonio. Debe destacarse bien este hecho para no llegar a la falsa conclusión a que algunos han llegado en su estudio de este capítulo siete. Pablo -que en algunos versículos de este capítulo parece que describiera el celibato como más honorable- en otros lugares ensalza los valores y las virtudes del matrimonio y del hogar cristiano (Efe. 5: 21-32; cf. Hech. 13: 4).
33.
Agradar a su mujer.
Esto es correcto. Sin embargo, el casado por su gran deseo de agradar a su mujer, podría dejar de cumplir debidamente sus deberes religiosos obvios (ver 1T 436; 2JT 120). 712
34.
Hay asimismo diferencia.
En este pasaje hay múltiples variantes textuales; todas ellas presentan algunas dificultades de sentido o gramática. La evidencia textual sugiere (cf. p. 10) el texto que se refleja en la BJ, en el cual aparecen unidos los vers. 33 y 34: "El casado se preocupa de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer; está por tanto dividido. La mujer no casada, lo mismo que la doncella, se preocupa de las cosas del Señor, de ser santa en el cuerpo y en el espíritu". No importa cómo se entienda, la enseñanza general es la misma, a saber: que la persona soltera -hombre o mujer- tiene la ventaja de estar menos propensa a ser afectada por "la necesidad que apremia" (vers. 26).
La doncella.
Lo que es cierto acerca de la superioridad del celibato en tiempos de crisis, es aplicable a ambos: a la mujer y al hombre.
Santa.
No debe concluirse que la casada, debido a su casamiento, es menos santa que la soltera (ver com. vers. 32). No se dice que la mujer soltera tiene ventaja sobre la casada en pureza y espiritualidad, sino en estar libre de las responsabilidades inherentes de la vida matrimonial.
Cuerpo.
Ver com. Rom. 12: 1.
Casada.
Cf. vers. 33.
35.
Provecho.
Pablo ahora procede a asegurar a los creyentes que todo lo que ha dicho hasta aquí en relación con el matrimonio, es para el beneficio de ellos. No tiene el deseo ni la intención de instarlos al celibato, aunque para él sí era lo mejor para la obra a la cual el Señor lo había llamado. No hay obligación de ninguna clase. Cada uno debe pesar cuidadosamente el consejo que ha sido dado, y luego tomar su propia decisión. El cristiano tiene que escoger el proceder que presente menos obstáculos para su completa consagración al servicio del Señor.
Lazo.
Gr. brójos, "lazo", "cuerda con nudo corredizo". Pablo no procuraba entrampar la conciencia ni les pedía que se privaran de lo que es lícito y que generalmente es para el bien de la sociedad en tiempos normales. No tenía el deseo de impedirles que siguieran un proceder que contribuiría a su verdadera felicidad, sino más bien se esforzaba por ayudarles en un tiempo difícil.
Decente.
Gr. eusj'mÇn, "digno" (BJ); "decoroso" (NC, VM). El apóstol Pablo se refiere a lo que contribuye al decoro.
Sin impedimento.
Ver com. vers. 32.
36.
Si alguno.
Los comentadores presentan dos diferentes interpretaciones de los vers. 36-38. Algunos aplican el pasaje al que tiene una "hija virgen" (RVR), o a un tutor que tiene a una menor bajo su tutela; otros, a un joven y su novia. La VM se ciñe al texto griego, en donde sólo aparece la palabra "virgen"; "su doncella" (BJ, 1966; BC).
En favor de la primera interpretación está lo siguiente: (1) La expresión "su virgen (o doncella)" es un término extraño para designar a una novia; (2) la expresión "da en casamiento" (del verbo Gr. gamízÇ, que generalmente significa "dar en casamiento") representa el acto de un padre y no de un novio. Los que sostienen este punto de vista explican que los griegos, en común con la costumbre del Medio Oriente, creían que el padre tenía autoridad absoluta sobre sus hijas solteras, y que por lo tanto le correspondía decidir el casamiento de ellas. Se consideraba que era una deshonra para ella y para su familia que una joven se quedara soltera después de haber alcanzado cierta edad. Por esta razón los padres del Cercano Oriente anhelaban encontrar esposos adecuados para sus hijas antes de que pasaran "de edad" ("la flor de su edad", BJ).
En favor de la segunda interpretación -que se refiere a un joven y a su novia-, se argumenta lo siguiente: (1) La frase "que se case" no tiene sujeto expreso si es que el padre y su hija son el sujeto de la primera parte del versículo; (2) frases como "sin tener necesidad", "es dueño de su propia voluntad" (vers. 37) parecen describir una lucha más intensa y de diferente naturaleza que la que experimentaría un padre al dar a su hija en casamiento.
En cuanto a la objeción de que gamízÇ sólo significa "dar en casamiento" y no "casarse", puede notarse que los verbos griegos que terminan en -ízÇ con frecuencia pierden su claro significado causal. Tal podría haber sido el caso con gamízÇ, aunque en otras partes del NT claramente tiene el significado "dar en casamiento" (Mat. 22: 30; 24: 38; Mar. 12: 25; Luc. 17: 27).
Algunos comentadores que afirman que aquí se trata de un joven y su novia, explican las palabras "su doncella" (BJ, 1966; BC) suponiendo que Pablo se está refiriendo al matrimonio espiritual, en el cual jóvenes piadosos se asociaban con doncellas y vivían con ellas en una unión espiritual haciendo un 713 voto de celibato. Hay referencias históricas a esto en El pastor de Hermas, Similitud ix. 11, Visión i. 1; Ireneo, Contra herejías i. 6. 3; Tertuliano, Acerca del ayuno 17; Acerca de cubrir con velo a las vírgenes 14. Esta interpretación debe ser rechazada porque hace que Pablo tácitamente apruebe una costumbre que no tiene la menor base bíblica.
Que pase ya de edad.
El griego, al igual que el castellano, no indica el género de quien pasa ya de edad. Dice: "Cuando haya pasado de la edad". Si se toman como paralelos los vers. 36 y 37, sería el varón el que no es más joven (vers. 36), concordando con el varón que no tiene necesidad (vers. 37). Generalmente los comentadores aplican la frase a la doncella.
Es necesario.
Según la primera interpretación, el consejo se refiere al padre, pues es evidente que sería desacertado que no diera su consentimiento para el casamiento de la joven, fuera por la razón indicada, o por cualquier otra que tuviera validez. Según la segunda interpretación, el consejo es para el joven que está dominado por fuertes pasiones (cf. com. vers. 9).
Lo que quiera.
Ya se trate del padre o del joven (ver arriba).
No peca.
Ver com. vers. 9, 28.
Que se case.
"Cásense" (BC, BJ). Si el pretendiente y su prometida son el tema de este versículo, su sentido es muy claro; si se trata del padre y su hija doncella, entonces el sujeto de la cláusula está tácito (ver arriba).
37.
Pero.
Este versículo presenta las circunstancias opuestas a las presentadas en el vers. 36, y tiene su explicación en términos de ese versículo. El consejo del vers. 36 fue dado "por vía de concesión no por mandamiento" (vers. 6). Cualquier decisión a la que se llegara y se ejecutara, ya fuera en términos del vers. 36 o del vers. 37, no sería considerada por el Señor como un quebrantamiento de su ley.
Bien.
Gr. kalÇs, el adverbio relacionado con el adjetivo kalós y del mismo significado (ver com. vers. 1).
38.
De manera que.
Este versículo resume lo tratado en los vers. 36 y 37. No es una falta dar una hija en casamiento, ni tampoco que un joven se case con su prometida, ni es pecaminoso permanecer soltero.
Hace mejor.
Es decir, teniendo en cuenta "la necesidad que apremia" (ver com. vers. 26).
39.
Ligada.
Gr. déÇ, como en el vers. 27 (ver el comentario respectivo).
Su marido vive.
Dios tenía el propósito de que nada, excepto la muerte, separara al esposo de su esposa (ver com. Mat. 19: 5-9; cf. DMJ 56-58).
Libre es.
No es pecado que una mujer se case por segunda vez, siempre que siga la enseñanza dada por el Señor en cuanto a la elección de un cónyuge (ver Gén. 2: 24; Mat. 19: 6; Rom. 7: 1-3; Efe. 5: 31).
En el Señor.
Ni la mujer ni el hombre están en libertad de casarse con un incrédulo, ni aun después de la muerte de su cónyuge. El deber hacia Dios debe estar por encima de toda otra consideración, y no es correcto seguir ningún plan en el cual él no sea glorificado (ver 2 Cor. 6: 14-16; 5T 110; MJ 453, 459). Entre las razones por las cuales los cristianos no debieran casarse con incrédulos están las siguientes: (1) La relación íntima con un incrédulo, ya sea pagano o cristiano nominal, interferirá grandemente con el cumplimiento de la orden de "apartarse", de ser un "pueblo adquirido" y de no conformarse con "este siglo" (2 Cor. 6: 17; 1 Ped. 2: 9; Rom. 12: 2). (2) No podría haber verdadera simpatía y compañerismo con un cónyuge cuya Filosofía de la vida, especialmente en las cosas más importantes, es tan diametralmente opuesta a la verdadera religión. (3) El hecho de vivir con una persona cuya vida diaria muestra falta de respeto y aprecio por el Evangelio de Jesucristo, podría hacer que el cónyuge fiel perdiera su piedad y se apartara de la fe sencilla que tiene en el mensaje y en las normas de Dios para su pueblo (ver MJ 450-451). Satanás sabe que el casamiento entre creyentes e incrédulos es una de las formas más eficaces para arruinar la felicidad y la utilidad de los individuos, por lo tanto hace el máximo esfuerzo para que la gente se aparte del buen consejo y siga los impulsos de su impío corazón, creando así situaciones que pueden significar una desgracia que durará toda la vida y finalmente la pérdida eterna (ver MJ 449; 2JT 121-123).
40.
A mi juicio.
Ver com. vers. 10, 12.
Más dichosa.
Gr. makariÇtéra, comparativo femenino de makários, "feliz", "dichoso" (ver com. Mat. 5: 3). A causa de los tiempos difíciles (ver com. 1 Cor. 7: 26), aun si una viuda podía volver a casarse con un creyente, sería aconsejable que permaneciera sola.
Tengo el Espíritu.
Aquí parece haber una 714 alusión a ciertos dirigentes de la iglesia de Corinto que creían que eran inspirados. El apóstol afirma su creencia de que él también estaba bajo la inspiración del Espíritu Santo. Por lo tanto, esta declaración es una afirmación de que sus cartas debían ser recibidas no como las opiniones de un hombre, sino como la sabiduría divinamente ordenada por el Dios viviente. Era necesario que Pablo presentara con claridad su derecho a afirmar que tenía la inspiración divina. Sólo así podía contrarrestar la enseñanza de los falsos maestros en Corinto, y establecer normas para la conducción de los creyentes de esa iglesia, normas que podrían fortalecerles contra las tentaciones especiales a las que estaban expuestos.
COMENTARIOS DE ELENA G. DE WHITE
23 1JT 268
24 CC 81; PVGM 15
39 2JT 121